La cesta de Caperucita Roja: Galletas de almendra con limón o moras

cabecera-provisional

CAPÍTULO   4 

Seguimos compartiendo dulces secretos guardados durante años. En esta ocasión el toca el turno a un clásico entre los clásicos, galletas de almendra con aromas cítricos.

Un dulce que lleva el origen de su aparición a la época romana, pero en aquel momento no encontrábamos tanta variedad como podemos disfrutar hoy en día, tanto en formas como ingredientes. Ellos hacían unas obleas finas, planas, duras y “doblemente cocidas”.
Apareció en Roma alrededor del S. III a.C.  como si se tratase de un bizcocho muy fino, “bis coctum” en latín, literalmente “dos veces cocido”, haciendo alusión a su escasa humedad en comparación al pan o un bizcocho.
Para ablandarlas, los romanos solían mojarlas en vino.

Esta misma característica, es la que daría lugar más adelante a la denominación onomatopéyica en inglés antiguo “craken”, haciendo referencia a su característico sonido crujiente.
Más adelante daría lugar a lo que hoy en día conocemos como “craker”.
A pesar de no satisfacer plenamente a los más golosos, tuvieron una gran aceptación debido a su fácil conservación en los hogares.

No se convirtió en un objetivo culinario hasta después de la Edad Media.

A partir de ese momento, surgieron ideas, creaciones, dando lugar a la inmensa variedad que hoy en día podemos degustar.
La galleta de almendra concretamente, es un tipo de pastel chino, uno de los dulces más comunes de Hong Kong, las cuales podemos encontrarlas rellenas o sin rellenar.
Como todas las creaciones del mundo de la repostería, estas cambian, se adaptan, se re-inventan…dando lugar a verdaderas maravillas como las que hoy podemos saborear.

De textura tierna, cítrica, con un cuerpo ligeramente desmigable a cada bocado y un sabor realmente excepcional.
Sencillas y perfectas para acompañar un delicioso té.

¿Queréis tomar asiento?

Leer mas

La cesta de Caperucita Roja: Mermelada Carrot Cake

cabecera-provisional

La cesta de Caperucita Roja: Pan de leche – Pain au lait

cabecera-provisional

CAPÍTULO   2

Seguimos descubriendo recetas, hoy voy a dejaros otro clásico que además ha estado, está y estará presente en muchas de nuestros desayunos y meriendas.
Los panes de leche o pain au lait, ese pequeño y tiernísimo bollo que recuerda mucho al brioche tanto por su textura como por su sabor, solo que este es más suave aún si cabe.

Su elaboración también es muy sencilla y los ingredientes muy accesibles, ya que suelen encontrarse a diario en nuestros hogares.
La única parte que podríamos denominar como “laboriosa” sería la parte del amasado, son 15 minutos intercambiando opiniones con esta, pero estoy segura que ya lleváis recetas a vuestra espalda como para que esta os parezca de las más sencillas.
Además que es otra receta que según sale del horno, viene acompañada de una gran satisfacción.

Como os comento un poco más adelante, podemos disfrutarlos tal cual, ya que su sabor es extraordinario o bien acompañarlos de algún ingrediente que los haga más apetecibles aún…
Sé que parece difícil y casi imposible!, por lo menos es lo que opina mi querida abuela, pero mañana saldremos de dudas…

De momento vamos tomando asiento para ver como elaborar estas pequeñas tentaciones.

Leer mas

La cesta de Caperucita Roja: Mugis o Lazos de crema

cabecera-provisional

CAPÍTULO   1

Hoy comienza una pequeña saga en la que iremos desvelando cuales eran algunos de los dulces que formaban parte de la cesta de Caperucita Roja.
No solo podremos ver su contenido, si no que además veremos como reproducirlos fielmente en nuestros hogares.

A partir de ahora, lo dejo todo de su mano…
Durante estos días, será ella quien nos guie, enseñe y muestre como elaborarlos.

En su mayoría son recetas clásicas, las cuales algunas tienen un pequeño matiz diferente, pasa ligeramente desapercibido ya que son para disfrutar en compañía de mi abuela y como ya sabemos las personas de edad prefieren las cosas de siempre.

La primera receta que voy a preparar es bastante clásica, pero no por ello menos atractiva que otras, seguro que los hemos tomado en más de una ocasión.
Son unos Lazos de crema también conocidos como Mugis u Orejas.

La masa con que se elabora es hojaldre, pero en esta ocasión os dejo una manera más sencilla de elaborarlo. Lo tendremos listo en apenas 1 hora dando como resultado este maravilloso dulce.
Por supuesto, podemos optar por la elaboración más larga siempre y cuando nos apetezca y tengamos tiempo.
En mi caso y dado que no dispongo de mucho tiempo para elaborarlos, ya que he de ir a visitar a mi abuela esta misma tarde, he decidido hacerlos con esta masa más rápida pero la cual no deja indiferente en su resultado.
¿El relleno? un clásico en el mundo de la repostería, la crema pastelera. Rápida y sencilla de elaborar.
En muy poco tiempo tendremos listos unos lazos caseros y riquísimos, que estoy segura que os encantarán para disfrutar a media tarde.

Vamos con la elaboración y todo lo necesario para hacerlos…

Leer mas

¿Qué llevaba Caperucita Roja en su cesta?

cabecera-provisional

La vida comienza con cuentos, nos llenan los días de ilusión y sueños. A medida que crecemos, ansiamos realizarlos y cuando alcanzamos la plena madurez, soñamos con haberlos cumplido.
En realidad , todos vivimos en uno, el cual escribimos a medida que pasan los días.

Así comienza la história de Caperucita Roja, una pequeña niña que forma parte de nosotros desde comienzos de nuestra infancia.

Dulce, obediente, cariñosa, rebosante de energía y preocupada de su abuelita, cada tarde preparaba la merienda para disfrutar en compañía de esta.
Recorría un largo camino, atravesando bosques, caminos solitarios inundados de árboles frondosos, vegetación y cristalinos riachuelos.
Incluso en alguna ocasión tenía que evadir inesperados peligros que dificultaban la llegada a su destino.

A ella no le importaba ya que sabía que su querida abuelita deseaba que llegara cada tarde para compartir las maravillosas meriendas que le preparaba su pequeña nieta.
Siempre había gran variedad, procuraba innovar a cada dulce que le preparaba utilizando ingredientes naturales y frutas.
Le encantaban las recetas clásicas, con sabores de siempre, aunque adoraba los pequeños matices innovadores que añadía sutilmente.
Acompañaba todos sus dulces de una porción enorme de amor y cariño que transmitía a su abuelita cada momento que pasaba y compartía con ella.
El día preferido de la delicada anciana, era el viernes, ese día siempre era especial. Llevaba la pequeña cesta repleta de dulces que le duraban para disfrutar en el desayuno de los siguientes días.

Pero…¿alguna vez os habéis parado a pensar que es lo que llevaba Caperucita Roja en su cesta?
¿Qué sería aquello que su abuelita ansiaba recibir y disfrutar en compañía de su pequeña nieta?
A partir de hoy podremos ver que transportaba aquella cesta, esos dulces tan especiales que hacían aparecer las mejores sonrisas de esta querida mujer.

Leer mas

Tarta brioche con moras y kumquats confitados

cabecera-provisional

Como van pasando los días y cuanto vamos disfrutando a medida que lo hacen. Hoy traemos un brioche pero con un aspecto menos habitual, esta vez tomará forma de torta para ser la base de nuestra tarta brioche.

¿Cómo lo hemos acompañado? Con una suave crema pastelera, cubierto de una deliciosa mermelada de moras (si puede ser casera, mucho mejor) y finalmente con unos delicados kumquats confitados.
Llevaba mucho tiempo queriendo hacerlos, los veía por todas partes y cuanto más los veía mayor eran mis ganas por elaborarlos. Por lo que la otra tarde me decidí a probarlos…buenísimos, pero buenísimos de verdad.
Llama la atención que una fruta tan pequeña, cuya mayor parte es piel y pipas, pueda convertirse en una verdadera delicia.

Los kumquats o también conocidos como; naranjas enanas, quinotos o naranjas chinas, tienen sus orígenes en China cuyo nombre proviene del cantonés el cual significa “naranja dorada”.
No se le conoce en estado silvestre, en Japón hay registros de su cultivo desde el S. XII, llegando a ser un cultivo asentado en el S. XVIII.
Las primeras referencias en Europa datan de 1646, cuando fueron descritos por misioneros portugueses que los habían conocido en China.
No fueron importados hasta mediados del S. XIX, cuando el coleccionista Robert Fortune llevó los primeros ejemplares al Reino Unido y luego a Estados Unidos.

Se consume como fruta fresca, en otras especies la pulpa es demasiado ácida, y se come sólo la piel (se conocen 4 especies).
Es más frecuente elaborarlos en almíbar, cuya preparación es un postre típico de la cocina de Hong Kong.
También se preparan como encurtidos, mermeladas, chutneys, licores o incluso se conservan en sal, obteniendo una fruta reducida y arrugada que se emplea como medicina para los dolores de garganta o como antitusivo.
Una fruta con muchas propiedades que merece la pena probar e incorporar en nuestra repostería. Para empezar no estaría nada mal esta variedad de brioche.
Esperamos que os guste y forme parte de vuestro desayuno o merienda del fin de semana.

Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

Leer mas