Curso de pan casero
cabecera-provisional

Pocas son las ocasiones que os traigo recetas saladas, y no será porque no me gustan, adoro cocinar en todos los ámbitos solo que reconozco que la repostería es mi perdición.
Pero creo que a partir de ahora lo haré más a menudo, solo que será muy probable es que sea en formato masas, tartas, pasteles y panes.
De hecho hace poco más de una semana que terminé de elaborar mi masa madre y todo lo que hagas con ella da unos resultados fantásticos.
Más adelante os dejaré como hacerla, alimentarla y todo lo que podemos hacer con ella, ya que de momento sigo probando recetas.
Pero de momento vamos con esta que me voy del camino…
Este tipo de pastel salado o tartaleta  está elaborada con una masa que normalmente es utilizada en repostería,  masa sablée, la cual también es muy utilizada en pasteles salados y aquí tenemos un buen ejemplo.
Una opción muy acertada como entrante, aperitivo si la hacemos de tamaño más grande, para picar…fácil de hacer, ligera y con un sabor que nos transporta a una preciosa casa de madera en medio del campo rodeado de hierbas aromáticas y un sol resplandeciente.
Es exquisita y diferente, porque no todos los días tenemos que comer lo mismo y utilizando los mismos ingredientes conseguimos resultados como este.
Deseamos que os guste y que os animéis con ella.

Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

ingredientes para 2 tartaletas de 12 cm de diámetro:

para la masa sablée:

  • 300 gr de harina de repostería
  • 150 gr de mantequilla
  • 40 gr de azúcar glass
  • 2 yemas de huevo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada (1/2 Tsp)
  • una pizca de sal

para el relleno:

  • 200 gr de brocoli
  • 1 patata pequeña
  • 1/2 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 30 gr de mantequilla
  • 200 gr de ricotta
  • 2 cucharaditas de gorgonzola
  • 1 cucharadita de romero seco (1 Tsp)
  • romero fresco
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra, verde, rosa y blanca molida (podemos encontrar botes con este popurri)

ELABORACIÓN:

Comenzamos elaborando la masa sablée.

En esta ocasión realizaremos la masa sablée con hemos hecho en ocasiones anteriores pero con una pequeña variante, al tratarse de una tarta salada bajaremos la cantidad de azúcar y añadiremos un toque de nuez moscada.

Rallamos la mantequilla para poder trabajarla mejor.

Una vez lista, añadimos la harina y trabajamos hasta conseguir una textura arenosa. Añadimos el azúcar, la canela, la sal y el huevo y unificamos los ingredientes sin trabajar la masa en exceso, debe quedar algo arenosa.

Hacemos una plancha, forramos con film e introducimos en el frigorífico durante 1 hora.

Transcurrido este tiempo procedemos a preparar las tartaletas. Enharinamos ligeramente una superficie con harina y estiramos la masa con un rodillo.

He usado un cortador redondo liso para la base. Cortamos círculos y después estiramos un poco con el rodillo.

Es importante que dejemos la masa lo más fina posible, observaréis que es muy quebradiza pero también muy manipulable, por lo que la uniremos con facilidad.

Colocamos primero la base y luego los laterales, ajustamos la masa con la yema de los dedos. Para los laterales colocaremos trozos de tiras y ajustaremos presionando ligeramente. He dejado la parte de arriba sin forma definida para darle un toque más rústico.

Introducimos en el frigorífico 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180ºC con ambas placas. Una vez transcurrido este tiempo cubrimos con papel de hornear por la superficie de los moldes y colocamos legumbres encima para que funcionen como peso. Introducimos en el horno durante 15 minutos.

Sacamos retiramos las legumbres secas, apagamos la placa de arriba e introducimos en el horno durante 10 minutos más.

Una vez transcurrido ese tiempo sacamos y dejamos enfriar mientras elaboramos el relleno.

Para adelantar tiempo, podemos preparar el relleno mientras horneamos la masa. No es necesario que enfrie completamente para rellenar las tartaletas.

Recordad que esta masa se puede congelar y nos valdría para futuras recetas.

Preparamos el relleno.

En un cazo ponemos a cocer el brocoli con un poco de agua. Una vez comience a hervir lo dejaremos entre 6-7 minutos, para que no nos quede demasiado blando. Tendrá un color verde muy vivo.

Retiramos del fuego y escurrimos.

Cortamos la cebolla muy fina y los dientes de ajo en trocitos pequeños, reservamos.

Por otro lado en una sartén incorporamos la mantequilla y ponemos a fuego medio. Una vez se haya fundido incorporamos la cebolla y dejamos alrededor de 7-8 minutos removiendo de vez en cuando hasta que se vuelva ligeramente transparente. Añadimos el ajo y dejamos 1 minuto más a fuego.

Incorporamos el brocoli en ramitas no muy grandes y añadimos sal y pimienta al gusto. Dejamos a fuego medio durante 3 minutos removiendo de vez en cuando. Retiramos del fuego.

En un bol incorporamos el queso ricotta y añadimos el rehogado de verduras, mezclamos. Añadimos un poco de romero seco y volvemos a mezclar.

Precalentamos el horno a 200ºC con ambas placas.

Rellenamos las tartaletas repartiendo la mezcla de ricotta y verduras entre las dos.

Cortamos la patata en lonchas muy finas, podemos ayudarnos de un rallador.

Colocamos las rodajas de patata por las superficies de la tartaletas, espolvoreamos con una pizca de romero seco y algunas hojas de romero fresco picado.

Regamos ligeramente ambas tartaletas con un pequeño chorro de aceite de oliva, esto ayudará paa que las patatas queden perfectas en el horno y sin resecarse, salpimentamos al gusto y por último colocamos algunos pedacitos de queso gorgonzola.

Introducimos en el horno durante 20 minutos, observaremos antes de sacarlas que la patata está hecha. Antes de sacarlo le damos 2 minutos de grill y ya están listas para salir del horno.

Dejamos enfriar alrededor de 10 minutos antes de desmoldar.

Un plato, aperitivo o entrante realmente delicioso con un toque rústico y campestre.

Buen provecho!!

 

 

                  

Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *