Hamburguesa de judías negras con mayonesa de tamarindo

Me estoy enganchando a esto de las hamburguesas vegetales… Es que me fascinan, ¡cuánto sabor! No paro de hacer pruebas y experimentar. La última que he elaborado es esta hamburguesa de judías negras con mayonesa de tamarindo, cebolla caramelizada al whisky y patatas gajo.

Cómo anécdota curiosa contaros que no soporto las judías pintas, blancas, negras… no puedo con ellas. Y ahora me diréis ¿y las fabes? Pues me cuesta. No es el sabor, que me parece muy bueno, es la textura… Me cuesta o, mejor dicho, me costaba. Debe ser lo que tiene ir haciéndose mayor… aprendes a disfrutar más de las cosas.

Leer más

Galletas de chocolate “Le Goûter”

Esta receta de galletas de chocolate “Le Goûter” es de las que tenía guardada no sé la cantidad de meses… Hace mucho tiempo encontré por pinterest estas galletas de Christophe Felder y me resultaron tan sencillas y elegantes que las guardé para hacerlas en un futuro cercano (que no fue el caso).

De su receta solo pude seguir pautas para la presentación puesto que no encontré cómo hacerlas, imagino que será de alguno de sus libros (pero no del que yo tengo en casa). De modo que tuve que buscar alternativas para llevarla a cabo.

Leer más

Garbanzos con zanahorias, hinojo y harissa

Hay épocas del año, cómo el otoño, que tenemos días en los que no sabemos qué comer. Nos encontramos con que un día hace fresco, de repente calor o un calor espantoso… y nos cuesta elegir que vamos a preparar para comer. Estos garbanzos con zanahorias, hinojo y harissa son perfectos, para todo el año, pero para ese tipo de días mucho más.

Es una elaboración que podemos tomarla templada o fría, en ambos casos es deliciosa, pudiendo solventarnos un menú de esos días tan indecisos.

Leer más

Panecillos de aji rojo

No sé si en alguna ocasión os he comentado lo mucho que me gusta el picante, de no ser así, os lo digo ahora. El caso es que llevaba varios días con una receta en la cabeza y estos panecillos de aji rojo debían ser su acompañamiento. La verdad que hasta el último momento no decidí con qué lo aderezaría, lo que tenía claro es que debían ser picantes.

Tampoco es un picor que no podamos soportar y vayamos soltando llamaradas por la boca, de hecho es todo lo contrario. Se percibe un ligero y sutil sabor picante que hacen que estos panecillos sean muy agradables.

Leer más