Curso de pan casero
cabecera-provisional

Como van pasando los días y cuanto vamos disfrutando a medida que lo hacen. Hoy traemos un brioche pero con un aspecto menos habitual, esta vez tomará forma de torta para ser la base de nuestra tarta brioche.

¿Cómo lo hemos acompañado? Con una suave crema pastelera, cubierto de una deliciosa mermelada de moras (si puede ser casera, mucho mejor) y finalmente con unos delicados kumquats confitados.
Llevaba mucho tiempo queriendo hacerlos, los veía por todas partes y cuanto más los veía mayor eran mis ganas por elaborarlos. Por lo que la otra tarde me decidí a probarlos…buenísimos, pero buenísimos de verdad.
Llama la atención que una fruta tan pequeña, cuya mayor parte es piel y pipas, pueda convertirse en una verdadera delicia.

Los kumquats o también conocidos como; naranjas enanas, quinotos o naranjas chinas, tienen sus orígenes en China cuyo nombre proviene del cantonés el cual significa “naranja dorada”.
No se le conoce en estado silvestre, en Japón hay registros de su cultivo desde el S. XII, llegando a ser un cultivo asentado en el S. XVIII.
Las primeras referencias en Europa datan de 1646, cuando fueron descritos por misioneros portugueses que los habían conocido en China.
No fueron importados hasta mediados del S. XIX, cuando el coleccionista Robert Fortune llevó los primeros ejemplares al Reino Unido y luego a Estados Unidos.

Se consume como fruta fresca, en otras especies la pulpa es demasiado ácida, y se come sólo la piel (se conocen 4 especies).
Es más frecuente elaborarlos en almíbar, cuya preparación es un postre típico de la cocina de Hong Kong.
También se preparan como encurtidos, mermeladas, chutneys, licores o incluso se conservan en sal, obteniendo una fruta reducida y arrugada que se emplea como medicina para los dolores de garganta o como antitusivo.
Una fruta con muchas propiedades que merece la pena probar e incorporar en nuestra repostería. Para empezar no estaría nada mal esta variedad de brioche.
Esperamos que os guste y forme parte de vuestro desayuno o merienda del fin de semana.

Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

 

INGREDIENTES:

para el brioche:

  • 300 gr de harina para repostería
  • 60 gr de azúcar glass
  • 1 cucharadita de levadura instantánea especial panadería (la tenéis de la marca Maizena en sobres) (1 Tsp)
  • 125 gr de leche entera ligeramente templada
  • 1 huevo
  • 50 gr de mantequilla en dados a temperatura ambiente
  • para pintar: una yema de huevo + 1 cucharadita de agua (1 Tsp)

para la crema pastelera:

  • 250 ml de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (1 Tsp) o una vaina abierta en sentido longitudinal
  • 2 yemas de huevo
  • 60 gr de azúcar
  • 1 y 1/2 cucharadas de harina (1 y 1/2 Tbsp)
  • 1 y 1/2 cucharadas de maicena (1 y 1/2 Tbsp)

Para decorar:

  • mermelada de moras
  • Kumquats confitados: 80 gr de Kumquats, 120 gr de agua y 180 gr de azúcar granulado

elaboración:

Comenzamos elaborando los Kumquats confitados.

Laminamos los kumquats y les retiramos las pipas.


Colocamos un cazo con bastante agua e incorporamos los kumquats laminados, colocamos a fuego medio alto y dejamos hasta que llegue a ebullición.

Una vez en este punto, retiramos del calor y escurrimos. Volvemos a rellenar el cazo con agua y los kumquats y colocamos nuevamente al fuego hasta llegar a ebullición.

Este proceso lo repetiremos en total 3 veces.

Cuando hayamos realizado la última decocción, rellenamos el cazo con 1 cup de agua e incorporamos el azúcar granulado, colocamos a fuego medio alto hasta que llegue a ebullición (el azúcar se habrá disuelto completamente).

Una vez rompa a hervir, añadimos los kumquats y dejamos a calor medio con el cazo ligeramente tapado durante 20 minutos.

Una vez transcurrido ese tiempo, retiramos del calor y dejamos que temple en el almíbar ligeramente.  Preparamos una bandeja con papel de horno y vamos sacando con cuidado las láminas de kumquats confitadas, las dejaremos sobre el papel de horno hasta que enfríen por completo.

Preparamos la crema pastelera.

Aquí os dejo el enlace de como elaborar la crema pastelera. Las medidas que encontraréis son las mismas que necesitamos para elaborar esta receta.

Una vez lista, cubrimos con film para evitar que haga costra y reservamos.

Preparamos el brioche.

Esta receta de brioche es la misma que realicé hace un tiempo, brioches de chocolate y pera. Tuve tan buenos resultados que decidí utilizarla para esta también, solo que en esta ocasión cambiaremos el formato dándole aspecto de torta.

En un bol grande incorporamos la harina junto con el azúcar glass, la levadura, el huevo y la leche (a la cual le habremos dado unos segundos de calor en el microondas), mezclamos con ayuda de una espátula hasta integrar todos los ingredientes.

Enharinamos una superficie de trabajo y comenzamos a trabajar la masa, lo haremos durante unos 4-5 minutos utilizando la técnica de plegado.

Una vez transcurrido ese tiempo empezamos a incorporar la mantequilla poco a poco y trabajando bien la masa en cada incorporación.

No añadiremos más mantequilla hasta que la masa no haya absorvido la pequeña cantidad que le hemos incorporado.

Observaremos que la masa es muy resbaladiza y mantecosa, pero iremos domándola a medida que la trabajemos. Una vez incorporada toda la mantequilla, seguimos amasando con la técnica de plegado durante 10 minutos.

Es importante que lo hagáis para desarrollar el glutén y así obtener una masa flexible y muy esponjosa. A medida que trabajéis la masa, notaréis como se vuelve más esponjosa y suave.

Una vez acabo el tiempo de amasado, introduciremos la masa en un bol y cubriremos con un paño. Dejaremos reposar en un lugar cálido durante 2 horas o hasta que haya doblado su tamaño.

Preparamos la bandeja en la que vamos a hornearlos y la forramos con 2 papeles de horno o una silpat y una hoja de papel.

En mi caso he utilizado la segunda opción para garantizarme una base suavemente dorada.

Transcurrido el tiempo de reposo, desgasificaremos suavemente la masa. Estiraremos con ayuda de un rodillo procurando darle forma circular, ha de tener 24 cm de diámetro aproximadamente.

Presionamos ligeramente en la zona central con la yema de los dedos delineando el círculo que vamos a cubrir de crema pastelera.

Disponemos la crema en la superficie del brioche dejando como unos 4 cm de margen hacia el borde. Alisamos con ayuda de una espátula pequeña y dejamos reposar 45 minutos en una zona cálida y libre de corrientes, ya que esto favorecerá nuestro levado.

Precalentamos el horno a 180ºC con ambas placas.

Pintamos el borde con una mezcla de yema de huevo y agua e introducimos en el horno durante 20-22 minutos.

En los últimos minutos vigilaremos el brioche ya que se comenzará a dorarse y es probable que lo tengamos que cubrir con papel de aluminio durante los 4 últimos minutos de horneado para evitar que se dore en exceso.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Preparamos nuestro brioche.

Disponemos mermelada de moras al gusto sobre la crema pastelera y decoramos con los kumquats confitados…poco que decir acerca de esta receta porque a cada bocado te roba las palabras.

Solo tenéis que disfrutar y disfrutar mucho, sin olvidar acompañarlo de un buen café o té. Deseamos que os guste.

Buen provecho!!







Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

14 ComentariosDeja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *