Tarta Jardín Japonés - Bake-Street.com
Tarta Jardín Japonés

Tarta Jardín Japonés

Eva 14 febrero, 2018
This post is also available in English

Hoy es San Valentín, un día como otro cualquiera puesto que debemos amarnos y desearnos todos los días del año. Pero puesto que es un día de celebración, y ante eso no me puedo contener, os traigo una tarta más especial. Cierto es que podéis hacerla el día que más os apetezca sin necesidad de buscar una excusa para ello a excepción de disfrutar. Tarta Jardín Japonés.

Igual pensáis que cuál es el motivo para darle este nombre a la tarta. Y, si os soy sincera, es lo que me transmite. No puedo evitar visualizar los paseos de cerezos en flor (Sakura) de Japón cuando la miro. Sé que esos grandes pasillos se inundan de tonalidades rosas y la tarta tiene un abanico más amplio.

Pero, aún así, las disposición de los pétalos, el fondo ligeramente rosado, la base de la tarta de cacao que me recuerda al color de la madera de los cerezos… Es lo que me hace sentir y así es como os lo quiero hacer llegar.

Tarta Jardín Japonés
Tarta de queso y gelatina con pétalos.

Siempre he sido fan incondicional de las tartas de queso. Hace tiempo, compartía muchas recetas en el blog, pero al final comienzas a investigar y descubrir otras elaboraciones, que van dejando estas en un segundo plano.

El otro día estuve dándole una vuelta y pensé que debía traer de nuevo una tarta de queso al blog. Pero, con este estilo de presentación que me tiene totalmente enamorada. Ya no solo por el aspecto final, que resulta muy atractivo, sino porque disfruto mucho con el proceso.

De modo que me puse a buscar alguna receta diferente y me encontré con el canal de esta chica, decocookie. Lo primero que vi fue una tarta de té matcha preciosa en el canal de otra chica y, como sugerido, vi esta tarta. Maravillosa, con una base de tarta de queso y una capa superior de gelatina con flores. Me pareció súper elegante, de modo que ya tenía la idea que buscaba para mi tarta.

Tuve que readaptar toda la receta, ya no solo por el tamaño, sino porque en algunos pasos no dice las cantidades. Tan solo se puede ver que añade ese ingrediente. Pero no me importó. Lo que pude ver de su trabajo, fue más que suficiente para llevar a cabo la idea.

Tarta Jardín Japonés
Mi tarta Jardín Japonés.

No puedo negar que me hubiera encantado poder llamarla tarta Sakura, pero al no utilizar flores de cerezo esto no tenía ningún sentido.

El resultado fue una tarta con una base de cacao acompañada de una tarta de queso con aroma de limón, ligeramente dulce, y una gelatina superior de textura muy suave decorada con pétalos de flores. La unión de todas las capas funciona muy bien y el conjunto es sensacional.

Lo que más disfrute, sin lugar a dudas, fue decorándola. Siempre es la parte que más me gusta y disfruto, pero en esta ocasión, fue como crear mi propio jardín. Espero que con el vídeo os anime a crear también los vuestros.

Ingredientes

PARA LA BASE DE CACAO:

  • 180 g de harina de trigo floja de repostería
  • 25 g de cacao en polvo
  • 25 g de avellana tostada molida
  • 130 g de mantequilla
  • 1 huevo L
  • 40 g de azúcar
  • 2 g de sal

PARA LA TARTA DE QUESO:

  • 130 g de crema de queso
  • 130 g de nata líquida para montar
  • 40 g de azúcar
  • 25 g de zumo de limón recién exprimido
  • 2 1/2 hojas de gelatina (5 g)

PARA LA GELATINA:

  • 195 g de agua
  • 23 g de azúcar
  • pizca de colorante en pasta Claret (mojar la punta del cuchillo)
  • 2 hojas de gelatina (4 g)
  • pétalos de flores comestibles

Elaboración

Preparamos la base de cacao.
  1. Rallamos la mantequilla fría, reservamos.
  2. En un bol amplio añadimos la harina junto con el cacao en polvo, la avellana tostada molida, la mantequilla rallada y la sal, comenzamos a mezclar con las yemas de los dedos los ingredientes hasta obtener una mezcla arenosa.
  3. Añadimos el azúcar moscabado, el huevo y mezclamos ligeramente.
  4. Pasamos la masa a una superficie de trabajo y terminaremos de trabajarla realizando la técnica del fraisage. Nos servirá para obtener una masa homogénea pero sin desarrollar el gluten.
  5. Apoyamos el “talón” de la mano sobre la masa y deslizamos hacia delante poco a poco la masa de modo que se vaya amalgamando pero sin obtener un resultado elástico.
  6. Una vez que esté homogénea, estiraremos la masa entre dos láminas de teflón o papel de horno. Le daremos un grosor de 3 mm, para ello utilizaremos un rodillo ajustable.
  7. Dejamos la masa tapada con las láminas de teflón o el papel, colocamos sobre una bandeja e introducimos en el frigorífico durante mínimo 2 horas o toda la noche.
Horneamos la base de la tarta en blanco.
  1. Retiramos las láminas de teflón y colocamos la masa sobre una lámina de papel de hornear.
  2. Con ayuda del propio aro, cortamos la base y dejamos sin mover para que se mantenga ahí.
  3. Cortamos tiras de un poco más de la altura del aro y colocamos alrededor de este para crear los bordes. No os preocupéis si tenéis que cortar varias tiras, se ajustan perfectamente y tras el horneado no se aprecian las uniones.
  4. Ajustaremos los bordes al aro y la base, pero sin tocar en exceso para que esta no pierda su forma. Pinchamos la base ligeramente con ayuda de un tenedor.
  5. Con ayuda de un cuchillo, cortamos el exceso de masa superior para dejar un borde perfecto.
  6. Pasamos la hoja con el aro sobre una bandeja e introducimos en el frigorífico durante 30-40 minutos.
  7. Precalentamos el horno a 175ºC con calor arriba y abajo.
  8. Sacamos el molde del frío, cubrimos con papel de horno y disponemos pesos, bolas de cerámica para hornear, o legumbres en la superficie.
  9. Introducimos a media altura y horneamos durante 15-20 minutos.
  10. Retiramos los pesos, pincelamos con clara de huevo batida y horneamos durante 5 minutos más para que la base seque.
  11. Sacamos, con cuidado de no quemarnos y dejamos enfriar por completo.
Preparamos la tarta de queso.
  1. En un bol pequeño añadimos las hojas de gelatina con agua muy fría. Dejamos hidratar durante 20 minutos.
  2. Añadimos la crema de queso en un bol mediano junto con la nata líquida, mezclamos con ayuda de unas varillas.
  3. Incorporamos el azúcar junto con el zumo de limón y volvemos a mezclar hasta homogeneizar por completo.
  4. Vertemos la mezcla en un cazo y colocamos a calor medio bajo. Dejamos, removiendo constantemente, hasta que alcance la temperatura de 55-58ºC.
  5. Retiramos del calor.
  6. Escurrimos las hojas de gelatina e integramos en la mezcla de queso. Removemos muy bien hasta que se disuelvan por completo.
  7. Vertemos la mezcla sobre la base de la tarta y refrigeramos durante 30-40 minutos.
Preparamos la gelatina.
  1. En un bol pequeño añadimos las hojas de gelatina con agua muy fría. Dejamos hidratar durante 20 minutos.
  2. En un cazo vertemos el agua y colocamos a calor medio hasta que alcance los 65ºC.
  3. Retiramos del calor, incorporamos la pizca de colorante junto con el azúcar y mezclamos muy bien hasta que se disuelva por completo.
  4. Escurrimos la gelatina e incorporamos al agua. Removemos muy bien hasta que se disuelvan por completo.
Decoramos la tarta.
  1. Sacamos la tarta del frío.
  2. Con ayuda de una cuchara vertemos un poco de la mezcla de gelatina hasta cubrir la superficie por completo.
  3. Decoramos la tarta con los pétalos de flores comestibles.
  4. Vertemos el resto de la mezcla de gelatina por la superficie procurando cubrir los pétalos.
  5. Con ayuda de un palillo, presionaremos con suavidad sobre los pétalos que no se han cubierto de gelatina.
  6. Refrigeramos la tarta durante toda la noche.
  7. Al día siguiente ya estará lista para servir y disfrutar.
    Tarta Jardín Japonés 

Notas

  • La tarta está elaborada en un aro de 24,5 cm de diámetro.
  • No pinceléis la base de la tarta con huevo al finalizar el horneado, de lo contrario el relleno no "agarrará" y patinará sobre la base al cuajar.
    Tarta Jardín Japonés
  • La tarta de queso se puede aromatizar con zumo de limón o de lima, cómo prefiráis.
  • La cantidad de colorante es mínima, mojar la punta del cuchillo y disolver esa poca cosilla en el agua hirviendo. Buscamos una tonalidad muy sutil y delicada.
    Tarta Jardín Japonés
  • Debemos verter un poco de mezcla de la gelatina sobre la tarta fría, para que comience a cuajar y agarre los pétalos que vamos colocando. Por supuesto, no cogerá todos porque los que colocamos sobre otros pétalos, quedarán sueltos.
  • Podéis utilizar aquella variedad de flor comestible que deseéis.
  • Conservación: Podemos mantenerla refrigerada en un recipiente hermético durante 4-5 días.
    Tarta Jardín Japonés

Si disfrutáis en la cocina, entonces no debéis dejar de probar esta Tarta Jardín Japonés. No tiene un proceso muy largo, ni pesado. Pero sí requiere dedicarle algo de tiempo a cada paso y, lo más importante, es disfrutar del proceso.

Os deseo un día estupendo y maravilloso, como todos los demás del año, pero si soléis celebrar y disfrutar de este día espero que sea muy especial.

Un abrazo fuerte,
Eva

Archivado en

relacionadas.

Comentarios