Bizcochos de soletilla

Hay infinidad de  recetas muy sencillas que nunca nos hemos parado a pensar en hacerlas, bien pues aquí tenemos una. También nos sirven de base para muchas otras y como el saber no ocupa lugar…pues vamos a dedicarles un rinconcito. Estos bizcochos están deliciosos, son muy esponjosos y son ideales para el desayuno, la merienda o simplemente como un tentempié. Yo voy a ir preparando unos pocos ya que esta tarde recibo recibo al Sr y la Sra Eichmann a tomar un té.

Saludos,
Mrs Hudson.
Leer más

Tiramisú

Buenas tardes apreciados lectores,
como me gustan los rayos de sol tan cálidos, señal de que se acerca la primavera, la época de las flores y de las sonrisas en todo momento. Cuando se aproxima esta época del año, apetece disfrutar de paseos bajo árboles frondosos, compartir palabras a  la orilla de un lago o degustar una taza de té o café bajo un sol de media tarde y si puede ser bien acompañado. De darse estas o cualquier otra de las millones de posibilidades que se nos ofrecen, os voy a dar una idea de un dulce bastante popular, pero que no deja de estar delicioso.
Procedente de la parte Este del Norte de Italia, exactamente de Véneto, cuya capital es Venecia y que surgió en los años cincuenta. Vamos a elaborarlo…

Leer más

Cupcake de dulce de leche

Como podréis haber comprobado a estas alturas, el dulce es mi gran tentación. Me considero afortunada de haber podido recorrer infinidad de lugares de los que he aprendido y disfrutado en todas sus vertientes. El más destacable para mí, el gastronómico. Uno de los viajes que hicimos acompañando al Sr. Watson fue a Argentina.Tuvo que viajar sin la compañía del Sr. Holmes, como ya le ocurrió en más de una ocasión, debido a su carencia de interés por algunos de los casos que le ofrecían. El Sr Hudson y yo le acompañamos en este largo viaje. Precioso lugar y maravillosas recetas. Hoy os acerco una de ellas, el dulce de leche, espero que sea de vuestro agrado.

Saludos,
Mrs Hudson.

Leer más

Cupcake de limón y glaseado de chocolate blanco

Últimamente me encuentro sumida en el mundo de las cupcakes. Es la misma sensación que me envuelve cuando salgo al jardín y veo cuales de mis plantas han florecido. Cuando entro en la cocina pienso -¿Qué será lo que aflore hoy?-. Me parecen tan llamativas y dan juego a tantísima variación de sabores que casí es un vicio el retarte cada día a combinar y probar.
En esta ocasión me he decantado por un sabor ácido y otro muy dulce, por eso de que los polos opuestos se atraen. Probablemente el bizcocho no despierte sensaciones inimaginables en nuestros paladares, ya que estamos bastante acostumbrados, pero quizás la armonía que aporta el chocolate blanco nos hagan cambiar de opinión.
Leer más