Sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo

Sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo

Eva 11 febrero, 2019
This post is also available in English

Hoy voy a daros un poco de tregua con los dulces y os dejo una receta más ligera y saludable. A ver, a mi me encantan los dulces, tanto hacerlos ¡como comerlos! Pero también es cierto que en casa hago muchas más elaboraciones y la de hoy es una de las últimas «innovaciones» que he probado. Sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo.

Estoy muy contenta porque he conseguido enganchar a mi hijo a este tipo de sabores. De hecho, a día de hoy, su comida preferida es el ramen. Me ha llegado a decir que puedo ponerlo todos los días si quiero, jajaja. La verdad que me alegra que le gusten este tipo de platos con sabores más potentes y diferentes. Además, esto me permite ampliar y probar muchas recetas en casa que pasan a formar parte del menú diario.

Habas mungo.

Las habas mungo también conocidas como judías mungo son un tipo de legumbre que se cultivó por primera vez en la India hace más de 5000 años. Es probable que también la encontréis denominada como soja verde, aunque nada tiene que ver con ella. Lo único que ambas tiene en común es su alto porcentaje en proteínas. De hecho, esta legumbre destaca por ser la que mayor aporte proteico aporta después de la soja.

Es rica en hidratos de carbono complejos, fibra y baja en grasas. Es una fuente de hierro, magnesio, fósforo, ácido fólico y vitaminas del grupo B. Nos ayuda en el funcionamiento de nuestro metabolismo, en la producción de energía y mantenimiento del sistema inmunitario.

Esta legumbre es muy utilizada en la cocina oriental. En la India se suele utilizar para elaborar dahl, dosas o para hacer una variedad de vermicelli. En mi blog os he dejado alguna receta con vermicelli de haba mungo como estos rollos vietnamitas, vermicelli con feta marinado y yogur de wasabi o estos wraps de lechuga con vermicelli, mango y salsa hoisin-sriracha.

A la hora de cocinar las habas no las dejé en remojo durante la noche anterior. No lo he hecho porque el tiempo de cocción que necesitan es muy bajo, de hecho en el propio envase detallan que no es necesario. Pero, si decidís hacerlo, debéis reducir el tiempo de cocción a 20 minutos, más o menos. Observarlas para que el resultado sea un haba tierna y no una pasta.

Dando forma a la sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo.

No sabría decir como llevo a cabo este tipo de recetas. Es cierto que siempre tengo en mente una base y, a partir de ahí, comienzo a incorporar ingredientes.

En esta ocasión sabía que iba a elaborar una sopa con pimiento rojo asado, pasta de miso y habas mungo con un caldo base de dashi. El resto vino todo rodado en el momento.

Sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo

Siempre que hago cremas o sopas, primero preparo un pochado de cebolla, ajo y alguna especia. En esta ocasión, mientras revisaba el armario de especias (tengo uno bastante grande), decidí utilizar cilantro en grano, citronella seca y amchoor (mango verde en polvo). Al incorporar amchoor, pensé que el mango preciosísimo que tenía el frutero, le aportaría a la sopa un punto dulce y muy peculiar que además potenciaría su sabor.

Como mi base era un caldo dashi y pasta de miso, mire mis salsas, y opté por la salsa Oyster, salsa sriracha, tamari y la pasta de tamarindo y dátiles. Esta última da un sabor cítrico maravilloso gracias al tamarindo unido al dulzor del dátil.

Un dato sobre la salsa sriracha. En mi caso utilizo la que yo hago fermentada. Su sabor es «ultramegasuper» picante, con una cucharadita tengo más que suficiente. Pero en caso de que utilicéis esta salsa comprada, es probable que tengáis que añadir más hasta lograr el sabor picante deseado.

La verdad que el conjunto de todos los ingredientes, a pesar de resultar muy peculiar, es absolutamente maravilloso. De esas cosas que no puedes dejar de comer porque tiene un sabor adictivo! 😉

Sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo

Ingredientes para 6-8 raciones

PARA LA SOPA:

  • 780 g de caldo dashi (receta en el enlace)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo grandes
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de cilantro en grano
  • 1 cucharadita de citronella seca
  • 1 cucharadita de amchoor
  • 3 pimientos rojos asados y sin piel, 325 g
  • 1 mango grande maduro
  • 4 cucharaditas de tamari o salsa de soja
  • 2 cucharaditas de salsa de tamarindo y dátiles (uso la de la marca Natco)
  • 2 cucharaditas de salsa Oyster
  • 80 g de pasta de miso blanco
  • 1 cucharadita de salsa Sriracha casera fermentada (receta en el enlace)
  • 2 hojas de lima kefir
  • sal para rectificar

PARA LAS HABAS MUNGO (4 raciones):

  • 100 g de habas mungo sin remojar
  • agua, en bastante cantidad

PARA DECORAR:

  • escarola
  • cilantro fresco picado
  • albahaca fresca
  • tomates cherry deshidratados en aceite con romero (los hago en casa)
  • un chorrito de aceite de oliva

Elaboración

Cocinamos las habas mungo.
  1. Llenamos una olla mediana con suficiente agua como para que las habas se cocinen  bien.
  2. Colocamos a calor medio alto y dejamos hasta que llegue a ebullición.
  3. En ese momento, reducimos a calor medio y añadimos las habas.
  4. Cocinamos durante 30-35 minutos. Debemos tener cuidado con la cocción de esta legumbre, si el agua tiene una ebullición muy fuerte o nos excedemos de tiempo, obtendremos una pasta.
  5. Una vez que tengamos las habas listas, disponemos en un colador y reservamos.
Preparamos la sopa.
  1. En una olla amplia y con fondo vertemos el aceite y colocamos a calor medio bajo.
  2. Añadimos la cebolla troceada junto con el cilantro en grano. Cocinamos durante 15 minutos, adquirirá una tonalidad semitransparente.
  3. Añadimos la citronella junto con el ajo picado y pochamos durante 5 minutos más.
  4. Incorporamos las salsas junto con las especias, removemos y cocinamos durante 1 minuto.
  5. Añadimos el caldo junto con el pimiento asado troceado y el mango cortado en trozos.  Subimos la temperatura hasta que llegue a ebullición y, en ese momento, reducimos a calor medio bajo. Cocinamos durante 5 minutos más.
  6. Retiramos del calor y procesamos con una batidora de mano o bien vertiendo el contenido dentro de un vaso batidor.
  7. Colocamos de nuevo al calor. Añadimos la pasta de miso junto con las hojas de lima kefir y cocinamos a calor durante 30-35 minutos a calor medio bajo removiendo de vez en cuando. Mantendremos la sopa con la tapadera ligeramente puesta.
  8. Retiramos del calor y dejamos reposar durante 10 minutos.
Servimos la sopa.
  1. Si lo deseáis, podéis colar la sopa. En mi caso me gusta servirla directamente. Si el procesador o batidora que tenéis es potente, no será necesario.
  2. Repartimos la sopa en cuencos o platos individuales.
  3. Disponemos sobre ella la cantidad de habas que deseéis.
  4. Decoramos con escarola, cilantro picado, albahaca fresca y unos tomates cherry deshidratados en aceite con romero.
  5. Disponemos un chorrito de aceite de oliva sobre la superficie y servimos.
    Sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo

Notas

  • El haba mungo no requiere remojo antes de su cocción. Pero si decidís hacerlo, reducir el tiempo de cocción final.
  • Os recomiendo asar los pimientos en casa, considero que el sabor de los comprados y envasados no tiene nada que ver. Pero haced lo que os resulte más sencillo y se ajuste a vuestras necesidades.
  • El mango debe estar maduro, pero no pasado. Es importante que tenga buen sabor.
  • Si no os gusta el caldo dashi, podéis sustituirlo por un caldo de verduras casero.
  • Todas las salsas son acorde a mis gustos personales. En caso de que alguna no os guste, omitidla o sustituirla por otra que os guste más.
  • Si no encontráis la pasta de tamarindo y dátiles, utilizad 2-3 tamarindos frescos y 2 dátiles medjool en su lugar. Añadidlos al mismo tiempo de verter el caldo para después de cocinarlos, procesarlos.
  • Todos los aderezos para el topping son facultativos. Utilizad los que más os gusten.
  • Podemos conservar la sopa durante 2 días en el frigorífico o bien en el congelador durante 1 mes.
    Sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo

Esta sopa de mango, pimiento rojo y miso con habas mungo es absolutamente adictiva. El conjunto de sabores es sensacional, no puedes dejar de disfrutar una cucharada tras otra. De hecho es un tipo de sopa que se puede consumir tanto caliente como fría, la he probado de ambas formas y está muy buena servida de un modo u otro.

Además de servirlas con habas mungo, podéis hacerlo con cualquier otra legumbre que os guste, incluso bulgur o quinoa. Combinando ambas texturas se obtiene un resultado muy agradable además de muy nutritivo.

Las hierbas aromáticas junto con los tomates cherry deshidratados en aceite dan un toque crujiente, aromático y refrescante. Sin duda es una sopa con un potente sabor que os enganchará.

¡Os deseo un maravilloso comienzo de semana!

Un abrazo,
Eva

Este post contiene enlaces afiliados.

Archivado en

relacionadas.

Comentarios