Tortellini de chocolate, mascarpone y moras

Tortellini de chocolate, mascarpone y moras

Eva 12 Diciembre, 2013

¿Alguna vez habéis tomado pasta como postre?
Sé que tras leer esto pensaréis… ¿pasta de postre, pero esto será un primer plato? No, en absoluto. Hoy vamos a ver como convertir un primer plato en postre y además aprender una nueva forma de disfrutar del chocolate.

Vamos a preparar unos Tortellini de chocolate rellenos de mascarpone, avellanas y moras… ¡¡una auténtica maravilla!! Tenía muchas ganas de traeros esta receta porque también quería enseñaros lo fácil que es elaborar pasta fresca en casa y el poco tiempo que necesita en su elaboración.

El origen del Tortellini es un tanto incierto, rodeado de numerosas y curiosas leyendas. Se dice que esta elaboración se creo en la provincia de Módena.
Lucrecia  Borgia durante un viaje se hospedó en una taberna de un pueblo. El propietario quedó prendado de su belleza y no pudo evitar espiarla por el ojo de la cerradura. La poca visibilidad y la escasa luz no dejo ver apenas nada al atrevido tabernero a excepción del ombligo de la dama.
Esto fue más que suficiente para inspirarle a crear aquella misma noche los tortellini, recordando aquello que vislumbraron sus ojos.

Como siempre os digo, curiosas historias rodean las recetas que nos acompañan a diario. Esta variedad de postre que degustaremos caliente también podemos disfrutarla fuera de casa.
Si sois clientes de Degustabox, tengo una buena noticia que daros. Han iniciado un sistema por puntos canjeables tras realizar sus compras, podréis acceder a su catálogo de productos y ver los puntos necesarios para cada regalo. Cuando tengas suficientes, el sistema te avisará (visitando su página web) diciéndote a que regalos puedes optar y ¡te lo traerán a la puerta de tu casa! Me parece una propuesta fantástica!!

Uno de los regalos que podréis disfrutar es esta bolsa porta-alimentos de Valira, perfecta para transportar tu comida al trabajo, tanto fría como caliente, hermética, fácil de limpiar y muy cómoda de transportar.

¿Aún no te has decidido a probar?… no dejes pasar más tiempo y disfruta de todos los productos que ofrecen.

Saborear un postre como si estuviera recién hecho es muy fácil  😉
Espero que os guste y sobretodo ¡qué os animéis con él!

Saludos,
Mrs Hudson.

La receta de la pasta fresca la vi en Titouillette.

INGREDIENTES:

PARA LA PASTA:

  • 60 g de chocolate negro 70%
  • 230 g de sémola de trigo duro ó también podemos utilizar harina “0” 
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar Valor (2 Tbsp)
  • 4 cucharadas de agua (4 Tbsp)
  • 2 huevos L
  • pizca de sal
  • 5 granos de Pimienta de Jamaica

PARA EL RELLENO:

  • queso mascarpone
  • un puñado de avellanas
  • 5-6 moras

PARA LA SALSA DE CHOCOLATE:

  • 50 g de agua
  • 20 g de cacao en polvo
  • 40 g de azúcar granulado
  • 1/2 cucharadita de pasta de moras (1/2 Tsp)

ELABORACIÓN:

Preparamos la pasta de chocolate.

Fundimos el chocolate, reservamos.

En un bol incorporamos el agua junto con el cacao en polvo, los granos de pimienta previamente triturados y la sal, mezclamos hasta disolver completamente. Añadimos el chocolate fundido y mezclamos de nuevo.

Por último, incorporamos los huevos ligeramente batidos y volvemos a batir hasta integrar.

En un bol amplio incorporamos la sémola y realizamos un volcán, vertemos la mezcla de chocolate en él y comenzamos a integrar los ingredientes. Una vez que tengamos una masa que podamos manejar, volcamos sobre una superficie de trabajo y comenzamos a trabajar la masa.

Debemos integrar completamente los ingredientes, obteniendo una masa homogénea y suave. Amasaremos alrededor de 5 minutos.

Formamos una bola, cubrimos con film e introducimos en el frío durante 1 hora.

Preparamos la salsa de chocolate.

En un cazo incorporamos el agua junto con el azúcar y el cacao en polvo, colocamos a calor medio y dejamos durante 2 minutos removiendo de vez en cuando. Añadimos la pasta de moras y dejamos de nuevo al calor alrededor de 4 minutos removiendo de vez en cuando.

Notaréis que la salsa espesa ligeramente. Retiramos del calor y reservamos.

En un mortero trituramos las avellanas, reservamos.

Damos forma a la pasta.

Esta es la técnica que emplearemos para plegar los tortellini.

Si disponéis de una máquina para estirar pasta, ahora es el momento en el que tomaría protagonismo. Pero si os encontráis en mi caso, que no tenéis, os mostraré como realizarla con rodillo.

Enharinamos ligeramente una superficie de trabajo, sacamos la masa del frío y dividimos en dos partes para trabajarla. La mitad que no usamos la cubrimos con film para evitar que se reseque.

Comenzamos a estirar, he utilizado un rodillo ajustable con la medida más pequeña (corresponde a 2mm de grosor). Una vez que la tengamos lista, procedemos a afinarla un poco más.

Pasaremos a utilizar un rodillo de los de toda la vida, comenzaremos a estirar e iremos observando el grosor. Tenemos que obtener una pasta fina pero que nos permita trabajar con ella.

Una vez que la tengamos lista, cortaremos para realizar los tortellini. Podemos elaborarlos de dos formas; redondos o cuadrados, en mi caso opte por los segundos. Para garantizar que quedaran cuadrados he utilizado un cortador cuadrado como guía, marcamos suavemente sobre la pasta y procedemos a cortar con un corta pastas.

Si no tenéis con un cuchillo afilado también nos valdrá.

Disponemos una pequeña cantidad de mascarpone en el centro, espolvoreamos con un poco de avellana triturada y colocamos unos granitos de moras.

Plegamos el cuadrado formando un triángulo, tendremos que sellar los bordes, para ello humedeceremos ligeramente con agua y sellaremos los extremos con la yema de los dedos.

Procedemos a dar forma de tortellini. Presionaremos los extremos hacia arriba ayudándonos con un dedo en el centro. Rodeamos el dedo con la pasta y sellamos.

En la parte superior vemos como realizarlo.

Repetimos el proceso con el resto de la pasta.

Cocemos los tortellini.

Damos un golpe de calor a la salsa de chocolate y moras, reservamos.

Para cocer pasta debemos realizarlo en abundante agua. Al hervir se libera harina espesando el agua y, si tenemos poca cantidad de esta, corremos el riesgo que se nos pegue.

En una cacerola colocamos abundante agua y llevamos a ebullición. Una vez que rompa a hervir disponemos la pasta en el interior. Dejamos cocer alrededor de 4-6 minutos con una harina 0 ó 10 minutos si lo elaboramos con sémola (tarda más en ablandarse) para estar al-dente, dependerá del grosor de la pasta y, sobre todo, la textura que os guste a la hora de comerla.

Sacamos, escurrimos bien y servimos acompañado de un poco de salsa de chocolate y frutos del bosque.

Una manera original y diferente de disfrutar de un postre, porque no siempre la pasta tiene que ser un primer plato sino que también puede ser el último.

¡Buen provecho!

relacionadas.

Comentarios