Curso de pan casero
Pastel de batata y chocolate

Seguimos ampliando recetario de invierno con productos de temporada ideales para combatir el frío.

Hoy os traigo un pastel con dos ingredientes que nos colmarán de energía y entusiasmo, no solo por su capacidad calorífica sino porque la unión de ambos sabores es un auténtico descubrimiento para los sentidos. El relleno tiene dos protagonistas, la batata y el chocolate.

La batata, también conocida como boniato, chaco, papa dulce o camote es un tubérculo comestible que proviene de América, como la patata. Ha sido domesticada y cultivada desde hace 8000 años en Perú.


Se han hallado representaciones de batata en numerosos ceramios precolombinos y restos de las raíces tuberosas en algunas tumbas. Su llegada a  Europa fue en el S. XVI y a partir de ahí se difundió rápidamente por todo el mundo.

Existen muchas variedades aunque las más consumidas son la blanca, la anaranjada y la morada. Muy rica en almidón, vitaminas, fibra  y minerales, sobretodo destacando su alto contenido en potasio. Es más energética que la patata y gran portadora de provitamina A, betacaroteno.
El color de su raíz nos indica la cantidad de betacaroteno que posee, cuanto más anaranjada más rica es en esta vitamina. Las batatas con estas características son muy utilizadas en Asia y África para reducir la carencia de vitamina A en los niños.

Su bajo contenido en lípidos y su gran proporción de proteínas y antioxidantes, hacen de esta raíz un alimento muy recomendado para su consumo habitual ya que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiacas o diabetes.

Pero, ¿qué es una tarta sin una buena base?. Para la receta que os traigo hoy he utilizado una gama de galletas que ha sacado Gerblé, deliciosas, sanas y exquisitas! Gracias a la maravillosa caja de Degustabox de este mes he podido conocerlas y disfrutar de ellas junto con otros productos fantásticos.

¿Qué aún no te has enterado como obtener sus productos? Es muy sencillo, su equipo prepara cada mes una caja llena de novedosos productos de primeras marcas, inscribiéndote en su web tendrás cada mes en tu casa una caja con sorprendentes productos. Que mejor manera de disfrutar y conocer nuevos ingredientes para compartir con tu familia recibiéndolos  en la puerta de tu casa.

Puedes acceder a ella por solo 14,99€/gastos de envío incluidos, pero si decides acceder desde aquí solo tendrás que introducir el código “Nov999″ y podréis obtenerla por 9,99€/gastos de envío incluidos.

Una manera fácil, cómoda y diferente de disfrutar nuevos productos en casa. Hoy nos quedamos con esta opción dulce, sana y deliciosa. Espero que os guste y os animéis con ella!

Saludos,
Mrs Hudson.

INGREDIENTES PARA UN PASTEL DE 26 CM DE DIÁMETRO:

PARA LA BASE:

  • 135 g de galletas de Gerblé cacao y coco con sirope de Agave (1 caja)
  • 100 g de coco rallado
  • 125 g de mantequilla fundida

PARA EL RELLENO:

  • 400 g de puré de batata
  • 150 g de chocolate Valor negro Postres 70%
  • 2 huevos L
  • 95 g de azúcar granulado
  • 150 g de créme fraîche
  • 1 cucharadita de canela (1 Tsp)
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo (1 Tsp)
  • 1/2 cucharadita de pimienta de Jamaica (1/2 Tsp)
  • 1/4 de cucharadita de sal (1/4)

PARA LA CREMA DE COCO:

  • 200 g de créme fraîche
  • 100 g de leche de coco
  • 100 g de azúcar glass

ELABORACIÓN:

Comenzamos preparando el puré de batata.

En una olla mediana incorporamos las batatas con agua hasta casi cubrirlas, colocamos a calor medio y dejamos cocer hasta que estén tiernas.

Lo comprobaremos con un tenedor antes de sacarlas.

Retiramos del calor, sacamos dela gua y dejamos enfriar hasta poder manipularlas.

Pelamos las batatas e introducimos en un procesador de alimentos o en el vaso de una batidora. Trituramos hasta obtener un puré suave, reservamos.

Preparamos la base de la tarta.

Fundimos la mantequilla, reservamos.

En un procesador de alimentos incorporamos las galletas y trituramos hasta obtener una miga fina.

Pasamos a un bol e incorporamos el coco rallado, mezclamos ligeramente. Añadimos la mantequilla fundida y mezclamos de nuevo con ayuda de una cuchara hasta obtener una mezcla ligeramente compacta.

Procedemos a cubrir el molde con la mezcla, presionaremos bien para compactarla y formar una base homogénea. Para conseguir que la base tenga el mismo grosor, podemos ayudarnos de un vaso o ramequin para alisar la superficie.

Introducimos en el frigorífico mientras preparamos el relleno.

Precalentamos el horno a 180ºC con ambas placas.

Fundimos el chocolate, reservamos.

En un bol incorporamos el puré de batata junto con los huevos, el azúcar, la sal y las especias. Mezclamos con ayuda de unas varillas hasta homogeneizar completamente.

Añadimos la créme fraîche y volvemos a mezclar hasta incorporar completamente.

Finalmente incorporamos el chocolate que teníamos reservado y volvemos a mezclar hasta incorporar todos los ingredientes.

Observaréis que tiene una textura un poco densa.

Sacamos el molde con la base que teníamos en el frigorífico y vertimos la mezcla sobre el, nos ayudaremos de una pala para cubrir bien todo e interior procurando dejarla lo más uniforme posible.

Introducimos en el horno en la posición intermedia durante 40 minutos.

Observaréis que el relleno toma un poco de volumen por toda la superficie, eso nos indicará que está lista.

Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente antes de introducirla en el frigorífico.

Os recomiendo dejarla reposar durante toda la noche en el frigorífico.

Preparamos la crema de coco.

En un bol amplio incorporamos la créme fraîche junto con la leche de coco y el azúcar glass.

Al añadir la leche de coco solo incorporamos la parte sólida, no la parte líquida. No debéis mezclar una con otra, solo coger con una cuchara el sólido.

Comenzamos a batir con las varillas como si fuésemos a montar nata. Iremos incrementando gradualmente la velocidad de las varillas a medida que observemos que comienza a tomar cuerpo sin llegar al último punto de velocidad.

Por ejemplo, si nuestra batidora de mano tiene 5 velocidades no sobrepasaremos la posición 4.

Al principio la mezcla se volverá muy líquida, perdiendo el poco cuerpo que tenía. No pasa nada, vosotros seguir montando y a medida que vaya tomando aire comenzará a tomar cuerpo.

Una vez tengamos nuestra crema lista, sacamos la tarta del frío y disponemos en el centro con ayuda de una espátula.

Si no queremos tomarla muy fría podemos sacarla un rato antes de consumirla y dejar la crema preparada en el frío para poder montarla justo antes de servir.

Una tarta ideal para acompañar un café a media tarde y disfrutar acompañados de un buen libro y una manta. Espero que os guste y os animéis con ella.

¡¡Buen provecho!!








Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

4 ComentariosDeja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *