¿A cuántos de vosotros os gusta la mousse? Estoy segura que si no a todos, a la inmensa mayoría. Quizás algunos no la consumáis porque llevéis a cabo una dieta vegana, no podáis consumir lácteos… En ese caso os traigo una solución que os aseguro os va a encantar, una mousse de aguacate y chocolate con algodón de azúcar.

Igual pensaréis que no se puede lograr una textura como la de la mousse original, ciertamente no podemos obtener ese bocado aireado, con su característico crujiente al introducir la cuchara… pero sí podemos lograr una suavidad, cremosidad y sabor extraordinarios que nos recuerda, muy cercanamente, a la mousse tradicional. El aguacate nos permite dar esa untuosidad tan agradable al paladar que junto con el sabor intenso del chocolate, las especias, aromas y el azúcar de caña, logran un conjunto inmejorable.

La mousse es una elaboración de origen francés cuya base principal es la clara de huevo montada a punto de nieve o nata montada, ambas son las responsables de conseguir una consistencia esponjosa. La primera referencia escrita de la mousse aparece en un recetario del año 1755, “Les soupers de la cour” del cocinero francés Menon. Hablaba sobre tres variedades de mousse; café, chocolate y azafrán, que se presentaban en pequeños vasos de plata o cristal. Se dejaban colocados alrededor de dos horas sobre un recipiente de hojalata con hielo para mantenerlos fríos.

Viendo la descripción de la elaboración podríamos decir que es una “falsa mousse” dado que no lleva ninguno de los dos elementos principales que necesitamos para hacerla. Gracias al aguacate conseguiremos suplir estos ingredientes y lograr un resultado realmente sorprendente, por no hablar de lo saludable que es a diferencia de la tradicional… de estas ¡nos podremos comer dos en lugar de una!

Para presentarlo podremos optar por vasitos, tazitas, mini cocottes… o estos pequeños vasitos de chocolate que no solo sirven de recipiente sino que además nos podemos comer. Es sentarnos a disfrutar y no dejar ni huella de la prueba del delito 😉

Finalmente os dejo dos opciones para decorar la mousse de aguacate; unas frambuesas congeladas (que bien pueden ser moras, arándanos, fresas…) y/o un “falso algodón de azúcar”. Si es que… ¡hoy nada parece lo que es! He de reconocer que la primera vez que vi cómo hacer este algodón de azúcar me quedé fascinada… tan llamativo y tan fácil, además de ser delicado a la hora de disfrutarlo. El acompañante perfecto para esta mousse.

Si queréis daros un capricho, sin duda, este es vuestro postre de hoy 😉

Mousse de aguacate y chocolate con algodón de azúcar

 

INGREDIENTES PARA 6 MOUSSE DE AGUACATE Y CHOCOLATE:

PARA LOS VASITOS DE CHOCOLATE:

  • 100 g de chocolate 70%

PARA LA MOUSSE DE AGUACATE Y CHOCOLATE:

  • 2 aguacates medianos maduros (sin hueso y sin piel pesará alrededor de 320 g.)
  • 60 g de chocolate negro 70%
  • 70 g de leche de coco
  • 22 g de cacao en polvo
  • 60 g de azúcar moreno integral de caña Sidul
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • pimienta rosa molida al gusto
  • una pizca de sal

PARA EL ALGODÓN DE AZÚCAR:

  • 288 g de azúcar blanco Sidul
  • 100 g de agua
  • 100 g de corn syrup
  • 1/8 de cucharadita de colorante en pasta Claret

PARA DECORAR:

  • frambuesas congeladas

ELABORACIÓN:

Preparamos los vasitos de chocolate.

Para dar forma a los vasitos de chocolate he utilizado un molde de muffins de silicona o bien moldes no muy grandes, con esta forma o similar, de silicona para que nos resulte fácil el desmoldado de estos.

Fundimos los 100 g de chocolate, para ello disponemos un cazo con agua (dos dedos será suficiente) y colocamos a calor medio bajo. En un bol resistente al calor añadimos el chocolate troceado y colocamos sobre el cazo para fundirlo al baño maría removiendo de vez en cuando.

Una vez que esté fundido, retiramos del calor y dejamos templar 2 minutos. Vertemos una pequeña cantidad de chocolate en cada molde y, cogiéndolo con ambas manos, comenzamos a girarlo para recubrir tanto la base como los laterales. Colocamos boca abajo para favorecer que escurra el exceso (si es que lo hubiera) e introducimos en el frigorífico para que endurezca. Lo dejaremos alrededor de 1 hora.

Preparamos la mousse de aguacate y chocolate.

Para endulzar la mousse he utilizado azúcar moreno de caña Sidul, es una variedad de azúcar no refinado que se extrae de la decocción del jugo de caña. Siempre que la receta me lo permite prefiero añadir azúcares de este tipo que son más saludables que cualquier otro producto refinado, además que aportan un sabor más intenso y aromático a nuestras elaboraciones dejando un resultado final mucho más atractivo. Puesto que su textura es más gruesa y granulosa, integraremos este ingrediente con el chocolate fundido para favorecer que se desintegre perfectamente.

Fundimos el chocolate, para ello disponemos un cazo con agua (dos dedos será suficiente) y colocamos a calor medio bajo. En un bol resistente al calor añadimos el chocolate troceado y colocamos sobre el cazo para fundirlo al baño maría removiendo de vez en cuando. Una vez que esté fundido retiramos del calor y añadimos el azúcar moreno Sidul, de este modo favorecemos que se integre perfectamente en la mousse final. Reservamos.

En un procesador de alimentos añadimos el aguacate junto con el cacao en polvo, la leche de coco, el azúcar moreno Sidul, la vainilla y trituramos. Incorporamos el chocolate fundido junto con una pizca de sal y la pimienta rosa y volvemos a procesar.

La mezcla será algo densa de modo que para terminar de combinar los ingredientes, lo ideal, será verter la mezcla en un bol y removerla. Introducimos la mousse de aguacate y chocolate en una manga pastelera con una boquilla de 2 cm y rellenamos los vasitos.

Introducimos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Preparamos el algodón de azúcar.

Para elaborarlo necesitaremos un termómetro digital o de azúcar ya que tendremos que conocer su temperatura en dos momentos en concreto.

Una vez que tengamos hecho el caramelo tendremos que crear hilos para dar forma al algodón de azúcar. Para llevarlo a cabo he hecho lo mismo que Heather, utilizar unas varillas manuales cortadas. No es necesario romper unas varillas buenas, en Ikea podéis encontrarlas por 1€ y son perfectas para llevar a cabo esta elaboración.

Tendréis que cortar la base, por la zona más curva, con unos alicates. Las varillas tenderán a cerrarse, no pasa nada, una vez que estén cortadas podréis abrirlas con las manos y colocarlas en la posición que deseéis. Este proceso podría llevarse a cabo con un par de tenedores también, puesto que nuestra finalidad es crear muchos hilos/hebras de azúcar.

Preparamos el caramelo rosa.

En esta ocasión he usado otra de las variedades que Sidul nos ofrece, que son ¡muchas!, el tradicional azúcar blanco de mesa con cristales de tamaño medio que hacen que sea perfecto para utilizarlo en nuestro día a día. Sobre todo en este tipo de elaboraciones que se requiere el tradicional azúcar de mesa y no se puede sustituir por otra variedad.

En un cazo añadimos el agua junto con el azúcar y el Corn Syrup, colocamos a calor medio y dejamos hasta que alcance los 115ºC. En ese momento añadimos el colorante, podéis remover ligeramente si lo deseáis, y dejamos hasta que alcance los 120ºC.

Retiramos del calor y dejamos que temple durante 2-3 minutos.

Forramos una superficie con papel de horno para disponer los hilos de azúcar. Introducimos las varillas en el caramelo rosa, dejamos escurrir un poco el exceso y movemos sobre el papel para crear los hilos. Repetiremos este proceso tantas veces como sea necesario hasta lograr la cantidad de hebras que deseemos.

En la receta que he seguido comenta que si el caramelo enfría y ya no nos permite crear esas hebras, podemos calentarlo a calor medio bajo para que se vuelva a fundir. Esto no es así, una vez que comienza a endurecer, lo hace muy rápidamente hasta convertirse en una roca. Os recomiendo trabajar de manera rápida con él para evitar tener una roca de caramelo rosa en la cacerola 😉

Terminamos de montar la mousse de aguacate y chocolate.

Para dar forma a los algodones de azúcar cogeremos pequeñas porciones de hebras, procurando tocarlas lo menos posible porque el calor de las manos las funden, y daremos la forma deseada.

Mousse de aguacate y chocolate con algodón de azúcarmousse-3

Sacamos del frío la mousse de aguacate y decoramos con el algodón de azúcar o con frambuesas congeladas, a nuestra elección. servimos inmediatamente.

Un bocado tentador, súper sabroso, suave, cremoso y apto para veganos. Aviso que su textura y sabor sorprenden mucho, os engancharán 😉

¡Buen provecho!

NOTAS:

  • No debemos colocar el algodón de azúcar sobre la mousse hasta el momento de servirla porque la humedad de esta, comienza a fundir las hebras.
  • No debemos colocar las frambuesas congeladas hasta el momento de servir si queremos que mantengan su exterior escarchado.

Fuente: Wikipedia,

Mousse de aguacate y chocolate con algodón de azúcar

 

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

4 ComentariosDeja un comentario

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *