Cómo hacer chucrut – sauerkraut

Cómo hacer chucrut- sauerkraut

Qué ganas tenía de volver a “veros” y retomar de nuevo las publicaciones en el blog. Ha sido un verano intenso, lleno de trabajo (y también descanso!) y mucha ilusión, además de seguir investigando cosas nuevas para poder compartirlas con vosotros.

Volvemos de las vacaciones y lo hacemos con un post sobre alimentos fermentados. Últimamente dedico gran parte de mi tiempo a este mundo, me fascina, me admira y cuando lo pones en práctica casi puedes sentirte como una alquimista de la cocina.

Si hay algo que me gusta es que realmente no necesitamos ingredientes ni instrumentos complejos, a partir de elementos básicos podemos elaborar alimentos realmente saludables.

Hoy voy a contaros todo acerca del chucrut; sus beneficios, como elaborarlo y conservarlo, porque disfrutarlo es ¡lo más fácil de todo! Son pasos muy sencillos, elementales, que si los lleváis bien a cabo de aquí a un par de meses estaréis disfrutando de un maravilloso chucrut casero 😉

Yo os aviso de antemano, ya que os disponéis a hacerlo no hagáis poca cantidad, porque pasado el período de fermentación lo probaréis y diréis… ¡¿por qué hice tan poco?! No hay porqué hacer todo el mismo día, podemos hacer cada dos días una col durante 3-4 días y cuando llegue el día de consumirlo… me lo agradeceréis 😀

¿Qué es el chucrut –  sauerkraut?

Col finamente cortada, sumergida en su propio jugo o a falta de él una salmuera, que tras un proceso de fermentación nos da esta maravillosa elaboración.

El chucrut o sauerkraut no es una preparación de hoy en día, las primeras referencias provienen del norte de China. Este fue exportado a Europa mediante la expansión de los mongoles. Gracias a su facilidad de conservación, que nos permite guardarlo durante periodos muy largos de tiempo, es muy consumido en Alemania, Holanda y Polonia, sobre todo, en periodos invernales.

Leer mas

Helado de pepino

Helado de pepino

Hoy os dejo mi último post hasta la vuelta de las vacaciones, para aquellos que tenéis la suerte de tenerlas en estas fechas 😉
Agosto es un mes de desconexión, descanso (para algunos!), días de ocio, relajación y para dejar a un lado el mundo virtual, que viene bien de vez en cuando. La verdad que mi idea era dejar las publicaciones para septiembre pero siendo como es esta receta, un helado, pensé que era ahora o nunca… Después del verano estamos algo saturados de comerlos, o no porque son una maravilla, y vienen etapas de desintoxicación y  comida ligera, hasta la llegada del invierno que con las Navidades y eso… volvemos a la carga.

De modo que aquí os traigo el helado más estupendo que vayáis a probar, ¡seguro! Helado de pepino.

Leer mas

Donuts con cobertura y M&M´s

Donuts con cobertura y M&M´s

Llegamos al fin de semana y eso significa tiempo para descansar, disfrutar, desconectar y, porqué no, para ¡darnos todos los caprichos del mundo! A quién no le gusta disfrutar de un desayuno que se salga un poco de lo habitual, como unas tostadas, galletas, cereales, bizcochos… que están muy buenos, pero siempre hay pequeñas tentaciones que de vez en cuando el cuerpo recibe con los brazos abiertos.

Como pudieran ser estos donuts con cobertura y M&M´s ¿qué me decís? Seguro que no podréis decirles que no :)

Leer mas

Tarta de queso con toffee y naranja asada

Tarta de queso con toffee y naranja asada

Que el tiempo pasa rápido es algo que solo tomamos consciencia de ello cuando superamos la niñez. Siempre recuerdo una anécdota de cuando era muy pequeña, estaba en mi casa viendo Pippi Calzaslargas (me requetechiflaba y lo sigue haciendo), y en el primer capítulo  se presentaban los personajes e iban diciendo su edad.

Tommy decía que tenía 9 años, con una seguridad en sí mismo inmensa porque era muy mayor,  y presentaba a su hermana Annika diciendo – Y esta es mi hermana Annika, solo tiene 8…-. Bien, pues yo tenía 8 años y pensaba, ¡¡qué poquito me queda para ser como Tommy!! Madre mía todo lo que ha llovido desde entonces.
Parecía que nunca iba a ser mayor, el tiempo era una auténtica eternidad y pasaba súper despacio… Qué lástima que esa sensación no perdure en el tiempo porque a día de hoy puedo decir que cada año pasa más rápido que el anterior.

Lo mismo pensaréis ¿a qué se debe todo este rollo?… Pues es que hoy ¡es mi cumpleaños! y no me caen nada más y nada menos que 35 añazos, así y sin saltarme ninguno. Por un lado me siento en esa franja entre la “juventud” y madurez suprema (léase como adulta), lindando con el 4 para ganar posiciones. Pero por otro lado, me siento como si tuviera 22 años, muy activa, con ganas de comerme el mundo y prácticamente igual que hace 13 años (así dicho, son un porrón). De todos modos tendremos que quedarnos con lo importante y es que sigan pasando los años, aunque sean rápido, para poder seguir celebrándolo con los que más quiero. Ahí entráis vosotros ¿eh? 😉

Tenía pensado hacer una tarta helada para este día, pero me faltan horas, a mi con 24 no me dan para todo lo que tengo que hacer. De modo que os traigo una mucho más sencilla pero buenísima, una tarta de queso con toffee y naranja asada.

Leer mas