Ramen picante con miso

Ramen picante con miso

Eva 6 mayo, 2019
This post is also available in English

Sé que el ramen es un plato que consumimos normalmente cuando hace frío. Pero antes de que llegue el calor de verdad, podemos seguir disfrutando de esta maravillosa elaboración con esa combinación de sabores tan adictiva. En casa nos gusta mucho y es una de esas recetas que preparo todas las semanas. Religiosamente. Hago muchas variantes al igual que elaboraciones más o menos complicadas, pero la que hoy comparto con vosotros es una de las que más suelo hacer. Ramen picante con miso.

Es cierto que no es de la variedad de ramen más complicada o elaborada. Si profundizamos más en esta receta, encontraremos procesos mucho más largos, pero que también nos dejarán mejores resultados. Prometo traer muchas más versiones, pero igual ya las preferís pasado el verano y entrando el otoño, jajaja. La receta de hoy, es mucho más sencilla, pero os puedo asegurar que el resultado es absolutamente maravilloso.

La receta que os dejo para hacer la pasta de miso picante está basada en la maravillosa receta de Mandy de Lady & Pups.

Ramen picante con miso.

Para elaborar nuestro ramen, lo primero que tendremos que hacer será elaborar un buen caldo base. En mi caso, casi siempre, utilizo un caldo Dashi. Este caldo se elabora con alga konbu y katsuobushi, en este post os cuento cómo hacerlo en casa.

Después potenciaremos su sabor con una pasta que prepararemos en casa con miso blanco, miso rojo, jengibre, cebolla, ajo, mirin, pasta Toban-Djan, entre otros ingredientes. Este será el elemento clave para lograr un caldo que nos garantice obtener un ramen con mucho sabor. No os preocupéis si alguno de los ingredientes no os gusta, porque siempre podréis omitirlo o sustituirlo.

Ramen picante con miso

Una vez que tengamos nuestro caldo y la pasta de miso picante, ya solo tendremos que elegir la variedad de noodles que más nos gusten al igual que los ingredientes con los que vamos a servirlo. En este último caso sí que os puedo decir que cada vez que los preparo elijo ingredientes o combinaciones de ingredientes diferentes.

Aderezando el ramen picante con miso.

A mi hijo, por ejemplo, le gustan las cosas sencillas. Noodles, caldo y mucho cebollino picado. Esa es su combinación preferida y pocas veces puedes sacarle de ahí… A mi pareja le pasa algo similar. El añade las setas shiitake, omite el cebollino y no le parece mal acompañarlo con carne o huevos. Pero poco más.

En mi caso soy mucho más receptiva a la hora de añadir ingredientes. Todo me parece bien, jajaja.

Me encanta añadir shiitake (siempre), cebollino, ajetes, brotes de soja frescos (esto me vuelve loca, ese toque crujiente me fascina), carne, huevos, daikon, pak choy, otros tipos de setas como shimeji… Todo me parece bien. De hecho me gusta variar con lo que lo acompaño de modo que no sea siempre la misma manera de presentarlo.

Lo que más me gusta es encontrar contraste de texturas, por eso os aconsejo añadir algún ingrediente en crudo como daikon en tiras, brotes de soja o incluso alguna tempura.

Si os gusta el tofu, que a mí no me va demasiado, hace tiempo os dejé en el blog un ramen picante con tofu. Os lo comento porque igual os apetece añadir como ingrediente el tofu salteado para aquellos que sí os guste. Es que no sé porqué, su textura… no termina de convencerme. Me da cosilla.

Ramen picante con miso

Ingredientes para 2 raciones

PARA LA PASTA DE MISO PICANTE:

  • 65 g de miso rojo*
  • 130 g de miso blanco
  • 2 cucharadas de pasta Toban-Djan ó 1-2 g de Sriracha  (si quieres hacerla casera mira este post)
  • 6 dientes de ajo grandes troceados
  • 40 g de jengibre fresco, pelado
  • 3 cucharadas de mirin
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 2 cucharadas de tahini

* Utilizo este

PARA EL RAMEN:

  • 600 g de caldo Dashi (receta en el enlace)
  • 6 setas Shiitake frescas
  • 3-4 cucharadas de pasta de miso picante (probar y ajustar)
  • 120 g de leche de coco con alto contenido graso
  • 90 g de noodles secos
  • 2 huevos L
  • 4 ajetes cortados al bies
  • sésamo tostado
  • algas nori
  • daikon cortado en tiras
  • 2 pak choy
  • aceite de sésamo
  • una pizca de schichimi togarashi

Elaboración

Preparamos la pasta de miso.
  1. En un procesador de alimentos añadimos todos los ingredientes y procesamos hasta obtener una pasta homogénea.
  2. Vertemos en un recipiente hermético y reservamos en el frío hasta el momento de su uso.
Preparamos el caldo de ramen.
  1. En una cacerola mediana añadimos el caldo junto con las shiitake, lavadas y enteras.
  2. Colocamos a calor alto y dejamos que rompa a hervir, en ese momento reducimos a calor medio bajo y dejamos en una cocción suave durante 20 minutos.
  3. Incorporamos la pasta de miso y dejamos a calor bajo durante 5 minutos.
  4. Retiramos del calor, añadimos la leche de coco, removemos bien y dejamos reposar la sopa tapada durante 10 minutos.
Mientras, preparamos los huevos para el ramen.
  1. Colocamos los huevos en un cazo con agua a calor alto.
  2. Una vez que el agua rompa a hervir, reducimos rápidamente a calor bajo y dejamos durante 7 minutos.
  3. Retiramos del calor y pasamos por agua muy fría o bien introducimos en un bol con agua y hielo.
  4. Dejamos reposar durante unos minutos.
Cocinamos el pak choy.
  1. Preparamos una olla mediana, llenamos de agua y colocamos a calor alto. Dejamos hasta que llegue a ebullición.
  2. Preparamos un bol con agua fría y hielo, lo usaremos para introducir las verduras al salir del agua hirviendo y cortar la cocción. Reservamos.
  3. Una vez que el agua llegue a ebullición, introducimos el pak choy en la cacerola y dejamos durante 1 minutos.
  4. Pasado este tiempo sacamos, con ayuda de un escurridor, e introducimos en el bol de agua con hielos. Dejamos durante 2 minutos. Sacamos, escurrimos bien y reservamos en un plato.
Preparamos los noodles.
  1. Llenamos una cacerola mediana con agua, colocamos a calor medio alto y dejamos hasta que llegue a ebullición.
  2. Una vez que rompa a hervir, retiramos del calor e introducimos los noodles. Dejamos durante 4 minutos.
  3. Escurrimos y reservamos.
Servimos el ramen picante con miso.
  1. Retiramos la cáscara de los huevos con cuidado, lavamos con agua para retirar posibles trozos adheridos.
  2. Repartimos los noodles en dos cuencos.
  3. Colamos el caldo de ramen, reservando las shiitake, y servimos sobre los noodles.
  4. Decoramos con los ajetes troceados, sésamo, setas shiitake, el pak choy, tiras de daikon fresco, rectángulos de algas nori, schichimi togarashi y una cucharadita de aceite de sésamo.
  5. Terminamos cortando el huevo, colocamos sobre el ramen y servimos enseguida.
    Ramen picante con miso

Notas

  • Si no os gusta el picante, podéis hacer esta variedad de ramen omitiendo la pasta picante.
  • Procurad que la sopa no hierva en el momento que añadimos la pasta de miso, de ese modo mantendremos todos sus beneficios además del sabor.
  • He utilizado setas shiitake frescas, pero podéis usarla deshidratadas. Estas últimas aportan mucho más sabor que las frescas. En mi caso siempre las deshidrato en casa, en este post os cuento cómo hacerlo.
  • Si no os gusta el pak choy, podéis usar otros elementos como brotes de soja, otras variedades de setas...
  • Utilizad la variedad de noodles que más os gusten o tengáis a mano.
  • No necesitamos añadir sal porque el miso es bastante salado de por sí.
  • Las algas se pueden utilizar o no a la hora de servir el ramen. A mí me encantan, pero por ejemplo en mi casa no les suele gustar de este modo (pero si en rollitos, onigiriu onigirazu).
  • Normalmente el ramen suele servirse con algo de carne, pero en mi casa lo prefieren de este modo. Ya sabéis que podéis ajustar la receta a vuestros gustos personales.
  • Os sobrará pasta de miso, pero no pasa nada. Se puede refrigerar durante 4-5 días sin problemas.
    Ramen picante con miso

Si os gusta el ramen, entonces no dejéis de probar esta versión que hoy os dejo de Ramen picante con miso. Os aseguro que es realmente adictiva, tiene algo que no permite que dejes de tomar una cucharada tras otra acompañando con noodles, verduras...

Ya os digo que en casa, a pesar de que ya va llegando el calor, la seguimos tomando. Nos gusta mucho y creo que cuando algo se disfruta tanto, ¡no hay calor que no se pueda soportar! jajaja.

¡Os deseo que tengáis un maravilloso comienzo de semana!

Un abrazo,
Eva

Este post contiene enlaces afiliados

Archivado en

relacionadas.

Comentarios