Mushrooms Lebkuchen cookies

Mushrooms Lebkuchen cookies

Eva 5 Diciembre, 2013

Cada mañana deberíamos vivirla como si comenzásemos un nuevo capítulo de un libro. A medida que transcurriesen los minutos darían lugar a nuestra propia historia, aquella que cada noche deseamos y narramos antes de dormir.

Seríamos los protagonistas de nuestro propio cuento y disfrutaríamos de cada momento tal cual lo habíamos soñado.
Pero, ¿qué es un cuento o una historia sin magia? Siempre la hay. Muchas veces pasa prácticamente desapercibida, y su presencia es tan sutil que incluso puede parecer fruto del azar.

Cada día que comenzamos tiene momentos mágicos, pequeños detalles que hacen que nuestra ilusión siga viva y nos colmen con ganas de disfrutar conociendo cosas nuevas, descubriendo, viviendo y compartiendo.

Hoy quiero dejaros una de esas recetas que parece que están sacadas de un cuento, unas galletas de jengibre con forma de setas o también conocidas como Lebkuchen.

Fueron creadas por las manos de unos monjes en Franconia, Alemania en el S. XIII. Registradas por los panaderos en el año 1296 en Ulm y en el año 1395 en Nürmberg. Su receta original está protegida por las leyes de alimentos alemanas desde 1996 y debe presentarse dentro de los límites de la ciudad, de modo que tendremos que conformarnos con aquellas adaptaciones que podemos conseguir tras saborearlas.

Su elaboración consta de gran variedad de especias, como el jengibre, cardamomo, canela, pimienta de Jamaica, clavo, cilantro y anís, además de almendra, ralladura de naranja o limón, harina, azúcar, huevos y miel.

Es muy popular en Núremberg y muy similar al pan de jengibre que se consume en Navidad.
También conocida como torta de miel “Honigkuchen” o torta de pimienta “Pfefferkuchen”, suelen ser muy grandes alrededor de 11 cm de diámetro o incluso mayor si es de forma rectangular. La proporción o el tipo de frutos secos utilizados determina el valor de la galleta.

Desde 1808 hay una variedad de ellas elaboradas sin harina, “Elisenlebkuchen“. Se cree que su nombre proviene del nombre de la hija del panadero o de la esposa de un Margrave (comandante militar).

Hoy en día se pueden encontrar con diferentes formatos, ingredientes y decoraciones. Muchas de ellas cuentan incluso con decoración de glasa y pueden encontrarse en muchas ferias alemanas.

Recetas maravillosas que nos vienen de cada parte del mundo, hoy protagonizaran el día junto a ti, si las dejas.

Saludos,
Mrs Hudson.

Mushrooms Lebkuchen cookies

Receta adaptada de Twigg Studios.

INGREDIENTES PARA 18-20 SETAS DE GALLETA:

Dependerá del tamaño con el que las realicemos, en mi caso son grandes.

PARA LA MASA:

  • 3 huevos tamaño L
  • 200 g de azúcar granulado
  • 300 g de harina de trigo
  • 125 g de almendras molidas
  • 15 gr/2 cucharadas de cacao en polvo tipo Valor sin azúcar (2 Tbsp)
  • 1/2 cucharada de canela molida (1/2 Tbsp)
  • 1/2 cucharada de jengibre en polvo (1/2 Tbsp)
  • 3 clavos molidos
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada (1/2 Tsp)
  • 1/2 cucharadita de Pimienta de Jamaica (1/2 Tsp)
  • ralladura de una naranja
  • pizca de sal

para el interior:

Podemos elaborarlo en casa o comprarlo hecho, si os animáis a hacerlo os dejo el enlace de como hacerlo.

para el glaseado:

  • 300 g de azúcar glas
  • agua (incorporaremos poco a poco)
  • colorante en pasta Extra-red

para decorar:

  • azúcar perlado
  • cacao en polvo tipo Valor sin azúcar para espolvorear
  • 120 g chocolate Valor puro postres

ELABORACIÓN:

Preparamos la masa para las galletas.

En un bol resistente al calor incorporamos los huevos junto con el azúcar, colocamos al baño maria con calor medio alto y comenzamos a batir con ayuda de unas varillas (pueden ser manuales porque no debemos montar). Una vez el agua comience a burbujear bajaremos a fuego lento y removeremos hasta que observemos que el azúcar se ha disuelto y la mezcla se vuelve un poco espesa, nos llevará alrededor de 5 minutos.

Retiramos del calor y seguimos mezclando durante 2 minutos más, reservamos.

En un bol tamizamos la harina junto con las especias, la sal y el cacao en polvo, reservamos. En el bol de la Kitchen Aid incorporamos la mezcla de huevos junto con la mezcla de harina, la almendra molida y la ralladura de naranja, mezclamos con la pala a velocidad 1 hasta obtener una masa homogénea, nos llevará alrededor de 3 minutos.

Sacamos la masa y colocamos sobre un film, damos forma de cilindro y guardamos en el frigorífico durante 2 horas.

Podemos realizarla de un día para otro, la masa se compactará y obtendrá mejor textura para trabajar con ella.

Preparamos dos bandejas y forramos con papel de horno, reservamos.

Comenzamos a formar las setas.

Para realizar la parte superior formaremos bolas del tamaño de una nuez o un poquito más, introducimos un trocito de jengibre confitado en el interior y volvemos a bolear para asegurarnos que nos queda en el centro de la bola. Colocamos sobre una de las bandejas.

Podemos introducir trocitos en unas cúpulas y en otras no, de modo que unas sean setas con premio o sin el 😉

Procuraremos darle forma de sombrilla, aplastaremos ligeramente para aplanar la base y daremos forma con la yema de los dedos.

Para evitar que la masa se nos adhiera a las manos deberemos humedecerlas ligeramente con agua.

Para realizar los troncos cogeremos una cantidad de masa que sea proporcional al tamaño de la cúpula, rodaremos sobre una superficie para darle forma cilíndrica y aplanaremos los extremos. Colocamos sobre la otra bandeja que teníamos preparada.

Hornearemos los troncos tumbados, a no ser que los hagamos muy cortos y anchos, entonces podremos hornearlos de pie. En mi caso preferí hacerlo de este modo.

Precalentamos el horno a 180ºC con ambas placas.

Introducimos en la zona central y hornearemos durante 20 minutos en el caso de las cúpulas y 15 en el caso de los troncos.

Sacamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Os recomiendo que las dejéis enfriar de un día para otro, por ejemplo si las horneáis por la tarde realizaremos la cobertura la mañana siguiente.

Preparamos la cobertura de azúcar.

En un bol añadimos 300 g de azúcar glas y comenzamos a incorporar agua poco a poco con ayuda de un biberón. Debemos obtener una textura que pueda cubrir las galletas pero sin ser demasiado densa, debe caer sobre la galleta sin ser algo basto.

Comenzamos bañando los troncos (ya que deben ser blancos) nos ayudamos de dos tenedores para moverlos y sacarlos. Dejamos sobre una bandeja forrada con papel.

Observaréis que a media que van reposando van formando alrededor de la galleta un exceso de cobertura, para evitar estos rebordes una vez hayan pasado unos minutos desde que los dejamos los empujaremos con mucho cuidado y con ayuda de un pala pequeña o un cuchillo hacia otro lado de la bandeja. Veréis como el exceso queda ahí y la galleta tiene un borde limpio.

Espolvoreamos la base con un poco de caco en polvo antes de que terminen de secar.

Una vez estén casi secos, los podemos transferir a una bandeja forrada con papel limpio y dejar que terminen de secar en ella.

He preferido no utilizar una rejilla para que sequen porque dejarían la marca de esta por la parte posterior.

Bañamos las cúpulas.

Incorporamos colorante en pasta rojo hasta que obtengamos el color deseado, mezclaremos muy bien para evitar que nos queden grumos de colorante.

Repetimos el mismo proceso que hicimos con los troncos, incluso para retirar el exceso de los bordes. Debemos espolvorear el azúcar perlado antes que seque la cobertura.

Dejamos secar completamente antes de unir ambas partes.

Procedemos a unir ambas partes.

Fundimos 120 gr de chocolate y dejamos atemperar.

Preparamos una rejilla que nos servirá para colocar las setas boca abajo y que sequen.

A la hora de unir tronco y cúpula es probable que encontréis irregularidades en el extremo del tronco. Con ayuda de un cuchillo limaremos ligeramente hasta nivelar para poder juntarlos sin problemas.

Mojamos la parte baja de la cúpula de galleta (la roja) en el chocolate, levantamos dejando caer el exceso, volteamos y colocamos el tronco. Apoyamos con cuidado sobre la rejilla y repetimos el proceso con el resto de las setas.

Una vez tengamos todas listas dejamos enfriar a temperatura ambiente completamente.

Ya tenemos listas nuestras galletitas preciosas y exquisitas que pueden formar parte de la decoración de las fechas que se nos aproximan. Espero que os guste y os animéis con ellas.

¡¡Buen provecho!!

relacionadas.

Comentarios