Curso de pan casero
cabecera-provisional

Buenos tardes, que cerca nos queda el fin de semana, yo estoy deseando que llegue!
Esta semana ha sido muy ajetreada y con apenas nada de tiempo para descansar.
A veces pienso…podría sentarme un rato en vez de cocinar…pero no puedo! es superior a mi, me gusta tanto que a pesar de terminar más agotada aún me sirve como via de escape tras un largo día.
La receta de hoy es sencilla, ultimamente no os podréis quejar os traigo cositas fáciles tanto en elaboración como tiempo de cocción. Tiene una ventaja  y es que si en alguna ocasión adelantamos masa sablée para otra receta, ya tenemos hecha la mitad de esta.
He descubierto recientemente que adoro la repostería con pera, es sorprendente lo bien que queda cualquier cosa que hagamos con ella.
Si no me creéis, tenéis que probarlas. Aunque si por el contrario es una fruta que no os va nada, siempre se puede sustituir por manzana, melocotón, ciruela…como siempre la que más os guste.
Uno de sus ingredientes principales, el frangipane, es un término francés derivado de Frangipani, apellido de una familia de la nobleza italiana. En el siglo XVI, un señor de esta familia tenía costumbre de perfumar sus guantes con un perfume de un olor particular, el cual tuvo mucho éxito. Este perfume se utilizó hasta muy entrado el siglo XIX, en el que aún se hablaba en Francia de “guantes a la frangipane”.
A finales del siglo XVII se utilizó el nombre para referirse a cualquier producto con un olor parecido. A principios del siglo XVIII  el nombre se aplicaba a un tipo de tarta rellena de crema de almendras, y el término ha ido derivando hasta designar la crema usada para el relleno.
El término franchipane aparece en un libro de cocina de 1674.
Y ahora después de toda esta información …vamos con la receta! Os deseo que paséis un gran día.

Saludos,
Mrs Hudson.

La receta la vi en Inspiring the every day.

ingredientes para 8 tartaletas:

Para la masa sablée:

  • 300 gr de harina de repostería
  • 150 gr de mantequilla
  • 70 gr de azúcar glass
  • 2 yemas de huevo
  • 1 cucharadita de canela
  • una pizca de sal

para el frangipane:

  • 125 gr de almendra molida
  • 125 gr de azúcar glass
  • 90 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo a temperatura ambiente
  • 1/2 cucharadita de extracto de almendras

para decorar:

  • 1 pera de conferencia (podemos utilizar la que más nos guste)
  • crocanti de almendras
  • 1 cucharada de mermelada de albaricoque + 1/2 cucharada de agua

elaboración:

Preparamos la masa sablée.

Rallamos la mantequilla para poder trabajarla mejor. Una vez lista, añadimos la harina y trabajamos hasta conseguir una textura arenosa.

Añadimos el azúcar, la canela, la sal y el huevo y unificamos los ingredientes sin trabajar la masa en exceso, debe quedar algo arenosa.

Hacemos una plancha, forramos con film e introducimos en el frigorífico durante 1 hora.

Transcurrido este tiempo procedemos a preparar las tartaletas.

Enharinamos ligeramente una superficie con harina y estiramos la masa con un rodillo. He usado dos cortadores redondos, uno liso para la base y otro ondulado para los laterales. Cortamos círculos con el grande y después con el pequeño en ese mismo círculo.

He utilizado una bandeja de muffins porque quería hacer tartaletas pequeñas. Colocamos primero la base y luego los laterales, ajustamos la masa con la yema de los dedos. Introducimos en el frigorífico 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºC con ambas placas.

Una vez transcurrido este tiempo cubrimos con papel de hornear por la superficie de los moldes y colocamos legumbres encima para que funcionen como peso. Introducimos en el horno durante 15 minutos.

Sacamos y dejamos enfriar.

Preparamos el frangipane.

En el bol de la Kitchen Aid o en un bol amplio, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que esté suave.

Añadimos el huevo y el extracto de almendra, volvemos a batir hasta que se incorpore por completo. Pasamos la mezcla a un bol amplio y añadimos la almendra molida. Mezclamos con ayuda de una lengua hasta homogeneizar por completo la masa.

Montamos las tartaletas.

Precalentamos el horno a 175ºC.

Rellenamos las tartaletas con el frangipane hasta el borde. Pelamos y cortamos la pera en rodajas finas y disponemos sobre la superficie, presionando ligeramente.

Introducimos en el horno hasta observar que el frangipane se hincha y toma un color ligeramente dorado, nos llevará alrededor de 25 minutos.

Mientras disolvemos la mermelada junto con el agua para pintar posteriormente las tartaletas.

Transcurrido este tiempo, sacamos y dejamos reposar 2 minutos. Sin sacarlas aún del molde, pintamos con la mermelada y espolvoreamos con el crocanti de almendra.

Dejamos reposar durante 5 minutos antes de desmoldar.

Salen con muchísima facilidad, basta con introducir un palillo por un lateral y elevar ligeramente la tartaleta.

Y así de sencillo es elaborar una receta de temporada, que nos sirve tanto de postre como para acompañar a media tarde. Además recordar que esta masa se puede congelar, por lo que el día que decidamos hacerla podemos elaborar más cantidad y así tenemos adelantado la base para una tarta, tartaletas…cualquier receta que se nos ocurra!

Ahora si, buen provecho!!

Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

3 ComentariosDeja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *