Crostata di Ricotta, tarta siciliana

Crostata di Ricotta, tarta siciliana

Eva 5 octubre, 2018
This post is also available in English

Hay dulces que me enamoran por su complejidad, otros por su aspecto exterior, formado o simplemente por su sencillez. El de hoy me cautivó nada más ver su interior. Un relleno cremoso, suave, uniforme rodeado de una masa dorada y crujiente… No necesité mucho más para ir a ver rápidamente que era esa maravilla que me había robado el corazón. Y así fue como surgió el flechazo entre la Crostata di Ricotta y yo.

Es cierto que normalmente me gusta llevar a cabo recetas algo más laboriosas o que requieren un proceso más delicado y preciso. Pero esta tarta me ha vuelto a recordar que en la sencillez radica la felicidad. Lo mismo que me ocurrió con la Galatopita o el Molotof. Llevarla a cabo no tiene ninguna complicación, todo lo contrario. Tan solo necesitaremos elaborar una masa frolla y un relleno que tan solo requiere batirlo y verterlo en el molde. ¿Fácil, verdad?

Crostata di Ricotta
Crostata di Ricotta.

La crostata di ricotta también denominada «Cassata al forno» es un dulce tradicional de la gastronomía siciliana y, como todo lo que tenga que ver con Italia, enamora. Tradicionalmente se consume en Semana Santa, pero ya sabéis que si algo está bueno, debemos disfrutarlo siempre que lo deseemos.

Para elaborarla tan solo necesitaremos preparar una masa frolla y un relleno de ricotta fresco aromatizado con naranja y canela. Sabores que nos recuerdan al maravilloso e inconfundible cannoli, y que pronto tendré que dejaros. Solo con esta descripción nos seduce sin necesidad de mucho más. Pero ahí no queda todo.

La textura del relleno es suave, cremosa, casi que nos recuerda a una mousse. La masa que recubre todo el relleno es ligeramente crocante, quebradiza, perfecta para acompañar ese interior tan maravilloso y aromático. La particularidad de esta tarta reside en la manera de llevarla a cabo y su cocción. Al cubrir y sellar toda la tarta, favoreceremos que el interior elaborado con ricotta se mantenga muy cremoso.

Crostata di Ricotta
Preparándola en casa.

Para llevarla a cabo tan solo necesitaremos preparar dos elaboraciones; la masa y el relleno (este último tan sencillo como batir una tortilla francesa). Para cocerlo necesitaremos un molde redondo o ligeramente acampanado, que es el formato que más he visto en blogs italianos. La receta que comparto con vosotros está adaptada del blog Tavolartegusto, ¡muchas gracias por esta delicia!

En mi caso he utilizado un molde circular desmontable de 20 cm de diámetro, un molde sencillo y común que seguramente tengamos en casa. O que podamos reemplazar con facilidad. Si es desmontable será más cómodo a la hora de desmoldarlo, pero en caso contrario, no tendréis ningún problema si lo cubrís bien de mantequilla y harina.

Recordad que este tipo de masa se ablanda si la temperatura exterior es elevada o si la manipulamos mucho. Procurad trabajar con ella de manera rápida y siempre después de haber hecho un reposo en el frigorífico. Otro punto importante es sellar bien los bordes de la masa una vez que la hemos colocado en el molde. De este modo favorecemos que el interior se mantenga jugoso tras la cocción.

Tras hornearla, y muy a vuestro pesar, tendréis que dejarla enfriar y reposar en el frío para que el interior se asiente bien y los sabores maduren. Ya sabéis que estas cosas siempre merecen la pena 😉

Crostata di Ricotta

Ingredientes para un molde de 20 cm de diámetro

PARA LA MASA:

  • 330 g de harina de media fuerza W=200
  • 165 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 1 huevo L
  • 1 yema de huevo L
  • 130 g de azúcar glas
  • 1/2 cucharadita de levadura química o impulsor
  • ralladura de un limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • pizca de sal

PARA EL RELLENO DE RICOTTA:

  • 860 g de queso Ricotta de oveja
  • 100 g de azúcar glas
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1/4 cucharadita de canela molida
  • ralladura de 1/2 naranja

PARA DECORAR:

  • azúcar glas

Elaboración

Preparamos la masa.
  1. Tamizamos la harina junto con el impulsor, reservamos.
  2. En el bol de la amasadora o de la KitchenAid añadimos la mantequilla junto con el azúcar, la sal, la vainilla y la ralladura de limón. Mezclamos con la pala hasta obtener una mezcla cremosa y suave.
  3. Añadimos el huevo y mezclamos hasta que se integre por completo. Incorporamos la yema y volvemos a mezclar hasta homogeneizar por completo.
  4. Volcamos la harina de golpe y mezclamos con la pala hasta obtener una mezcla uniforme y de textura suave. En caso de que nuestra masa quedase demasiado pegajosa al tacto, podemos agregar 1-2 cucharadas más de harina.
  5. Pasamos a una superficie de trabajo limpia y trabajamos la masa. Lo haremos realizando la técnica del fraisage, tal y como os muestro en este vídeo.
  6. Una vez que tengamos nuestra masa lista, dividimos en dos piezas. Una de ellas debe ser algo más pequeña porque la utilizaremos para formar un disco que cubra la parte superior del molde.
  7. Envolvemos muy bien en film y refrigeramos durante 45-60 minutos.
Forramos el molde con la masa.
  1. Forramos la base del molde con papel. Engrasamos los laterales con mantequilla y espolvoreamos con harina. Retiramos el exceso y reservamos.
  2. Sacamos los discos de masa del frío, espolvoreamos ligeramente una superficie de trabajo con harina y procedemos a extenderla. Primero estiraremos la masa que recubre el interior del molde.
    Crostata di Ricotta
  3. Nos ayudaremos de un rodillo y daremos un grosor de 5 mm. Una vez que tengamos la base estirada, colocamos sobre el molde. Procuraremos ajustar bien el interior sin manipular la masa en exceso para no transferirla calor.
    Crostata di Ricotta
  4. Introducimos el molde en el congelador mientras estiramos la parte superior.
  5. Estiramos el otro disco dando un grosor de 5 mm. Recordad que debe superar ligeramente el diámetro del molde.
  6. Colocamos el disco en una bandeja forrada con papel y refrigeramos hasta el momento que la necesitemos para cubrir la tarta.
Preparamos el relleno.
  1. Tamizamos el azúcar glas, reservamos.
  2. Escurrimos el queso Ricotta. Colocamos el queso sobre un paño de algodón y presionamos para retirar el exceso de líquido.
  3. Volcamos en un bol amplio y añadimos el azúcar glas. Mezclamos con las varillas hasta homogeneizar por completo.
  4. Incorporamos la vainilla junto con la canela y la ralladura de naranja. Mezclamos de nuevo para distribuir los ingredientes de manera uniforme.
  5. Sacamos el molde del congelador y vertemos el relleno en el interior. Alisamos la superficie con ayuda de una espátula o cuchara.
    Crostata di Ricotta
Terminamos de cubrir la tarta.
  1. Sacamos el disco de masa del frigorífico y colocamos sobre el molde para cubrir la tarta. Presionaremos los extremos con suavidad para sellar la masa. Con ayuda de un cuchillo recortamos el excedente de masa.
  2. Refrigeramos durante 15 minutos.
    Crostata di Ricotta
Horneamos.
  1. Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  2. Introducimos la tarta a media altura y horneamos durante 60 minutos. La masa deberá tomar un bonito color dorado.
  3. Al final de la cocción la tarta se hinchará un poco, nos os preocupéis, es normal. Tras sacarla el horno y reposar, se desinflará.
  4. Una vez que haya finalizado la cocción, sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.
  5. En este punto, refrigeramos la tarta durante toda la noche antes de consumirla.
Servimos.
  1. Al día siguiente sacamos la tarta del frío y desmoldamos con cuidado. La base de la tarta pasará a ser la parte superior.
  2. Colocamos sobre un plato o fuente donde lo vayamos a servir y espolvoreamos la superficie con azúcar glas.
  3. Servimos.
    Crostata di Ricotta o

Notas

  • El relleno de ricotta podemos batirlo con varillas manuales o eléctricas, del modo que nos sintamos más cómodos trabajando.
    Crostata di Ricotta
  • También es habitual añadir naranja confitada en trocitos o chips de chocolate en el relleno. Si os animáis, seguro que el resultado será fantástico.
  • La tarta puede servirse fría o a temperatura ambiente, como prefiramos.
  • Conservación: Podemos mantenerla refrigerada, guardada en un recipiente hermético durante 4-5 días.
    Crostata di Ricotta

Si no sabíais bien qué postre preparar para este fin de semana, esta Crostata di Ricotta puede ser una opción fantástica. sin duda es el postre ideal para terminar una comida familiar o de amigos, pero también es fantástica para disfrutar a media tarde. Bueno, en realidad a cualquier hora del día porque es espectacular.

Os deseo que paséis un maravilloso fin de semana, ¡nos vemos el lunes!

Un abrazo,
Eva

Archivado en

relacionadas.

Comentarios