Tarta de pera al Rooibos

Eva 15 Marzo, 2013

Llegamos al viernes!! que felicidad despertarte sabiendo que hay un fin de semana más largo de lo habitual por delante. Un montón de tiempo para hacer todo lo que más nos gusta y descansar.

Como vais a tener algunos días para dedicarlos a todo lo que queráis, traigo una tarta buenísima que apenas necesita tiempo de elaboración (si tenéis guardada masa sablée de otras recetas adelantaréis el proceso aún más) para que podáis realizar en estos días.
La receta es una adaptación de un blog crudivegano fantástico, Golubka, pero en mi caso he realizado varios cambios ya que utilizan muchos ingredientes difíciles de encontrar como la harina y azúcar de coco, semillas Chía o musgo de Irlanda.
Ellos no cocinan nada, la elaboración de sus comidas las realizan mayoritariamente por deshidratación, por lo que he adaptado la receta a un modo más convencional manteniendo su maravillosa estética y utilizando ingredientes lo más naturales posibles procurando que estén a nuestro alcance.

La base de masa sablée está aromatizada con jengibre fresco y coco rallado, puedo aseguraros que cuando estéis horneando las tartaletas un maravilloso aroma inundará vuestra cocina.
El relleno es algo diferente a lo que estamos acostumbrados ya que es un relleno que no lleva huevo y el espesante que utilizo es gelatina neutra. Su base principal esta formada por anacardos y miel, acompañado de especias que darán un sabor increíble al relleno.
Como toque final unas peras en almíbar, pero también introduciremos un toque diferente, añadiremos parte de Rooibos en su cocción además de especias que le otorgaran un toque distintivo.
Como podréis ver es una tarta un poco diferente, con sabores exóticos en el que introducimos elementos como la infusión de Rooibos de una manera diferente a la habitual.
Dado a sus ingredientes, disfrutaremos de un dulce muy rico en nutrientes y casi exento de azúcares refinados, ya que usamos miel y azúcar moscobado, azúcar de caña integral.
Para la próxima receta de masa sablée probaré quitando esa pequeña cantidad de azúcar glass y la sustituiré por un azúcar de melaza.
Parece que de este modo cuesta menos disfrutar de un dulce sabiendo que aportamos gran cantidad de sustancias buenas para nuestro organismo, a la vez de un inmenso placer por saborearlos.
Esperamos que os guste y nos contéis vuestra experiencia.

Feliz viernes!
Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

ingredientes para 2 tartas pequeñas de 11 cm de diámetro:

Base masa sablée de jengibre y coco:

  • 150 gr de harina de repostería
  • 75 gr de mantequilla
  • 20 gr de azúcar glass
  • 1 yema de huevo
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada (1/4 Tsp)
  • una pizca de sal
  • 1 cucharada de jengibre recién rallado (1 Tbsp)
  • 40 gr de coco rallado

para la crema de anacardos y especias:

  • 60 gr de anacardos 
  • 200 ml de leche semi desnatada
  • 60 gr de miel
  • 50 gr de mantequilla fria cortadas en cubos
  • 18 gr de azúcar moscobado o en su defecto azúcar moreno
  • 1 y 1/2 cucharadita (7,5 gr) de gelatina neutra en polvo (1 y 1/2 Tsp)
  • 1 cucharada de agua (1 Tbsp)
  • 3 semillas de cardamomo machacadas
  • 1/2 cucharadita de canela molida (1/2 Tsp)
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada (1/4 Tsp)

para las peras:

  • 2 peras de conferencia peladas
  • el zumo y la ralladura de 1 limón
  • 1 rama de canela
  • 40 ml de infusión de Rooibos y almendras (podemos sustituirla por otro tipo)
  • 420 ml de agua
  • 1 y 1/2 cucharada de miel (1 y 1/2 Tbsp)
  • 20 gr de azúcar moscabado o en su defecto azúcar moreno
  • 50 gr de azúcar moreno
  • 15 gr de jengibre fresco troceado

elaboración:

Comenzamos preparando la masa sablée.

Rallamos la mantequilla para poder trabajarla mejor.

Una vez lista, añadimos la harina y trabajamos hasta conseguir una textura arenosa. Añadimos el azúcar, la canela, la sal y el huevo y unificamos los ingredientes sin trabajar la masa en exceso, debe quedar algo arenosa.

Rallamos el jengibre y lo añadimos a la masa junto co el coco rallado, mezclamos bien con las manos para integrar completamente los ingredientes.

Hacemos una plancha, forramos con film e introducimos en el frigorífico durante 1 hora.

Transcurrido este tiempo procedemos a preparar las tartaletas. Enharinamos ligeramente una superficie con harina y estiramos la masa con un rodillo.

He usado un cortador redondo liso para la base. Cortamos círculos y después estiramos un poco con el rodillo.

Colocamos primero la base y luego los laterales, ajustamos la masa con la yema de los dedos. Para los laterales colocaremos trozos de tiras y ajustaremos presionando ligeramente.

Presionaremos suavemente los bordes para darles forma y los retiraremos ligeramente del molde.

Introducimos en el frigorífico 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºC con ambas placas. Una vez transcurrido este tiempo cubrimos con papel de hornear por la superficie de los moldes y colocamos legumbres encima para que funcionen como peso. Introducimos en el horno durante 15 minutos.

Sacamos retiramos las legumbres secas, apagamos la placa de arriba e introducimos en el horno durante 10 minutos más.

Una vez transcurrido ese tiempo sacamos y dejamos enfriar mientras elaboramos el relleno.

Preparamos la crema de anacardos y especias.

En un procesador de alimentos trituramos los anacardos, reservamos.

Incorporamos a un cazo junto con la leche y la miel, mezclamos los ingredientes. Añadimos la mantequilla fria cortada en cubos, el azúcar moscobado, las especias y 1 cucharadita (5 gr) de gelatina neutra. Colocamos a fuego medio hasta que llegue a ebullición removiendo de vez en cuando. Nos llevará alrededor de 10 minutos.

Mientras en un vaso incorporamos la cucharada de agua junto con la 1/2 cucharadita (2,5 gr) de gelatina, dejamos reposar para que se hidrate.

Observaremos que la crema espesa pero ligeramente, una vez haya llegado a ebullición dejamos 2 minutos más y retiramos del fuego. Incorporamos la gelatina que dejamos hidratando y mezclamos para homogeneizar.

Dejamos reposar 8-10 minutos en el cazo. Vertimos sobre las tartaletas e introducimos en el frigorífico un mínimo de 2 horas.

En mi caso las dejé toda la noche.

Preparamos las peras.

Preparamos la infusión con 40 gr de agua y dejamos reposar el tiempo requerido.

En una cacerola amplia incorporamos el agua junto con el zumo y la ralladura de limón, las especias, la miel, el azúcar y la infusión. Introducimos las peras peladas y dejamos a fuego medio hasta que llegue a ebullición.

Una vez haya roto a hervir, bajamos a fuego lento y dejamos 15 minutos.

Transcurrido ese tiempo, sacamos las peras y dejamos el “almíbar” a fuego hasta reducirlo, nos llevará alrededor de 30 minutos.

Cortamos las peras con cortes longitudinales.

Sacamos las tartaletas del frio y colocamos una pera sobre cada una de ellas. Rociamos con un poco de almíbar reducido y ya están listas para servir.

Un postre dulce, aromático y diferente en cuanto elaboración.

Esperamos que os guste y disfrutéis sorprendiendo a vuestro paladar.

Buen provecho!!

relacionadas.

Tarta de chocolate con leche y cerezas

Tarta de chocolate con leche y cerezas

Que de tiempo sin preparar una tarta, pero además una de esas tartas con una cantidad desmesurada de chocolate. Menos mal que no lo he demorado demasiado y por fin me quité el...

Eva 9 Junio, 2017
Tarta de fresa, hierbabuena y pimienta rosa

Tarta de fresa, hierbabuena y pimienta rosa

Reconozco que disfruto muchísimo haciendo este tipo de tartas con frutas, de hecho casi siempre ando pensando en posibles combinaciones con frutas, hierbas aromáticas, especias... Ya no solo por lo buenas...

Eva 21 Abril, 2017

Comentarios