Banana Split y barquillos caseros

Banana Split y barquillos caseros

Eva 7 junio, 2020
This post is also available in English

La receta de hoy viene para inaugurar una nueva sección en el blog que, hace bastante tiempo, tenía ganas de poner en marcha. Un pequeño recetario en el que compartiré con vosotros «postres viejunos«, vintage o de esos que ya se supone están pasados de moda. Pero a mí me encantan. Mi primera receta tenía que ser mi postre preferido de cuando era pequeña, el famoso Banana Split.

Este helado era, sin lugar a dudas, mi preferido del mundo, mundial. No había heladería a la que fuera con mi familia y no pidiera este helado. Me volvía loca. Y, en aquellos momentos, era muy fácil encontrarlo en cualquiera lugar… La verdad que ahora mismo no sé si sería de igual de fácil. Pero en caso de no serlo, no os preocupéis que veremos cómo prepararlo.

Banana Split y barquillos caseros
Origen de los barquillos caseros o cigarrillos rusos.

Pero esta receta no viene sola. De hecho, es un postre realmente sencillo de llevar a cabo puesto que no tiene mayor complicación que disponer unas bolas de helado, un plátano y nata montada. Pero, todo esto cambiará cuando lo sirvamos con barquillos caseros. Qué maravilla… No hay nada más fácil de hacer y gratificante de preparar que unos barquillos.

Su textura increíblemente crocante, con sabor a vainilla e incluso caramelo… El compañero ideal para nuestros helados, batidos y postres. O para comerlos tal cual. Porque os puedo asegurar que se comen solos.

Estos barquillos u obleas finas tienen sus orígenes a comienzos del cristianismo y se utilizaban como pan sagrado. Las obleas se elaboraban en monasterios donde se degustaban antes de venderlas a los fieles. Es muy probable que su evolución a un dulce gastronómico que consumimos con normalidad, se deba al refinamiento de esta receta.

En la Edad Media estaban muy extendidos y formaban parte de las mesas de los reyes además de poderse adquirir a través de vendedores ambulantes.

En aquel momento, los barquillos eran elaborados por panaderos hasta que surgió la figura del especialista barquillero u obleero que confeccionaba la pasta y daba forma a la oblea para después venderlos por las calles.

La verdad que nunca me había planteado hacerlos en casa.

Pero, además, no pensé que fueran tan fáciles de hacer.

Para llevarlos a cabo tan solo tendremos que preparar la masa, tan fácil como mezclar ingredientes, y disponer pequeños montoncitos de masa sobre una silpat o teflón. Extendemos bien para obtener un grosor muy fino y horneamos durante 5-6 minutos.

Sacamos del horno, enrollamos enseguida, y ya los tendremos listos. ¿Fácil, verdad?

Y ¿Cómo vamos a disfrutar de estos barquillos? Con un maravilloso Banana Split.

Banana Split y barquillos caseros
Origen del Banana Split.

Este helado tan popular es un postre  patentado, pero además, existen dos ciudades estadounidenses que se han disputado su origen durante años. Se trata de uno de los postres más populares de Estados Unidos y existen dos versiones en torno a cómo se creó.

Por un lado, se dice que pudo haber sido inventado en el año 1904 por David Evans Strickler, un estudiante de 23 años de Latrobe, Pensilvania. En aquel momento, David trabajaba en el bar de su familia. Solía acompañar su plátano con tres bolas de helado de vainilla chocolate y fresa, nubes, chocolate, nueces, nata montada y una cereza.

Su creación tenía un coste de 10 centavos, mucho más caro que las otras copas de helado que servían en la carta. Pero esto no era un problema para los estudiantes del News Saint Vincent College quienes lo adoraron desde un primer momento.  Sin embargo, cuenta la leyenda que esta creación no era obra suya. Se dice que David se inspiró en un fabricante de helados de Boston que sería quien ofrecía el famoso plátano en cuestión acompañado con bolas de helado, pero presentándolo con la piel.

Banana Split y barquillos caseros

Existe otra versión que defiende que el inventor del Banana Split fue Ernest Hazard, dueño de un restaurante en Wilmington (Ohio) en el año 1907. Parece ser que Ernest estaba harto de que su personal no pudiera crear ningún postre para su carta. De modo que decidió cortar un plátano por la mitad y lo rellenó con helado.

Desde entonces, las ciudades de Latrobe y Wilmington han sido sede de celebraciones. En 2004, Latrobe celebró el centenario del nacimiento del famoso Banana Split, mientras que Wilmington patrocina cada año un festivalbasado en el Banana Split.

La cadena de restaurantes Walgreens, fue clave para la expansión del Banana Split por el resto de EE.UU. Su propietario, Charles Walgreen, decidió incluirlo en el menú convirtiéndolo en su postre estrella. De ahí a su expansión al resto del mundo, lo más probable, es que haya llegado gracias al cine y la televisión. Como el famoso refresco de Coca-Cola con una bola de vainilla 😉

Receta Banana Split y barquillos caseros

PARA EL BANANA SPLIT (1 ración):

  • 1 plátano canario
  • 1 bola de helado de vainilla (receta en este enlace)
  • 1 bola de helado de fresa
  • 1 bola de helado de chocolate (receta en este enlace)
  • nata montada
  • sirope de chocolate o fudge de chocolate (receta en este enlace), caramelo o sirope de fresa
  • almendras troceadas
  • 2 guindas confitadas

PARA LA NATA MONTADA:

  • 100 g de nata líquida para montar
  • 1 cucharada de azúcar glas

PARA LOS BARQUILLOS O CIGARRILLOS RUSOS (14 unidades aproximadamente):

  • 60 g de harina floja de repostería, previamente tamizada
  • 50 g de azúcar glas
  • 90 g de claras de huevo a temperatura ambiente (2 claras de huevo L)
  • 50 g de mantequilla fundida y enfriada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración

Preparamos los barquillos caseros o cigarrillos rusos.
  1. Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  2. En un bol mediano añadimos la harina junto con el azúcar glas y las claras de huevo. Mezclamos con ayuda de unas varillas hasta lograr una mezcla homogénea.
  3. Incorporamos la mantequilla fundida y volvemos a mezclar hasta integrar por completo. La mezcla debe ser de textura sedosa.
  4. Finalmente, añadimos la vainilla y volvemos a mezclar hasta integrar por completo.
  5. Introducimos dentro de una manga pastelera. Reservamos.
Formamos los barquillos.
  1. Preparamos dos bandejas,  en mi caso he utilizado dos  bandejas perforadas , cubrimos con silpat o teflón.
  2. Disponemos dos montoncitos de mezcla sobre el teflón. Para mantener el relleno dentro de la manga sin que se nos salga, os recomiendo guardarla dentro de un vaso con la "boquilla" colocada hacia arriba. De lo contrario la mezcla se saldrá de la manga porque es de consistencia líquida.
  3. Con ayuda de una cuchara, extendemos la mezcla formando 2 círculos muy finos. Es importante que no sean gruesos porque de lo contrario, tras la cocción, quedarán muy duros.
Horneamos.
  1. Introducimos en el horno a media altura y dejamos durante 5-6 minutos. Los bordes se volverán dorados junto con algunas partes de la superficie.
  2. Sacamos y, seguidamente, formamos los barquillos.
  3. Con ayuda de una espátula levantamos un poco el disco de masa y, seguidamente, enrollamos. Para ello utilizaremos un palillo chino o algún utensilio de características similares.
  4. Colocamos el palillo en un extremo y enrollamos sobre sí mismo mientras la masa sigue caliente. Esto es muy importante porque conforme enfría, se endurece.
  5. Debéis tener cuidado cuando enrolláis la masa porque quema mucho. Os recomiendo hacerlo tocando solo los bordes.
  6. Una vez que está enrollado, mantenemos con el pliegue final hacia abajo para que endurezca de este modo.
  7. Retiramos el palillo y repetimos el mismo proceso con el resto de masa.
  8. Mirad el apartado NOTAS para más consejos a la hora de hacerlos.
Preparamos la nata montada para el Banana Split.
  • Antes de disponernos a montar la nata debemos asegurarnos de dos cosas:
  • La nata debe estar al menos 24 horas en el frío
  • El bol donde montemos la nata debe estar frío. Os recomiendo utilizar uno de aluminio e introducirlo en el congelador 20 minutos antes de disponernos a montar la nata.
  1. Vertemos la nata en el bol frío y comenzamos a montar con unas varillas eléctricas a velocidad 1.
  2. Una vez que comience a tomar cuerpo, añadimos el azúcar poco a poco y sin dejar de batir. Aumentaremos la velocidad de manera gradual pero sin llegar nunca a la máxima. Lo ideal es una velocidad media.
  3. Batimos hasta que obtengamos una nata con mucho cuerpo. Cuidado de no sobre batirla o haremos mantequilla…
  4. Introducimos en una manga pastelera con una boquilla estrellada y refrigeramos hasta el momento que vayamos a utilizarla.
Montamos el Banana Split.
  1. En el plato o recipiente donde vamos a presentarlo, colocamos tres bolas de helado; vainilla, chocolate y fresa.
  2. Para servir el helado, os recomiendo ver este vídeo donde os muestran cómo hacer bolas de helado perfectas.
  3. Cortamos un plátano por la mitad, longitudinalmente, y colocamos a cada lado de las bolas de helado.
  4. Decoramos la superficie con nata montada, un poco de sirope de chocolate (caramelo o sirope de fresa, a vuestro gusto), almendras troceadas y dos guindas confitadas.
  5. Finalmente, colocamos 1-2 barquillos caseros.
  6. Servimos y disfrutamos.
    Banana Split y barquillos caseros

Notas

  • Es aconsejable tener dos bandejas para hornear los barquillos, de modo que podamos ir preparando los siguientes mientras se hornean los que acabamos de hacer. Además, la bandeja sale muy caliente del horno y sería muy difícil escudillar y alisar la siguiente masa sin quemarnos.
  • En mi caso utilizo  bandejas perforadas  que ayudan a llevar a cabo una cocción uniforme y perfecta sin quemar la base de lo que estamos cocinando.
  • Lo ideal es utilizar teflón o silpat para hacerlos, el papel de horno se puede arrugar.
  • No os recomiendo hacer más de dos por hornada, sobre todo si lo estáis haciendo solos. La razón es que se enfrían muy deprisa y no os dará tiempo a enrollarlos.
  • El tamaño de los barquillos puede ser a vuestro gusto, pero es importante que sean muy finos para obtener buenos resultados. La mezcla, una vez extendida en el silpat o teflón, debe transparentarse. Si la masa queda muy gruesa, el barquillo será muy duro.
  • La cantidad de barquillos dependerá del tamaño de estos, en mi caso salieron 14 unidades.
  • Los helados para el Banana Split pueden ser caseros o bien comprados. Quedan mucho más ricos en el primer caso, pero si no tenéis heladera (yo utilizo esta de KitchenAid) o ganas de hacer tantos sabores, podéis usarlos comprados.
  • Tengo pendiente compartir con vosotros la receta del helado de fresa.
  • La decoración se puede adaptar a vuestros gustos; podemos usar fideos de colores, de chocolate, sprinkles, almendra laminada, siropes del sabor que prefiramos...
    Banana Split y barquillos caseros

Este Banana Split con barquillos caseros es de ese tipo de postres helados que siempre nos van a arrancar una sonrisa. Además de traernos muy buenos recuerdos. Para mí, es un enlace directo con mi infancia y las vacaciones de verano.

Es más, es de ese tipo de cosas que si te apetecen (teniendo helado en casa) lo puedes preparar en un periquete. Los barquillos podemos hacerlos enseguida y el resto... Cortar y servir. No se me ocurre mejor merienda para acabar este domingo.

¡Os deseo un maravilloso comienzo de semana!

Un abrazo,
Eva

Fuentes: Innaturale

Este post contiene enlaces afiliados

Archivado en

relacionadas.

Helado de pepino

Helado de pepino

Hoy os dejo mi último post hasta la vuelta de las vacaciones, para aquellos que tenéis la suerte de tenerlas en estas fechas ;) Agosto es un mes de desconexión, descanso (para...

Eva 1 agosto, 2015

Comentarios