Café Irlandés frío con petit choux de nata

Café Irlandés frío con petit choux de nata

Eva 22 junio, 2018
This post is also available in English

Llevaba mucho tiempo queriendo ampliar la sección de bebidas del blog. No quiero orientarlo a zumos, batidos… Que también me gustan mucho, pero me apetecía introducir un poco de cocktelería o bebidas acompañadas de algún licor. Además, de cara al verano siempre es bueno conocer este tipo de «brebajes» para disfrutar los fines de semana o en vacaciones. Hoy os dejo un clásico entre los clásicos, Café Irlandés frío con petit choux de nata.

Ya sabéis que me suele costar un poco traer una receta tradicional sin darle un punto diferente. En algunos casos sí que lo hago porque creo que no haya nada más que la pueda mejorar. Pero, en este caso, quería preparar algo que cubriera por completo las necesidades de una sobremesa. Un buen café, frío en esta ocasión, acompañado de un pequeño bocado que remate la velada.

La receta tradicional.

Antes de entrar en detalles quiero aclarar que la elaboración del café irlandés no lo he llevado a cabo tal y cómo debe hacerse. Me explico.

Para hacer un café irlandés tradicional debemos mezclar en una sartén/cazo el azúcar, si es moscabado o demerara mejor por los matices de aporta, junto con una pizca de nuez moscada. Colocamos a calor medio y dejamos hasta que comience a caramelizar.

En ese momento, añadimos un par de cucharadas de café y ladeamos la sartén para favorecer que ambos ingredientes se integren. En este momento llega la parte donde debemos tener más cuidado. Añadimos el whisky, prendemos y dejamos que el alcohol se queme hasta que se apague la llama. Añadimos el resto de café y mezclamos.

Vertemos esta mezcla en un vaso que debe haber sido previamente calentando vertiendo agua caliente en su interior. Disponemos la nata semi-montada, espolvoreamos con nuez moscada y servimos.

Café Irlandés frío con petit choux de nata
Mi receta versionada.

En casa, sobre todo en invierno, solemos preparar en algunas ocasiones el café irlandés tal y como os especificaba arriba. Pero, para hacer una versión más veraniega, he modificado algunos pasos que a su vez la simplifican. Por supuesto, si lo deseáis, podéis combinar ambas. Quemar el alcohol con el azúcar y café, verterlo sobre hielos (muchos hielos) y decorar.

Si os soy sincera, la primera opción es mucho mejor en cuanto a sabor, pero la segunda también queda muy buena. Lo único que perdemos algunos matices y aromas que solo conseguimos siguiendo esos pasos.

¿Cómo surgió el café irlandés?

A pesar de tratarse de uno de los cafés más populares que podamos conocer y esto nos lleve a pensar que su origen es de hace muchos siglos atrás, no es así. Este café surgió debido a una tormenta en la década de 1940.

Un vuelo de Pan Am que iba rumbo a Nueva York tuvo que regresar al aeropuerto de Foynes a  causa de una gran tormenta. Se acogió a todos los pasajeros dándoles comida y bebida caliente. Al Chef local, Joe Sheridan, se le encargo esta tarea.

A la hora de servir el café, decidió añadir un poco de whisky irlandés. Los pasajeros le preguntaron si se trataba de café Brazillion a lo que él respondió «No, esto es café irlandés». Y a partir de ahí surgió esta bebida que hoy en día es mundialmente conocida.

Llegando a todo el mundo.

El café irlandés llego a Estados Unidos gracias a un periodista del «San Francisco Chronicle», Stanton Delaplane. Probó este café en Foynes, en el año 1951, y le gustó tanto que decidió llevarse la receta consigo.

Delaplane trabajó con los dueños de Buena Vista Café e intentaron recrear la receta, pero siempre fallaban con la crema. Contactaron al Chef Sheridan para que emigrara a los Estados Unidos y trabajará allí preparando su maravilloso café.

Hoy en día podemos encontrarlo en cualquier lugar, pero es probable que no en todos ellos lo preparen como es debido. Espero que os guste la versión fresquita que os dejo de cara a los calores que nos esperan.

Ingredientes

PARA LA MASA CHOUX (9 unidades):

  • 62 g de leche entera
  • 62 g de agua
  • 70 g de harina de trigo panadera
  • 57 g de mantequilla
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de azúcar blanco granulado
  • 2 huevos L a temperatura ambiente

PARA LA NATA MONTADA (para 9 unidades):

  • 300 g de nata líquida para montar
  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla natural

PARA EL CAFÉ IRLANDÉS (1 unidad):

  • 1 taza de café recién hecho
  • 1 chupito de whisky irlandés
  • 2 cucharadas de azúcar moscabado oscuro
  • hielo al gusto

PARA LA NATA DEL CAFÉ (1 unidad):

  • 100 g de nata líquida para montar
  • 1 cucharada de azúcar glas
  • nuez moscada (facultativo)

Elaboración

Preparamos la masa choux.
  1. Precalentamos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.
  2. Tamizamos la harina, reservamos.
  3. En un cazo añadimos el agua junto con la leche, la sal, el azúcar y la mantequilla. Colocamos a calor medio y dejamos hasta llegar a ebullición.
  4. Una vez que la mezcla haya hervido, retiramos del fuego e incorporamos la harina de golpe. Removemos con ayuda de una cuchara/espátula a un ritmo rápido y continuo.
  5. Obtendremos una bola de masa compacta que tendremos que desecar. Volvemos a colocar a calor medio y sin dejar de remover.
  6. Notaremos que la masa se agarra a la base, en total la dejamos 2 minutos sin dejar de remover. El grado de secado de la masa hará depender la cantidad de huevos que esta admita, lo vemos a continuación.
  7. Pasamos la masa a un bol amplio y dejamos templar.
  8. Añadimos el primer huevo y removemos hasta homogeneizar, de este modo también favorecemos que la masa coja aire influyendo después en lo que pueda subir la masa durante la cocción.
  9. Añadimos el siguiente huevo y mezclamos hasta integrar por completo. En caso de que la masa quedase muy seca y sin la consistencia adecuada, tendremos que añadir un poco más de huevo. En las notas os detallo cómo hacerlo. La consistencia debe ser como se ve en el vídeo y os explico en las notas.
Escudillamos y horneamos.
  1. Preparamos la manga pastelera con una boquilla lisa de 2 cm de diámetro.
  2. Escudillamos la masa en una bandeja previamente forrada con papel de horno formando montoncitos.
    Café Irlandés frío con petit choux de nata
  3. Introducimos en el horno a media altura.
  4. Tras los primeros 10-15 minutos  observemos que estos suflan (se hinchan).En este momento abrimos la puerta del horno para que salga el vapor durante 3-4 segundos y volvemos a cerrar dejándolos 30 minutos más. Tomarán un color dorado por la superficie.
  5. Terminado el tiempo de horneado, apagamos el horno y dejamos reposar en su interior con la puerta entreabierta de 5-10 minutos.
  6. Sacamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.
    Café Irlandés frío con petit choux de nata
Preparamos la nata para el relleno de la pasta choux.

Antes de disponernos a montar la nata debemos asegurarnos de dos cosas:

  • La nata debe estar al menos 24 horas en el frío
  • El bol donde montemos la nata debe estar frío. Os recomiendo utilizar uno de aluminio e introducirlo en el congelador 20 minutos antes de disponernos a montar la nata.
  1. Vertemos la nata en el bol frío y comenzamos a montar con unas varillas eléctricas a velocidad 1.
  2. Una vez que comience a tomar cuerpo, añadimos el azúcar poco a poco y sin dejar de batir. Aumentaremos la velocidad de manera gradual pero sin llegar nunca a la máxima. Lo ideal es una velocidad media.
  3. Antes de que termine de montar del todo, añadimos la vainilla y batimos hasta que obtengamos una nata con mucho cuerpo. Cuidado de no sobre batirla o haremos mantequilla…
  4. Cubrimos el bol con film y refrigeramos hasta el momento que vayamos a utilizarla.
Preparamos la nata para el café irlandés.
  1. Seguimos los mismo pasos que hicimos para montar la nata para el relleno, pero sin llegar a montarla del todo. La consistencia debe ser cómo veis en el vídeo.
  2. Cubrimos el bol con film y refrigeramos hasta el momento que vayamos a utilizarla.
Rellenamos los petit choux.
  1. Introducimos la nata montada en una manga pastelera con boquilla de estrella.
  2. Con ayuda de un cuchillo cortamos los petit choux por la mitad sin llegar al final.
  3. Rellenamos, generosamente, el petit choux.
  4. Reservamos en el frigorífico mientras preparamos el café.
    Café Irlandés frío con petit choux de nata
Preparamos el café irlandés.
  1. Preparamos el café que más nos guste. En mi caso lo hago en la cafetera, recién molido. Añadimos el azúcar moscabado y removemos hasta que se disuelva por completo.
  2. Llenamos una copa con hielo a nuestro gusto.
  3. Vertemos el whisky junto con el café. Removemos para homogeneizar.
  4. Rectificamos la cantidad de hielo si lo deseamos.
  5. Decoramos la superficie con la nata semi-montada hasta llegar al borde de la copa.
  6. Espolvoreamos con un poco de nuez moscada y decoramos con un petit choux. Si lo deseamos, podemos disponer un poco de cobertura de chocolate sobre el petit choux.
  7. Servimos enseguida.
    Café Irlandés frío con petit choux de nata

Notas

  • En caso de que necesitemos añadir más huevo: Lo batimos en un plato e integramos poco a poco observando la consistencia de la masa. La textura debe ser: El punto ideal de la masa lo tendremos cuando introduzcamos un dedo/cuchara en esta, subimos con cuidado y al girar la mano para colocarla en  posición vertical, el pico de la masa hace un “gancho” en lugar de quedarse firme.
  • Es muy importante no pasarnos con la cantidad de huevo porque entonces la masa quedaría demasiado líquida y perdería la forma en la bandeja del horno tras escudillarla. En este caso, no nos serviría. Pero podríamos aprovecharla para hacer buñuelos fritos.
  • Hay que tener en cuenta que es una masa que crece durante la cocción, de modo que debemos dejar espacio entre cada pieza.
  • Los petit choux se pueden mantener en perfecto estado, rellenos y refrigerados, dentro de un recipiente hermético durante 2 días.
  • Las cantidades del café siempre se pueden ajustar a nuestro gusto; tanto azúcar, como whisky o café. Lo importante es que lo disfrutéis.
    Café Irlandés frío con petit choux de nata

Este café irlandés frío con petit choux de nata puede haceros disfrutar de la sobremesa perfecta este fin de semana. Personalmente, adoro el café, mucho. Lo tomo todos los días y varias veces, pero cuando llega el calor es bueno conocer diferentes opciones para disfrutarlo.

La opción de hoy es muy sencilla, pero absolutamente deliciosa, sobre todo si lo acompañamos de estos pequeños bocados de nata.

Os deseo que paséis un fin de semana maravilloso, nos vemos el lunes.

Un abrazo,
Eva

Fuentes: Ireland stole my heart, CNTraveler

Archivado en

relacionadas.

Batido Green Detox

Batido Green Detox

Hoy vengo del lado saludable, depurativo y desintoxicante con este batido Green Detox. He de reconocer que últimamente tengo una extraña e irrefrenable atracción por este tipo de zumos/batidos. Normalmente...

Eva 27 abril, 2016

Comentarios