CAPÍTULO   4 

Seguimos compartiendo dulces secretos guardados durante años. En esta ocasión el toca el turno a un clásico entre los clásicos, galletas de almendra con aromas cítricos.

Un dulce que lleva el origen de su aparición a la época romana, pero en aquel momento no encontrábamos tanta variedad como podemos disfrutar hoy en día, tanto en formas como ingredientes. Ellos hacían unas obleas finas, planas, duras y “doblemente cocidas”.
Apareció en Roma alrededor del S. III a.C.  como si se tratase de un bizcocho muy fino, “bis coctum” en latín, literalmente “dos veces cocido”, haciendo alusión a su escasa humedad en comparación al pan o un bizcocho.
Para ablandarlas, los romanos solían mojarlas en vino.

Esta misma característica, es la que daría lugar más adelante a la denominación onomatopéyica en inglés antiguo “craken”, haciendo referencia a su característico sonido crujiente.
Más adelante daría lugar a lo que hoy en día conocemos como “craker”.
A pesar de no satisfacer plenamente a los más golosos, tuvieron una gran aceptación debido a su fácil conservación en los hogares.

No se convirtió en un objetivo culinario hasta después de la Edad Media.

A partir de ese momento, surgieron ideas, creaciones, dando lugar a la inmensa variedad que hoy en día podemos degustar.
La galleta de almendra concretamente, es un tipo de pastel chino, uno de los dulces más comunes de Hong Kong, las cuales podemos encontrarlas rellenas o sin rellenar.
Como todas las creaciones del mundo de la repostería, estas cambian, se adaptan, se re-inventan…dando lugar a verdaderas maravillas como las que hoy podemos saborear.

De textura tierna, cítrica, con un cuerpo ligeramente desmigable a cada bocado y un sabor realmente excepcional.
Sencillas y perfectas para acompañar un delicioso té.

¿Queréis tomar asiento?

Continue reading


Buenas tardes apreciad@s lectores,  hoy traigo algo diferente.
He pensado en ampliar la variedad de recetas a ofreceros, no tenía nada referente a bebidas y creo que con la llegada del calor estaría genial inaugurar un apartado. Por lo que la primera receta que tengo el honor de traeros es este exquisito y sabroso té.
El té Chai o Masala Chai, como lo denominan en su lugar de origen sur de la India, es una mezcla de especias y té como indica su propio nombre, ya que masala significa mezcla y chai .
Sus ingredientes son muy beneficiosos para nuestro organismo ya que es una infusión digestiva (gracias al cardamomo, anís, pimienta de jamaica y jengibre), anti-inflamatorio (jengibre, clavo), anti-oxidante (jengibre), relajante (canela, clavo), estimulante del sistema nervioso y previene problemas cardiovasculares y respiratorios.
Casi podríamos decir que es una fuente de salud! Su elaboración suele variar dependiendo de quien lo prepare, pero sus principales especias son las que os muestro a continuación.
Hay variantes con té verde, aunque para mi gusto es muy amargo. Así aquí os dejo lo que podría ser la receta de la eterna juventud!
Buena tarde de sábado entre sorbos de té.

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading