Curso de Introducción al Pan Casero
Dunkin cheesecake

¡Qué bonito es compartir sentimientos con todos aquellos que queremos!  El día de San Valentín es mundialmente conocido por ser el día en que las parejas se hacen muestras de amor dedicando todo su tiempo, regalos, detalles, palabras… para confirmar y corroborar una vez lo que hacemos durante el resto del año.
Porque querer lo hacemos todos los días incluso cuando no tenemos tiempo para demostrarlo o estamos tan ocupados cumpliendo nuestras obligaciones que olvidamos decir “Te quiero” porque pensamos “ya lo saben”, y si es cierto, pero a todos nos gusta oírlo.

Este día surgió gracias a un sacerdote de Roma en el siglo III, San Valentín. Tras la prohibición de Claudio II para realizar celebraciones de matrimonios entre parejas jóvenes ya que pensaba que un joven sin ataduras era mejor soldado. San Valentín consideró este decreto injusto y decidió casar a las parejas de jóvenes enamorados de manera clandestina en contra de lo que consideraba el emperador.

Claudio II mandó encarcelar y ejecutar a San Valentín el día 14 de febrero del año 270.

Este acto no solo debería representar el día del amor sino también el de la amistad, la bondad, la generosidad  y el hecho de dar sin recibir nada a cambio. Múltiples actos unidos por un mismo sentimiento, el cariño.

Y que mejor manera de demostrar lo mucho que nos importa esa persona que nos hace sonreír cada día, que aparece sin nosotros quererlo en medio de nuestros pensamientos, que solo con mirarnos hace que las preocupaciones queden a un segundo plano y que un solo abrazo puedan curarnos de todo mal, que cocinando partiendo desde nuestro amor hacia ella.

Hoy os dejo una tarta de queso muy sencilla, ya sabéis mi amor por este postre, con una base de moras, toques de lima fresca, una base de chocolate y un merengue suave con pimienta rosa coronado por un Dunkin´ de San Valentín… ¡Irresistible!

La idea surgió cuando Dunkin´Coffee se puso en contacto conmigo porque les había encantado mis Pretzels Donuts. Me ofrecieron colaborar con ellos con estos magníficos Dunkins, y claro… ¡como iba a resistirme!
Tan tiernos, esponjosos, con ese olor tan dulce y tanta variedad de rellenos: chocolate blanco, crema bavarian y chocolate negro con avellanas… ¡riquísimos!
Y pensé que sería el broche perfecto para la tarta que os traigo.

Espero que la disfrutéis pero, sobretodo, que compartáis hoy, mañana y siempre todo lo mejor de vosotros con aquellos que queréis.

¡Feliz día de San Valentín!
Mrs Hudson.

INGREDIENTES PARA UN MOLDE DE 20 CM DE DIÁMETRO:

PARA LA BASE DE GALLETA:

  • 165 g de galletas tipo Digestive
  • 20 g de cacao en polvo tipo Valor
  • 60 g de mantequilla fundida sin sal
  • ralladura de una lima mediana

PARA LA CHEESECAKE:

  • 400 g de crema de queso
  • 200 g de créme fraîche
  • 175 g de leche condensada
  • 3 cucharaditas de Maizena (3 Tsp)
  • 3 huevos tamaño L
  • el zumo de una lima mediana
  • 2 y 1/2 cucharadas de pasta de moras (2 y 1/2 Tbsp)

PARA EL MERENGUE:

  • 1 clara de huevo L
  • 1/8 cucharadita de cremor tártaro (1/8 Tsp)
  • 75 g de azúcar granulado
  • 18 g de agua
  • unos granos de pimienta rosa (a nuestro gusto)

ELABORACIÓN:

Preparamos la base de galletas.

Preparamos un molde desmontable de 20 cm de diámetro. Engrasamos y forramos con papel de horno, reservamos.

En un procesador de alimentos incorporamos las galletas y trituramos. Una vez listas añadimos el cacao en polvo y volvemos a triturar.

De este modo incorporaremos rápida y uniformemente el cacao.

Fundimos la mantequilla.

Incorporamos las galletas trituradas en un bol junto con la mantequilla fundida y la ralladura de lima,mezclamos hasta homogeneizar.

Repartimos la mezcla por la base del molde y presionamos para compactar la galleta. Nos ayudaremos de un vaso para conseguir que quede uniforme. Introducimos en el frigorífico hasta el momento que la vayamos a utilizar.

Preparamos el cheesecake.

En el bol de la Kitchen Aid o bien en un bol amplio si vamos a realizarlo a mano, incorporamos la crema de queso junto con la créme fraîche. Mezclamos con las varillas hasta obtener una mezcla suave.

Si lo realizamos a mano nos ayudaremos de unas varillas eléctricas para suavizar la mezcla.

Añadimos la leche condensada y mezclamos de nuevo. Una vez esté completamente integrado añadiremos los huevos de 1 en 1 y mezclaremos hasta incorporar completamente antes de incorporar el siguiente.

Añadimos la Maizena, el zumo de lima recién exprimido y la pasta de moras. Mezclamos de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea.

Antes de volcar la mezcla en el molde aseguraos que no quedan trocitos de queso sin disolverse, de modo que cuando cortemos la tarta no nos encontremos un trocito blanco ;)

Precalentamos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Sacamos el molde del frío, forramos con papel de aluminio (2 ó 3 láminas) por el exterior y reservamos.

Forrar el molde desmontable nos garantiza que al verter el relleno no saldrá durante el horneado por las ranuras.

Vertimos la mezcla en el molde, cubrimos con papel de aluminio la superficie* e introducimos en el horno a media altura durante 2- 2 y 1/4 horas.

* Cubrimos con papel de aluminio durante todo el horneado para evitar que nos pierda color y mantenga el morado hasta el final.

La mejor manera que tenemos para saber que nuestra cheesecake está lista es observar que el centro de esta no está hundido y al mover el molde no tambalea. Cuando está lista observaremos que la cheesecake tiene la superficie nivelada.

Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente. Una vez que esté fría introducimos en el frigorífico durante toda la noche.

Al día siguiente preparamos el merengue a la pimienta rosa.

La elaboración del merengue es la que realizamos para elaborar un merengue italiano, solo que para darle mayor consistencia terminaremos poniéndolo al calor como realizaríamos un merengue suizo.

Aunque si nos resulta demasiado laborioso podemos hacerlo con azúcar granulado y montando directamente en el bol al baño maria, añadiendo el azúcar en 3 veces. El inconveniente que le veo es que al tomar el merengue apreciaremos los granos de azúcar, de la otra manera quedará un merengue suave.

Disponemos un cazo para preparar el almíbar, incorporamos el agua y el azúcar. Ponemos a fuego medio.

Nos sería útil tener un termómetro de cocina, cuando llegue a 118ºC retiramos para incorporar a las claras casi montadas. De no ser así, una vez colocado en el fuego dejaremos transcurrir 2 minutos. Deberemos conseguir el llamado punto de hebra.

¿ Cómo sabremos cuando es así ?, sencillo. Cogeremos un poco previamente con una cuchara y con mucho cuidado con los dedos mojados en agua fría, cogeremos una pequeña parte con ambas yemas y al separarlas ha de quedar como una hebra fina, este es el punto exacto para nuestro almíbar.

Empezamos a montar la clara. Vertimos la clara en un bol que soporte el calor y le añadimos el cremor tártaro (nos ayudará a que monten mejor).

Seguimos batiendo la clara que debe estar casi a punto de montar. Ha de estar firmes.

El almíbar estará listo en lo que tardamos en montar la clara. Quizás terminemos un poco antes, la clara estará tan montada que no bajara en lo que terminamos de tener el almíbar listo.

Incorporamos el almíbar muy poco a poco en la clara montada y batiendo a la vez. Nos quedará un merengue muy brillante.

Añadimos la pimienta rosa (previamente desmenuzada on los dedos) y batimos con las varillas.

Procedemos a poner sobre un cazo con agua para seguir montando al baño maria (el agua no debe llegar a hervir), lo haremos durante 4-5 minutos.

Observaremos que el merengue toma mucho cuerpo y es muy firme. Dejamos reposar 2 minutos antes de decorar la cheesecake.

Para presentar la cheesecake cortaremos la parte exterior con ayuda de un aro. Tras el horneado la parte exterior tomará un color oscuro que nos afeará la presentación. Si no tenéis aros para cortarlo, podéis darle forma cuadrada cortando con un cuchillo ;)

Con ayuda de una espátula disponemos el merengue por la superficie del cheesecake dando la forma que más nos guste. Espolvoreamos con un poco más de pimienta rosa y colocamos un Dunkin´ de corazón.

Ya tendremos listo un delicioso postre para disfrutar en la mejor compañía.
¡Buen provecho!









Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

15 ComentariosDeja un comentario

  • Oooh qué pinta tiene¡¡ y ese dunkin corazón coronando la tarta queda precioso… nunca he usado pimienta rosa, pero después de ver tus pretzels donuts y esta cheesecake.. creo que tendré que probarla jeje.

    Me tiene enamorada ese stand cake, le da a todas tus fotos un toque elegante a la vez que rústico.

    Besitos

    • Muchísimas gracias Yolanda!!
      Si!! anímate que verás como el da un toque diferente que va muy bien con el dulce ;)

      Jajaja gracias! Lo compré en Expotarta en uno de los stands, pero ahora mismo no recuerdo exactamente de quien era… Si consigo hacerlo, te cuento!

      Besos grandes!!

  • Con esas fotos, quién se resiste a esa tarta??? Es que sólo mirarla ya es toda una fiesta.
    las fotos preciosas! Me ha encantado la combinación rústica de la tela de saco, con el stand… y el “mood” general que queda es muy sugerente.
    besos

    • Jajaja muchas gracias Aisha!!
      Me alegra mucho saber que te ha gustado :D

      Pensé que le quedaría bien un aire rústico y campestre combinando con el corazón, le da un aire romántico ;)

      Besos muy grandes!!!

  • Con la boca abierta me he quedado Eva, de verdad, qué pasada de cheesecake, que geniales todos los contrastes, la lima en la base, las moras, la pimienta en el merengue… Espectacular, mira que tienes recetas que me gustan, pero creo que esta está llegando al primer puesto. Un beso guapa.
    Monie

    • Muchísimas gracias Monie!!
      Me alegra mucho que te haya gustado la combinación :D
      Ya sabes que siempre tengo que estar probando diferentes sabores para ver con quien casan mejor! Jajaja, muchas gracias!

      Besos muy grandes!!

    • Mil gracias Helena!!
      ¿Sabes una cosa? A mí me pasó igual, por eso decidí ir tomando un trocito de cada cosa a cada cucharada… costaba decidirse ;)

      Feliz miércoles!!!

      Besos grandes!!

  • Hola Mhs.Hudson, me encanta Siempre la presentacion en sus Postres, se ven muy tantadores al Paladar!!!! Gracias por compartir sus Recetas y Esperiencias,…. Tengo unas dudas, la crema de queso la puedo substitution por Crema Fhiladelhia, la Creme Fraiche podria ser Mantequilla???? La pasta de Moras es la pasta de color comestible, la. que utilisamos para darcolor En la reposteria, Y por ultimo Pimienta rosa no tengo idea ,,, Es un ingrediente que nunca e. usado,, es pararecida a la pienta negra que usamos en la comida Salada, Gracias, por contestar. mis dudas, Saludos Elsy..

    • Buenos días Elsy!!
      Muchísimas gracias!!! Me alegra mucho saber que te gustan, yo estoy encantada de poder compartirlas con vosotros ;)
      Vamos con tus dudas: la crema Philadelphia es crema de queso, solo que la nombro de este modo sin dar marcas pero te vale perfectamente :D, la créme fraîche es un tipo de nata con más porcentaje de grasa y más densa, en tal caso sustitúyela por una nata líquida para montar con el porcentaje más elevado en grasa que tengas disponible, la pasta de moras es una pasta natural cuando me dices si es para dar color en repostería no se si te refieres a colorantes, esto no sería, en tal caso sustitúyelo por una mermelada de moras. La pimienta rosa es un tipo de pimienta muy suave, pica muy poco y tiene un sabor peculiar, si no tuvieras puedes cambiarla por pimienta de Jamaica o pimienta negra pero utilizando menor cantidad ;)

      Muchas gracias a ti!! si te animas con ella ya me contarás que tal te ah ido!

      Besos grandes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *