Las brujas de Salem: Pumpkin cookies

cabecera-pumpkincookies

31 de Octubre de 1694
Salem, Massachusetts

Los días pasan empujando los meses uno tras otro. Un año mas la víspera del día de los muertos, la noche de las brujas. Llevamos varios meses sorteando desdichas, enfermedades, malas cosechas, plagas, muertes y desapariciones.

Mi nombre es Lorraine Bayley, tengo 17 años y vivo en la pequeña aldea de Salem.

Todo comenzó en febrero de 1692, me encontraba ayudando a mi madre a hacer la colada cuando enormes nubarrones cubrieron de un oscuro manto la aldea. Frotaba las sábanas contra la vieja tabla de lavar, mis manos entraban y salían del agua, el caudal del río se volvía cada vez más y más turbio y frío, hasta el punto de helar mis dedos.

Aquel fue el comienzo de una mala racha de cosechas. Parecían perderse sin explicación. Tuvimos brotes de enfermedades, que pudimos contener con gran esfuerzo. No solo la sombra se había instalado en Salem, también lo hizo la inestabilidad. La gente comenzó a desconfiar de todo, incluso de familiares y amigos. Nos volvimos menos sociables, mas huraños. La vida cambió mucho incluso las escuelas cerraron.

No soy creyente en absoluto. Pienso que si realmente hubiera un Dios no permitiría que estas cosas sucedieran. ¿Sufrir para conocer el dolor? ¿Pasar hambre para conocer la pobreza? Nada tenía sentido.

Una mañana muy fría, como la gran mayoría desde entonces, salía de mi casa para visitar a la Sra. Mainlord. Además de ser la maestra de Salem tenía un don especial para tratar con las personas. Me gustaba visitarla, gracias a ella aprendí a leer, escribir. También me descubrió cosas que sin su ayuda no hubiera sido posible.

Leer mas

Chausson aux pommes

cabecera-chausson

Nunca recuerdo lo mucho que me gusta el otoño. Siempre pienso que el verano es la época que más me gusta, y cierto es que la adoro, pero cuando llegan estos colores cálidos, con estos paisajes precisos llenos de hojas de gran variedad de tonalidades entre el granate y el marrón, esta luz tan cálida y acogedora, además de toda la inmensa variedad de frutas de temporada como las granadas, los caquis, las castañas, los higos… es que me invade una felicidad que hace que apenas añore los días de calor y playa.

Me encanta el aire romántico que se puede respirar en otoño, todo es más entrañable, más cercano, los colores que nos rodean no pueden ser más acogedores y parece que apetece hacer cosas que generen más ese sentimiento. Por eso mismo decidí hacer estos pasteles franceses, chausson aux pommes (zapatilla de manzana).

Son unos pequeños pastelitos de hojaldre rellenos de manzana y canela, pura sencillez y sabor extraordinario. Una vez más, corroboro, que menos es más. La elegancia está en la sencillez.

Leer mas

Caracolas de mazapán y moras

caracolas-mazapan-moras

Tenía preparada esta receta hace ya casi una semana, se ha hecho de rogar y ¡mucho! Yo creo que a lo largo del día me van quitando minutos poco a poco… porque al final del día se me hace poco y no llego a todo lo que quisiera. Para compensar la espera os traigo unos bollos que no sabía muy bien como llamarlos y finalmente me decidí por caracolas de mazapán y moras.

Hace unas semanas vi a un pastelero finlandés haciendo unos bollos ¡preciosos! Tenían esta forma y un relleno color rosado, como mermelada. El caso es que fue amor a primera vista. No sabía con qué tipo de masa estaban elaborados, ni en que consistía el relleno, pero me parecieron tan ricos y llamativos que pensé en hacerlos. Aunque claro está, versionados.
La masa que he utilizado para hacerlos aparece en el libro de Scandilicious Baking de Signe Johansen. Ella los usa para hacer unos bollitos de cardamomo con almendras laminadas por encima, supe que esta masa les iría muy bien. Varié la cantidad de levadura, me parecía demasiada, y la variedad de harinas. El resto fiel a su receta.

Leer mas

Éclairs de remolacha y polvo de Rubí

Éclairs de curd de remolacha y glaseado de polvo de Rubí

Buenos días, hoy traemos una receta muy especial tanto en su elaboración como el motivo por el que está hecha. Son unos éclairs de remolacha y polvo de rubí.

Hace unos meses Truvía se puso en contacto conmigo para participar en un concurso junto con otros bloggers, para ello tan solo tenía que elaborar una receta con su endulzante cero calorías elaborado a base de Stevía, una planta que sustituye al azúcar convencional. Por supuesto le dije que estaba encantada de poder hacerlo y que contaran conmigo.
Estuve tiempo pensando cual sería la receta que iba a presentar y finalmente me decidí por un clásico, los éclairs.

Tenía claro que el relleno no iba a ser una crema habitual, así como su presentación. Elegí elaborarlos con remolacha, últimamente he estado probando varias recetas con esta hortaliza y me han gustado mucho los resultados que he obtenido, así que pensé en un curd de remolacha con pimienta rosa. Su sabor es muy peculiar y hacen ambos ingredientes hacen buena pareja.

Leer mas