Cómo hacer torreznos perfectos

Cómo hacer torreznos perfectos

Eva 18 febrero, 2019
This post is also available in English

La receta de hoy igual os choca un poco por el tipo de elaboración que es. Sé que no es muy habitual que os deje recetas de este tipo, pero también es cierto que si sois como yo, de buen comer, hay recetas que no debemos dejar pasar sin saber cómo prepararlas en casa. A todos nos gusta salir a tomar algo y disfrutar de unas buenas raciones, pero también gusta saber hacerlas en casa y disfrutarlas cuando más nos apetezca. Por eso hoy os dejo cómo hacer torreznos perfectos.

Cuantas veces hemos salido a tomar un buen vermut, una cerveza fresquita… Y a disfrutar de unas buenas tapas. Es una de las cosas que más me gustan de Madrid. bueno, me gustan muchas cosas, pero salir de cañas o tapas, eso lo más. Lo bueno que tiene Madrid es que es muy habitual que cuando pides una consumición te sirvan una tapa. Hay de todo, claro. Pero cuando te ponen unos buenos torreznos… Eso, ¡eso no tiene precio!

Cómo hacer torreznos perfectos
Torreznos de Soria.

Imagino que todos sabréis que son los torreznos, pero para aquellos que podáis tener dudas son tiras gruesas de tocino o panceta de cerdo que se preparan tradicionalmente fritas en aceite. El nombre de esta elaboración proviene de la palabra torrar, que significa asar acercando algo al fuego para que se dore.

A la hora de comprar tocino podemos encontrarnos muchos tipos en el mercado, pero se dice que el tocino de Soria es el mejor. De hecho, los torreznos de Soria son uno de los más populares, además de ser considerados una de las joyas de la gastronomía soriana.

Los torreznos provienen principalmente de la panza de cerdo. Tras freírlos a fuego bajo se caracterizan por tener una corteza crujiente y dorada, cubierta de burbujas, con algo de carne magra y grasa en la parte inferior para darle mucha jugosidad. Un verdadero manjar que conquista fácilmente cualquier paladar, ¿verdad? 😉

Cómo hacer torreznos perfectos

También se pueden encontrar bajo el nombre de “chicharrones” en la zona de Andalucía.

Se sirven con más frecuencia como tapa o guarnición, aunque también se pueden encontrar platos en los que se utilizan como ingrediente principal.

Preparándolos en casa.

Siguiendo los pasos de manera correcta, son muy fáciles de preparar. Hay que tener un poco de paciencia porque debemos cocinarlos a fuego lento. Eso sí, hay una cosa que os tengo que decir y es que el olor que se quedará en la cocina… Será un tanto intenso. De esto no nos vamos a librar, jajaja. Pero bueno, nada que no se pueda solventar ventilando muy bien, ¡mientras que cocinamos y después!

El resultado merece la pena con creces, os lo aseguro. Están espectaculares. Y ya que nos ponemos, podemos acompañarlos de una buena empanada gallega, queso y alguna que otra cosilla más 😉

Cómo hacer torreznos perfectos

Ingredientes

  • 675 g panceta adobada
  • aceite de girasol

Elaboración

  1. Dejamos secar la panceta a temperatura ambiente durante 24 horas. Tapadlo con una campana perforada para evitar que le caigan residuos encima. También se puede cubrir con un poco de papel de cocina.
  2. Vierte aceite de girasol en una sartén grande. Lo suficiente para cubrir la mitad de un torrezno. Colocamos a fuego medio bajo.
  3. Mientras toma temperatura el aceite, corta la panceta en tiras de 2.5 cm de grosor.
  4. Coloca las tiras en la sartén con la piel hacia abajo.
    torreznos-3
  5. Fríe durante 30-40 minutos a fuego medio. El aceite debe cubrir la mitad del torrezno. En caso de que no sea así, añade un poco más hasta que llegue a esa altura.
  6. Al cabo de unos minutos, comenzarán a aparecer burbujas en la piel. Dejamos boca abajo hasta que aparezcan por toda la superficie.
  7. Giramos para cocinar los laterales y favorecer que las burbujas se formen también. El tiempo final de cocción dependerá de la sartén y del calor utilizado, pero este no debe ser elevado.
    Cómo hacer torreznos perfectos
  8. Una vez que la piel esté cubierta de burbujas y con una corteza texturizada y dorada, retiramos los torreznos de la sartén con una espumadera.
  9. Colocamos sobre papel de cocina o en un colador amplio para que escurran.
  10. Dejamos enfriar durante unos minutos antes de comer.
  11. Y ¡a disfrutar!

Notas

  • La panceta podemos encontrarla en 3 formatos: cruda, adobada o precocida. En cualquier caso, debemos asegurarnos que sea un tocino de buena calidad: 1. Si se utiliza crudo, se recomienda marinarlo primero. 2. Si está adobado, sólo tendréis que seguir los pasos que os detallo en la receta. 3. Si está precocida, sólo tendrás que freírla en aceite, ignorando el primer paso de secado.
  • La parte más complicada de esta receta es lograr una corteza crujiente y burbujeante. Para obtener un buen resultado, debes dejar secar el tocino a temperatura ambiente durante 24 horas. Cuanto más seca sea la corteza, más alta subirá y más crujiente será el resultado.
  • Para hacer torreznos nunca se fríe la panceta directamente de la nevera.
  • Los torreznos no deben freírse a una temperatura elevada, de lo contrario se quemarán y la corteza no se levantará.
  • No es necesario utilizar aceite de oliva para freírlos, el aceite de girasol da buenos resultados.
  • Si no queréis freírlos, podéis hornearlos. Precalentamos el horno a 250ºC,  colocamos los torreznos con la piel hacia arriba y cocinamos durante 20 minutos o hasta que queden crujientes. Después se deben freír. Es una manera facultativa de llevarlos a cabo, aunque sin lugar a dudas la mejor manera de cocinarlos es la tradicional.
  • Podemos consumirlos tanto calientes como fríos.
  • Podemos conservar los torreznos en un recipiente hermético, una vez que estén a temperatura ambiente. Estarán perfectos durante 2 ó 3 días.
    Cómo hacer torreznos perfectos

Y qué mejor manera de comenzar la semana que con estos torreznos. Esto alegra un lunes ¡aunque no lo quieras! Tal vez deberíamos esperar a media mañana, que a estas horas igual no apetece tanto. Pero cuando llega ese momento para hacer un descanso, sobre las 12 de la mañana, y disfrutar de un buen torrezno con algo fresquito... ¡Eso sí que es felicidad!

Ya habéis visto que no es nada complicado de hacer, tan solo tener un poco de paciencia. Pero la cocina es amor, cariño, paciencia y dedicación. Desde la elaboración más sencilla hasta la más complicada, el ingrediente principal es ese. El amor y la pasión.

Disfrutad del proceso y los resultados serán mucho más espectaculares aún. Os deseo un maravilloso comienzo de semana ;)

Un abrazo,
Eva

Archivado en

relacionadas.

Comentarios