Esto de volver de las vacaciones, muy tempranas este año, hace que tengas todo el verano por delante. Por un lado da un poco de rabia porque tienes la sensación de que ha pasado demasiado pronto y parece que ya se nos va el verano… Pero por el otro considero que hemos podido disfrutar de ellas en la parte del verano que más horas de sol tenía en el día, con menor cantidad de gente en las playas, y todos los lugares que visitábamos, y además la temperatura no era tan elevada como ahora (si el que no se consuela es porque no quiere 😉 )

Viéndolo de este modo casi que agradezco que hayan sido en aquel momento. El caso es que tengo mucho tiempo por delante hasta que el enano vuelva al cole y eso me permite hacer muchas recetas en casa, además de terminar proyectos que tengo en camino, y no dejar descansar el horno ¡ni un momento! 😉

Así que para finalizar esta semana quiero dejaos una nueva receta de pan que en casa ha sido un exitazo, pan de yogurt griego y arándanos.

Los que me leéis conocéis de sobra mi obsesión por los frutos del bosque, en especial por los arándanos y las moras. Es amor total hacia ellos, me gusta mucho incorporarlos en todo aquello que puedo ya sean helados, cremas,  ensaladas, bollería… ¡pero me faltaban los panes!

La inspiración me vino una noche que estaba mezclando un yogurt griego con arándanos, en ese momento lo vi claro… De hecho pensé en como no se me pudo pasar antes por la cabeza, lo importante es que la idea llegó e imagino que lo hizo cuando debía.

No tenía del todo claro como se iban a comportar los arándanos en el horno, suponía que los del interior se mantendrían bastante bien y soltarían jugos alrededor de la miga manteniendo la forma, y así fue.
Este pan lo elaboré en dos ocasiones y el motivo es que en la primera elaboración se me pasó completamente por alto pensar en el yogurt como un ingrediente que aportaría hidratación a la hora de calcular la cantidad de agua, y eso que cuando pensé en los ingredientes tenía claro que así debía hacerlo, pero a la hora de hacer los calculos… se me olvidó.

Pensé en la hidratación que quería dar al pan pero dejé a un lado la cantidad de yogurt… ¿cuándo me di cuenta de que omití este ingrediente de mis cálculos? En el momento de integrar el yogurt en la masa, la hidratación subió bastante…

El caso es que continué con la masa, porque una cosa tengo clara y es que ningún pan se tira a la basura. Esto siempre se lo digo a mis alumnos, a pesar de que algo haya ido mal, la masa no se tira jamás (a no ser que haya sido una catástrofe absoluta como olvidar añadir la masa madre o similar…). Siempre se aprende algo nuevo, de cada elaboración, cada proceso, cada error… nos permitirá aprender, practicar y conocer como se comporta la masa/pan dependiendo de las condiciones que hayan sufrido.

Se aprende de los errores, no de los éxitos. Si algo siempre nos sale bien, en el momento que algo vaya mal no sabremos porqué ha ocurrido.

El primer pan, al tener una hidratación bastante elevada, fue bastante complejo formarlo, no quedé del todo satisfecha pero fue al banneton y hasta el día siguiente. Tras hornearlo, a pesar de perder algo su forma debido a que no pude ejercer apenas tensión en el formado, se comportó bastante mejor de lo que esperaba. La miga me sorprendió bastante y el sabor fue maravilloso…

Entonces decidí repetirlo pero esta vez contando el yogurt, desde el principio!!. como parte de la hidratación. Espectacular… de verdad.

El proceso fue como tenía en mente, la hidratación también, el formado y horneado. En este último observaréis que suelo variar bastante las pautas de horneado, últimamente, de un pan a otro. El pan es prueba tras prueba y quiero encontrar el punto exacto que permita una buena expansión del este sin tostar en exceso la base, en esta ocasión las pautas de horneado también fueron muy bien.

La textura de la miga es muy muy suave, el sabor es ligeramente dulzón pero con ese punto ácido de los arándanos, sin duda un pan que nos ha fascinado en casa y que volveremos a repetir en más de una ocasión.

Espero que os guste esta variedad y, si os gustan los arándanos, aprovechad que al ser temporada son bastante económicos 😉

Por nuestra parte nos espera un fin de semana movido, dentro de 6 días es mi cumpleaños (como pasan los años!!!) pero para poder cuadrar a toda la familia lo celebraremos mañana. Ya les he dicho que aunque lo celebremos antes, espero, que no se olviden de felicitarme el día que es! Que luego parece que ya ha sido… Pasadlo muy bien 🙂

¡Feliz fin de semana!

Saludos,
Mrs Hudson.

Pan de yogurt griego y arándanos

INGREDIENTES PARA UN PAN:

MASA MADRE:

Aquí tenéis un paso a paso de como elaborar Masa Madre (MaMa): No es necesario añadir las pasas, se pueden omitir sin problemas.

RESTO DE MASA:

INGREDIENTES % PANADERO MASA MADRERESTO TOTAL
Harina RRR30%30 g150 g180 g
Trigo Shipton Mill30,8%185 g 185 g
Centeno Shipton Mill11,6%20 g50 g70 g
Espelta T-8010,8%65 g65 g
Harina de fuerza16,6%40 g60 g100 g
Agua65%90 g300 g390 g
Sal1,8%10,8 g
Yogurt griego12,5%75 g75 g
Arándanos30-33,3%180-200 g180-200 g

ELABORACIÓN: 

Preparamos la masa.

En un bol incorporamos los 5 tipos de harina, mezclamos ligeramente con una espátula de silicona. Vertemos el agua* sobre las harinas y mezclamos de nuevo hasta obtener una masa homogénea, cubrimos con un paño de algodón y hacemos autolisis durante 60 minutos.

*Si vuestras harinas no admiten mucha hidratación en lugar de añadir el 100% del peso del agua podéis añadir un 70-80% para realizar la autolisis reservando el resto de agua. Una vez que comencéis a amasar podéis id añadiendo el resto poco a poco a medida que amasáis. De ese modo también podréis observar cuanta cantidad de agua va admitiendo vuestra masa.

Añadimos los 180 g de MaMa e integramos bien mezclando en el propio bol y ayudándonos de una rasqueta flexible. Añadimos el yogurt y amasamos de nuevo. Es mejor procurar integrar el yogurt en el bol, ayudándonos de las manos, de modo que no se nos desparrame demasiado por la superficie de trabajo.

Una vez que tengamos una masa homogénea pasamos a una superficie de trabajo limpia, y sin nada de harina, y comenzamos a amasar. Realizaremos el amasado francés o de Bertinet. Combinaremos amasado con reposos, de este modo la masa irá desarrollando el gluten sin necesidad de trabajarla en exceso. Amasamos 2-3 minutos y dejamos reposar 5-6 minutos.

Antes de dejar que la masa haga el primer reposo, añadimos la sal e integramos bien. Una vez que esté totalmente incorporada en la masa procedemos a realizar el primer reposo.

Tras los reposos la masa irá tomando cuerpo y músculo poco a poco, podremos apreciarlo nada más comenzar a trabajar con ella. Seguimos alternando amasado con reposos, pero siempre amasados cortos y suaves, hasta que nuestra masa supere la prueba de la membrana.

En este momento integramos los arándanos frescos en la masa. Extendemos ligeramente la masa y repartimos una cantidad de arándanos, no todos a la vez!, plegamos con mucha suavidad y realizamos 2-3 amasados. Debemos hacerlo con mucho cuidado y con mucho cariño, para no dañar los arándanos y procurar que se repartan de manera uniforme.

Lo ideal es intentar integrarlos en 3 tandas más o menos.

Una vez que hayamos llegado a este punto preparamos un recipiente hermético amplio o un bol grande, engrasamos con aceite,  introducimos la masa en su interior y tapamos. En el caso de utilizar un bol cubriremos con film asegurando bien que no queda ninguna parte al aire.

Dejaremos una fermentación en bloque de 3 y 1/4 horas* a temperatura ambiente con 2 plegados cada 30 min.

Una vez que finalicemos el tiempo de plegado, dejamos reposar hasta que haya casi doblado su volumen, pero no debe llegar a hacerlo, debe crecer algo más de 1/3 de su volumen. En mi caso fueron 2 y 1/4 horas.

*El tiempo de levado dependerá de la temperatura que haga en nuestra casa y de lo activa que esté nuestra MaMa. La temperatura en mi casa era de 28ºC

Transcurrido el tiempo de reposo preparamos el banneton, he utilizado este pero podemos usar el que prefiramos. Espolvorearemos el banneton con harina de centeno, reservamos.

Hacemos el preformado y formado

Preformamos una bola, procurando no desgasificar demasiado, dejamos reposar 20-25 min tapando la masa con un paño. Formamos un batard, en esta ocasión lo realicé como nos enseña Hamelman pero adaptando un poco a mi estilo personal. (Tengo pendiente subir vídeos de como formo y amaso de modo que sea mucho más sencillo para vosotros 😀 )

Metemos la masa en el banneton, cubrimos con film (cubriendo por completo el banneton para evitar que absorba humedad) o introducimos en una bolsa grande para congelar, cerramos bien y guardamos en el frigorífico hasta el día siguiente. En total estuvo 16 horas en el frío.

Horneamos

Precalentamos el horno a 260ºC con calor arriba y abajo.Colocamos la bandeja, piedra o chapón de acero en la parte más baja del horno y un recipiente/bandeja con piedras volcánicas que colocaremos dentro desde que encendemos el horno, de este modo ellas también tomarán temperatura. Podemos colocarlas bajo la placa que horneamos o bien justo en un lateral de esta, dejando espacio para el pan.

Lo ideal es precalentar  de 30 a 45 minutos antes. En el caso de que uséis piedra os recomiendo estar cerca de la hora de precalentado.

Cinco minutos antes de introducir el pan en el horno calentamos agua (en un vaso normal, como dos dedos de altura), podemos hacerlo en el microondas.

Volcamos con mucho cuidado la masa de pan que está dentro del banneton sobre una tabla previamente forrada con papel de horno.

Realizamos el corte sobre la masa con una cuchilla, no debe ser un corte muy profundo. Debemos hacerlo con decisión y sin dudar.

En esta ocasión realicé un corte central.

Introducimos el pan en el horno ayudándonos con la tabla (deslizando el pan sobre el chapón) y vertemos el agua hirviendo sobre la bandeja con piedras, cerramos la puerta. Debemos procurar hacerlo con la mayor brevedad posible para no perder la temperatura interior del horno.

Dejamos 5 minutos a 260ºC con calor solo abajo, apagamos la placa superior*. Apagando el calor de arriba favorecemos la expansión del pan y evitamos que la corteza selle antes de tiempo. Obtendremos un pan con gran volumen.

Bajamos la temperatura a 240ºC y dejamos 10 minutos más.

*Si vuestro horno no permite apagar la placa superior, lo ideal es que durante los primeros 15 minutos apaguéis el horno por completo y no abráis la puerta durante ese tiempo. Transcurridos esos minutos, sacamos el recipiente del vapor, encendemos el horno y continuamos horneando con las pautas que os doy a partir del minuto quince.

Después de estos 15 primeros minutos, abrimos la puerta ligeramente para liberar todo el vapor del interior con mucho cuidado de no quemaros, sacamos la bandeja/recipiente con piedras y cerramos de nuevo la puerta. Bajamos la temperatura a 220ºC y encendemos la placa superior. Dejamos 5 minutos. Reducimos el calor a 200ºC y dejamos 20 minutos.

Bajamos a 190ºC y dejamos 10 minutos más. Finalmente encendemos el aire a 190ºC y terminamos con 10 minutos, de este modo favoreceremos el secado del pan y mejoraremos la corteza.

En total el tiempo de horneado son 60 minutos.

Una vez que terminemos la cocción, apagamos el horno y dejamos unos minutos dentro del horno con la puerta entreabierta para ayudar a formar la corteza, 15 minutos aprox. Después sacamos y dejamos enfriar completamente en un rejilla antes de abrirlo.

CONSERVACIÓN: Este tipo de pan aguanta perfectamente tierno entre 3-4 días. Bastará con ponerlo boca abajo en una tabla de madera, por el lado donde habéis realizado el corte, para preservarlo del aire o cubrirlo con un paño de algodón. Si se reseca esta zona, solo tendremos que cortar una rebanada fina y el interior seguirá tierno.

Esta primera foto es el resultado del primer pan que hice (quedó mejor la segunda prueba) 🙂

Pan de yogurt griego y arándanos

Y estas son del segundo pan 😉

Pan de yogurt griego y arándanos

Pan de yogurt griego y arándanos

Pan de yogurt griego y arándanos

Pan de yogurt griego y arándanos

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

20 ComentariosDeja un comentario

    • Mil gracias Sylvain!!
      Siempre con palabras tan bonitas y cariñosas 😉

      Me alegra mucho que te guste la miga de los panes, en mi caso también considero que es bueno encontrar un equilibrio en la miga. Los panes muy alveolados pueden resultarnos muy llamativos pero, en el fondo, son incómodos a la hora de comer y es un resultado que no debería darse. Según algunos panaderos profesionales son panes que no están bien hechos, también hay que ver el punto de vista de cada uno de ellos…

      En cualquier caso, un punto intermedio es lo que más me gusta, y el pan va a gustos!! 😀

  • Hola Eva! Un pan divino, entran ganas de pegarle un bocado a la pantalla!…Yo este verano no tengo mucho tiempo libre y con este calor no dan muchas ganas de encender el horno, pero me lo guardo para septiembre jeje… que tengo ganas de probarlo!

    Un abrazo.

    • ¡Hola Roberto!

      Muchísimas gracias!!! jajajaja, la verdad que es un pan que ha quedado muy bueno 🙂
      La verdad que estos calores no acompañan mucho para encender el horno, pero en casa me piden que lo haga y la verdad cuesta decirles que no… (además que yo no puedo pasar sin dejar de hacerlo!)

      Genial!! estoy segura que te va a encantar!! ya me contarás que tal te ha ido.

      Por cierto!! El otro día estuve en tu blog mirando para hacer una tarta, hay muchas que me rechiflan y creo que ya lo tengo medido decidido… te seguiré contando!!

      Besos grandes!!!

  • Sólo he utilizado el yoghurt como base de un poolish en unos panecillos divinos de Xabier Barriga y ahora leo tu receta, y veo esas fotazas, y creo que a pesar del calor me voy corriendo a amasar este panazo impresionante. Que pintón!!!

    • Jajaja muchísimas gracias Sara!!!

      Si te soy sincera no sabía muy bien como se comportaría el yogurt en la masa, en cuanto a sabor tenía claro que iba a ser bueno, pero me preocupaba un poco la fermentación. al final los resultados fueron muy buenos, con un sabor impresionante y por ese motivo no dude en dejaroslo por aquí 😉

      Ya me contarás que tal ha ido todo!!

      Saludos!!

  • Hola Eva,
    Me enteré de tu pagina web hace poco y estoy completamente enamorada! Quiero hacer todas las recetas, pero aún no he me aventurado en la masa madre..Por eso, me gustaría preguntarte, como podría substituir la masa madre por el fermento seco o fresco encontrado en supermercados? Creo que intentaré hacer la masa madre en un par de semanas, pero hasta allá, tengo ganas de hacer algunas de tus recetas con lo que tengo en casa :p
    Aprovecho para te preguntar sobre el taller de “Introducción al Pan Casero”. Cuando abrirán más plazas? Vi que esta “en espera de reposicion”. Tengo muchas ganas de hacerlo.
    Un saludo desde Brasil 🙂

    • ¡Hola Mariana!

      ¡Muchísimas gracias! Me alegra mucho tenerte por aquí y saber que te gusta todo aquello que os voy dejando 😉

      Jajaja, pues nada, solo es cuestión de organización! 😀
      Me parece bien que quieras probar antes con levaduras comerciales, de ese modo perderás el miedo a las masas y podrás ir avanzando poco a poco con ellas. De hecho es la mejor forma de aprender y coger confianza en nosotros mismos.

      A la hora de sustituir la masa madre por levadura has de tener en cuenta la cantidad de harina y agua que utilizamos para elaborarla, ya que esa parte se retira de la masa final porque la añadiremos en formato de prefermento. Como lo que haremos será añadir levadura, para la masa final utilizaremos las cantidades que os doy en masa y masa madre en conjunto. Es decir (por ejemplo para este pan utilizarías):

      – 180 g de harina panadera (RRR, es una variedad, puedes usar cualquier con una fuerza de W=180-190)
      – 185 g de trigo Shipton Mill (es una harina entre fuerza y panadera alta)
      – 70 g de harina de centeno integral
      – 65 g de espelta T-80 (semiintegral)
      – 100 g de harina de fuerza
      – 390 g de agua
      – el resto de ingredientes tal cual están en la receta

      La cantidad de levadura a usar es recomendable que no supere bajo ningún caso el 2% del peso total de harina. El motivo es que cuanta más levadura contenga, antes levará, peor sabor tendrá y mucha menos vida útil.

      Para este pan deberías calcular el 2% de 600 g de harina, que serían 12 g de levadura fresca/ 4 g de levadura seca. Recuerda que la proporción de levadura es: 1 g de seca por cada 3 g de fresca

      Aún así, si quieres puedes reducirlo un pelín más incluso (para ganar en sabor y que el pan sea más saludable)
      Respeta siempre los tiempos de levado, ajustándolos a la temperatura que haga en tu casa, y los resultados serán buenos 😉

      Mucho ánimo con la masa madre!! Y cualquier cosa, no dudes en consultarme 😀

      Pues pondremos fechas de nuevo en estos días, muy seguramente entre mañana y pasado estarán listas y accesibles para coger las plazas. De modo que si te animas, estaré encantada de tenerte en él 😉

      Saludos Marina!!

  • Hola Eva, lo hice ayer y está buenísimo!!! :D. Al hornear los panes me siguen creciendo más hacia los lados que hacia arriba, pero todo se andará… El fin de semana que viene a por el de masa madre 150% a ver qué tal ;D

    Me suena haber leído que habías comprado las piedras volcánicas en una tienda de baños, ¿puede ser?

    Muchas gracias!!

    • ¡Hola María!

      Ayyy qué bien!!! Me alegro mucho que te hayas animado con él! La verdad que es una delicia de pan esta variedad, sobre todo si te gustan los arándanos! 😀

      Puede ser que te falte ejercer tensión en el formado y por esa razón se expanden más de lo normal 😉

      Ohhh!! qué guay!!! Ya verás como todo va estupendo! Ya me contarás!!!

      Si, eso es. Las piedras las compré en una tienda de muebles y decoración de baños, las venden en sacos de 5 kg pero son muy económicas. Aunque quizás tengas amigos que hagan pan y quiera compartir contigo el saco 😀
      Si vivieras cerca yo te daba de las mías… que aún me quedan! XD

      Gracias a ti!! Ya me contarás! 😉

      • Hola Eva, es que cuando publicaste este pan me lo apunté porque acababa de plantar unas plantas de arándanos y dije yo “para cuando den fruto”, pero no dieron nada de nada, y el otro día los vi en el super y me volví a acordar de él 🙂
        Ya he hecho el pan de masa madre 150%, está muy bueno, pero debido a mis problemas con el formado, no tan bonito como el tuyo… Todo se andará. No sé si me habré equivocado en algo, pero la masa era bastante seca, así que hice el amasado duro. Ya he visto que has publicado un vídeo con un nuevo método de formado, lo intentaré para la próxima.
        Creo que vivimos demasiado lejos para que me des las piedras, yo vivo más allá del muro :-D, pero muchas gracias de todas formas. Ahora ya tengo la información necesaria para comprarlas!!

        Muchas gracias por todo, eres un encanto!!

        • ¡Hola María!

          Vaya… bueno, igual es por el clima, que necesitan más bien frío para salir. De todas maneras es un fruto que se puede encontrar con facilidad y, cuando lo pillamos de temporada, no tienen precio desorbitado 😉

          Cuanto me alegra saber que te has animado con el de masa madre al 150%!! Tranquila, el formado es práctica. Cuantos más panes hagas, mejor te irá saliendo. Esto es un proceso que todo panadero, ya sea profesional o casero, ha sufrido en sus carnes antes de empezar a lograr sus objetivos 😀

          Pues no creo que te hayas equivocado en nada, pero aquí tenemos un factor importante y es la harina. Esta nos determina la textura de la masa debido a que dependemos de su capacidad de absorción. En mi caso he utilizado una harina panadera que no absorbe demasiada agua en comparación con otras, esa es la clave principal de diferencia de texturas seguro. De todos modos este pan tiene muy poca hidratación y el amasado con el que acabo es el duro, solo que comienzo con el francés para integrar los ingredientes pero a medida que la masa va tomando cuerpo no te permite realizarlo.

          Si! Ya me contarás que tal te va con este formado, recuerda que es más adecuado para masas con una hidratación no muy elevada.

          Jajajaja (Invernalia??) en ese caso seguro que encuentras por allí algún sitio donde conseguirlas, ya sabes donde se pueden localizar!

          No hay de qué María!! Un verdadero placer 😉
          Besos!!

          • Hola de nuevo Eva! Ya he comprado las piedras (menudas risas para que me entendieran, los chicos ponían cara rara cuando me preguntaban para qué las quería, hasta que apareció una chica que ya las había vendido antes :D). Ellos las venden como piedras para barbacoas de gas…
            Al principio estaba usando un recipiente demasiado grande para ellas, pero ya he comprado uno más pequeñito que cabe en la misma bandeja que el pan y…. una maravilla!!! Hasta el pan de semillas del curso, que siempre me quedaba achatado se ha hinchado!!!
            Por supuesto tengo mucho que mejorar en el formado y el corte, pero las piedras han sido una clara mejoría!!!!
            Muchas gracias!!!
            Besos.

          • ¡Hola María!

            Perdona la tardanza en responder, pero muchas veces no llego a todo y voy posponiendo cosas y cuando te quieres dar cuenta han pasado un montón de días!

            Jajajaja ya me imagino!! Me imagino que dependiendo de si las han pedido con anterioridad para algo así caerán antes o después! En mi caso entonces, tuve suerte! XD
            Por lo menos pasasteis un buen rato!

            Cuanto me alegra saber que tus panes han mejorado mucho desde que estás usando las piedras para generar vapor. La verdad que favorece mucho la expansión del pan y ayuda a que no se reseque la superficie, lo que nos deja unos panes muy voluminosos y con una miga mucho más abierta (según qué casos claro!)

            No te preocupes! Ya sabes que eso va llegando a cada pan que haces, la práctica es vital en este punto y solo podremos mejorarlo acumulando panes a nuestra espalda (y estómago por supuesto!) El greñado pasa lo mismo, llegará un día que te saldrá sin pensarlo y a raíz de ahí le cogerás el punto siempre 😉

            Muchas gracias a ti siempre por venir a verme!!

            Besos muy grandes!!

  • Buenos días Eva, descubrí tu página hace unos días y toda la vida he sido una amante de los panes es por eso que quiero probar a hacerlos en casa, aunque no ande con mucho tiempo libre…! Estoy preparando una masa madre de frutas fermentada con arándanos rojos deshidratados y mandarinas, no sé qué será del invento!
    Todo el proceso lo entiendo hasta llegar a una receta y leo el enunciado de 180 grade MAMA hidratada al 100% y refrescada con 40, 30, y 20 gramos de diferentes harinas. Mi duda es la siguiente: sacó la masa de la nevera y la activo fermentandola dos veces siguiendo el proceso de retirar dos tercios y alimentar al tercio restante con la misma cantidad de harina que de agua. Eso ya es hidratarla al 100%, ¿cojo 180 gramos de esa masa madre y le integró los 90 gramos que nombras para refrescarla? O esos 90 gramos son usados en el proceso de hidratación? En el caso de que sea la segunda opción, de que cantidad de masa madre parto?
    Lo siento mucho pero es que con esto estoy hecha un lío y no quiero tirar la toalla antes de empezar por estas dudas, quizás son tontas…

    Muchas gracias de todas maneras! Besos!

    • Hola Andrea!

      Muchas gracias! Me alegra saber que te gusta lo que comparto con vosotros 😉
      Seguro que la masa madre resulta bien, ya me contarás que tal te ha ido.

      Una hidratación al 100% significa que tiene la misma cantidad de agua que de harina, independientemente de las harinas que utilicemos. Cuando hagas los refrescos para utilizar posteriormente esa masa madre en el pan, debes alimentarla siempre en misma cantidad de agua que de harina. Así garantizas que su hidratación es al 100%.

      Los refrescos dependerán de lo activa que esté tu masa madre, eso debes valorarlo al observarla.

      Para obtener los 180 g finales de masa madre e hidratarla al 100%, debes tener presente el añadir misma cantidad de agua y harina. Después entra otro punto diferente en juego que es la proporción en la que la alimentas, puede ser 1:1:1 (misma cantidad de masa madre, agua y harina), 1:3:3 (una parte de masa madre por 3 partes de agua y 3 partes de harina)… Esto se hace para controlar el tiempo de fermentación de este último refresco.

      Si coges, por ejemplo, 60 g de masa madre debes añadir 60 g de agua + 60 g de harina (esto es a 1:1:1). Si la proporción es a 1:3:3 pues serían 30 g de masa madre y 90 g de agua + 90 g de harina.

      Ánimo que todo irá bien!

      Saludos!!

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *