Creo que una de las tartas más sencillas y deliciosas que hay es, sin duda, la tarta tatin. Clásica pero maravillosa, con pocos ingredientes podemos realizar un postre del que estoy segura no quedaran ni las migas.

Hace un tiempo os dejé otra variante de tarta tatin, una elaborada con melocotón, fresca y más orientada al verano. Como aún tenemos fresas en temporada, pensé en probar con este ingrediente acompañado de otro que hace una unión fabulosa, el ruibarbo.
En esta época nos está llegando de Holanda ruibarbo muy fresco y más asequible que estos meses de atrás, además que no era de temporada. Por lo que ¡no lo pensé más y me decidí a hacerla!
Estuve navegando por internet para ver como trabajar con el ruibarbo en una  tatin, no quería que perdiera su textura ya que un exceso de cocción nos lo dejaría hecho prácticamente puré, y me encontré con un blog que seguía hace tiempo pero no sé porque extraña razón hacia meses que no lo visitaba, Adventures in Cooking.

Estuve horas navegando y leyendo su blog, me enamoró la primera vez que lo vi y en esta ocasión volvió a hacerlo. Vi su tarta tatin de fresas y ruibarbo y supe de donde me iba a guiar para hacerla.
Me he guiado de sus ingredientes principales para la elaboración; fresas, ruibarbo, canela y estragón. El resto de la receta esta totalmente variada, la masa es la que normalmente suelo utilizar para las tartas tatin solo que en esta ocasión he usado una semi-integral, además que la he aromatizado con lima y azúcar moscabado, y el estragón lo he añadido a la masa no al relleno.

He de decir que el toque de hierbas frescas me ha fascinado en las masas para base de tartas y no será la última vez que las utilice, es sencillamente ¡sensacional!

Si no conocéis su blog os recomiendo que lo visitéis, estoy segura que os enamorará igual que lo hizo conmigo.

Ahora si, vamos a ver como realizar esta maravillosa tarta que haremos en muy poquito tiempo y acompaña a estos días primaverales que estamos teniendo.

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


Llegamos a la tarde del martes con una sorpresita que ayer pudisteis ver por las redes sociales y, además, con una receta muy sencillita y deliciosa. Sin amasados, ni levados, de las que incluso podemos hacer uso de amasadora, si queremos, pero no por ello disfrutar de una elaboración menos apetecible.
Muchas veces estamos en casa y nos apetece comer un dulce casero pero sin liarnos demasiado, de esas recetas que podemos hacer en una hora y algo y disfrutarlas casi casi saliendo del horno.

¡Pues la receta de hoy es de esas! Además fácilmente variable si no nos gusta la mermelada de naranja, podemos cambiarla por una de moras, frambuesas, grosellas… a nuestra elección. Si que es cierto que el contraste de la naranja amarga con el chocolate queda muy bien, ya sabemos que esta combinación es de las infalibles, pero puede ser que no guste a todo el mundo.

Al final me lío y no os cuento la pequeña sorpresa.
Hace unas semanas se puso en contacto conmigo Mónica de Divina´s Cookies & Cakes para ofrecerme impartir talleres en su local. La verdad que me quedé sorprendida y encantada, no me lo esperaba y por supuesto ¡le dije que si!
Así que estuvimos hablando, buscando fechas y…¡¡el día 6 de Septiembre estaré impartiendo talleres de macarons en Vigo!! Me hace muchísima ilusión poder ir allí a hacer una de las cosas que más me gustan. Si queréis más información sobre los cursos podéis poneros en contacto con ellas o bien pinchar aquí.

Ahora para celebrarlo, que mejor que con una buena dosis de chocolate, vamos a ver como elaborar este pastel que incluso podremos disfrutar para la merienda si tenemos los ingredientes a  mano ;)
Espero que os guste y ¡os animéis con ella!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


Que bien poder decir que ya estamos en primavera. He de reconocer que me encanta el frío cuando puedo estar en una casita con mi chimenea, mi sofá pegado a la ventana viendo como nieva, acompañada de una manta, un té y un buen libro… Pero como de momento vivimos en Madrid, casi que prefiero los rayos de sol y las temperaturas cálidas para disfrutar de buenos paseos y terrazas, además de la playa cuando llegue el momento ;)

Lo bueno de los días fríos es que se disfruta mucho más en la cocina, aún nos siguen acompañando y por eso voy a dejaros una receta que ha sido resultado de una invención. Cuando comencé a elaborar la masa, viendo su evolución no tenía muy claro si iba a terminar con el resultado que tenía en mente. Tras añadir los ingredientes, darle la forma y dejarlo levar, supe que la idea iba bien encaminada.

Como resultado tenemos una pastel con una presentación en porciones, fácil de cortar y delicioso de saborear. La masa puede resultar un poco laboriosa ya que requiere amasado francés y durante un buen rato, pero si es de estos días que el tiempo no acompaña en la calle es una receta ideal para elaborar, entrar en calor y, sobretodo, disfrutar a los pocos minutos de salir del horno.

Los ingredientes que componen el relleno son chocolate blanco, almendra laminada y kumquats deshidratados. La masa lleva muy poca cantidad de azúcar, la mayoría del dulzor se lo aportaremos a través del chocolate, y los kumquats darán ese toque ácido, fresco y aromático que junto con la textura de la almendra hará de nuestro cake un maravilloso manjar para formar parte de la merienda o desayuno.
Podemos tomarlo tal cual o acompañarlo de una deliciosa mermelada casera de naranja… irresistible. Su textura es increíblemente tierna y esponjosa, se desprende recordando un poco a la masa de brioche. En resumén, un bocado suave y delicado lleno de aroma y sabor.

Como siempre os digo, si no os gustan los kumquats podéis sustituirlos por otras frutas deshidratadas o incluso fruta fresca como, por ejemplo, moras. Aquí es importante ajustar a nuestros gustos y preferencias.

Os animo a probarlo ya que estoy segura os encantará.

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


Comenzamos el día con una receta sencilla pero tan,tan, tan deliciosa que parece mentira que haciendo un par de cosas podamos disfrutar tanto. Se trata de unas galletas de miel y especias.
La receta es del libro “Hecho a mano” de Dan Lepard, en el podemos encontrarla bajo el nombre de “galletas de miel y jengibre”.  Desde que las vi no dude ni un segundo que las haría, adoro las galletas de jengibre, siempre que puedo las hago porque son una verdadera tentación,  y esta variedad no me la podía perder.
Cuando me puse a elaborarlas me di cuenta que a pesar de llevar esta especia , había presente muchas otras  que otorgaban infinidad de sabores y aromas a la masa de galletas. Así que decidí cambiarle el nombre por ese mismo motivo.

Uno de los ingredientes principales es la miel, lleva gran cantidad del total de la receta. En el momento de prepararlas me di cuenta que no tenía suficiente miel en casa y pensé en esta alternativa. El resultado fue delicioso y muy satisfactorio, así que cuando  os dispongáis a hacerlas tened en cuenta que ambas opciones serán buenas.

La elaboración es muy sencilla, el horneado muy cortito y los resultados espectaculares!  Disfrutaremos de una galleta de una dimensión generosa, con una textura esponjosa y una gran explosión de sabor que invadirá nuestro paladar al primer bocado.

La presentación de las galletas me encanta, es muy rústica, incluso algo ruda. En casa me decían que tienen un aire medieval y creo que es un motivo más por el que les conquistaron.

De verdad os animo a probarlas porque estoy segura que os enamorarán.

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


Hace mucho tiempo que no traía ninguna receta salada o familia del pan, y no será porque no las hagamos en casa y prácticamente a diario. Llevamos una buena temporada probando harinas e intentando mejorar cada día en la elaboración del pan con buenos resultados. Tenemos nuestras masas madres (sí, varias de diferentes harinas) y estamos constantemente probando diferentes porcentajes de hidratación, combinado varios tipos de harina, varios tipos de fermentación… es un mundo tan inmenso y con tantas variables que es muy difícil saber hasta donde puede llegar.

El otro día estábamos haciendo pan en casa y pensé… hace mucho que no comparto ninguna receta de este tipo, con lo ricas y sencillas que son de elaborar en casa! Y me decidí por traer esta pequeña variedad de pan crujiente armenio. Eso sí, de las sencillitas.

El pan Lavash tiene su origen en Irán y hoy en día puede consumirse en todo Oriente Próximo. Su elaboración es muy similar a otros panes como el mankoush (libanés), barbari (iraní), khobz (árabe), ayish (egipcio), pita (turco)… La diferencia entre ellos radica en el grosor con el que hagamos la masa y la superficie sobre la que se cuece.
Se caracteriza por ser muy fino y crujiente, servido en tiras o porciones irregulares cortadas a mano.

Este pan lleva una pequeña cantidad de miel, en mi elaboración he utilizado “Luna de miel” gracias a la caja de Degustabox. En su última caja no solo venían un montón de productos maravillosos sino que, además, en esta ocasión tenían una pequeña sorpresa. Podías personalizar tu caja con uno de los productos, en mi caso me enviaron una bolsa de Purina para mis gatitas. Cuando llegó se pusieron ¡tan contentas! que casi diría que les hizo más ilusión que a mí :)

¿Os gustaría disfrutar de sus cajas? Es muy sencillo, solo tendréis que acceder a su web y registraros, pero si lo hacéis con este código “F0C1X″ reduciréis el importe final de 14,99€ a 9,99€/gastos de envío incluidos. Si queréis seguirles y no perderos ni una sola de sus ofertas podéis hacerlo a través de su Facebook y Twitter.

Y ahora si, ¡vamos con la receta! Veréis que es muy sencilla de elaborar con unos resultados fantásticos.

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading