Taller presencial de Roscón de Reyes en Madrid
cabecera-provisional

Buenas tardes, empieza una nueva semana y tengo un montón de cosas por hacer…
El lado bueno es que no son obligaciones, si no cosas que tengo en mente y que quiero materializar.
Pero si tiene una pequeña contra…el tiempo del que dispongo no es suficiente! Ojalá pudiera tener días más largos, porque cada día que pasa al llegar la noche siento que aún no debería acabar, me gustaría poder seguir haciendo cosas.
Es probable que esta sensación venga dada porque tengo la suerte de poder dedicar el mayor tiempo de mi día a hacer lo que más me gusta, o más bien lo que adoro!
Y cuando uno se siente así, podría pasar horas y horas y tener la sensación de que no son suficientes.
Probablemente más de uno de vosotros tenga esta sensación, cada uno en un ámbito diferente pero con una finalidad común, disfrutar haciendo lo que más nos gusta y tener la sensación que solo han transcurrido unos pocos minutos.
Por eso hoy traigo una receta exquisita y sencillísima, para poder disfrutar de un bocado maravilloso y dejar tiempo para lo que más nos guste. En este caso yo disfruto compartiendo con vosotros recetas nuevas y deliciosas…en vuestro caso las situaciones serán muy diversas, pero mientras que las planeamos, vivimos, realizamos o simplemente las soñamos, podemos acompañarlas de este maravilloso bocado.
Una base crujiente con aromas de frutos secos, una suave crema con un toque justo de acidez y dulzor cubierto de una confitura de frutos silvestres…que más puedo decir que no haya hecho ya, solo que tenéis que probarlas.
Saludos,
Mrs Hudson.

Esta receta es una adaptación de las tartaletas de arándanos de Angela Nilsen.

ingredientes para 8-12 tartaletas:

  • 100 gr de mantequilla fundida y enfriada
  • 70 gr de azúcar moreno
  • 30 gr de azúcar demerara
  • 70 gr de avellanas
  • 30 gr de nueces de macadamia
  • 225 gr de Mascarpone
  • 225 gr cucharadas de curd de lima limón

La cantidad de relleno que dejo es para 12 tartaletas. Para que podáis hacer vuestros cálculos cada 4 tartaletas necesitan 75 gr de curd y 75 gr de mascarpone.

para los arándanos confitados:

  • 25 g de azúcar moreno
  • 125 gr de arándanos
  • 1/2 cucharada de agua (1/2 Tbsp)

elaboración:

Para esta receta nos saldrán tartaletas dependiendo del molde que utilicemos y la cantidad que echemos en cada una. He utilizado una bandeja para muffins y en cada hueco he vertido una cucharada y media de mezcla. Si añadimos una sola cucharada tendremos 12 tartaletas aproximadamente.

Precalentamos el horno a 160º C.

Engrasamos ligeramente con mantequilla el molde para muffins, reservamos.

En un bol incorporamos la mantequilla, previamente fundida y enfriada, junto con el azúcar moreno y el azúcar demerara. Mezclamos bien hasta integrar completamente ambos ingredientes.

En un triturador de alimentos, trituramos las avellanas junto con las nueces de macadamia. Incorporamos la mezcla de frutos secos a la mezcla de mantequilla y mezclamos hasta incorporar todos los ingredientes.

Introducimos en el frigorífico durante 10 minutos para que tome algo de cuerpo.

Rellenamos cada hueco de la bandeja con 1 y 1/2 cucharada, aunque podemos añadir algo menos de cantidad si queréis.

Introducimos en el horno durante 10 minutos, observaremos que la mezcla se funde y toma un color dorado.

Transcurrido este tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde durante 15 minutos. Sacamos con mucho cuidado y con ayuda de un cuchillo y colocamos sobre un papel de horno.

Hay que hacerlo muy delicadamente ya que son unas bases muy quebradizas.

Introducimos en el frigorífico hasta el momento en que las vayamos a utilizar, esto nos asegurará que tomen algo más de consistencia.

Lo ideal sería prepararlas el día anterior.

Preparamos el curd de lima limón.

Elaboramos el curd con esta receta que ya hemos elaborado anteriormente, lo único que en este caso no añadiremos la hierbabuena.

Es una receta que nos saldrá algo más de cantidad de lo que necesita la receta, unos 300-350 gr. Una vez lo tengamos listo, reservamos.

Preparamos los arándanos confitados.

En una cazo incorporamos los arándanos junto con el azúcar moreno y el agua.

Ponemos a fuego lento hasta que el azúcar se disuelva en el agua, removeremos de vez en cuando.

Una vez tengamos una especie de caramelo líquido de color morado, subiremos el fuego y dejaremos unos 30 segundos (observaremos que el almíbar burbujea).

Retiramos del fuego, removemos suavemente para que los arándanos se mantengan enteros y dejamos enfriar ligeramente antes de pasarlo a un recipiente. Reservamos.

Preparamos la crema de curd y mascarpone.

Mezclamos 225 gr de curd de lima limón con 225 gr de Mascarpone, mezclamos bien para obtener una mezcla homogénea.

Montamos las tartaletas.

Disponemos una cucharada de crema de curd y Mascarpone sobre la tartaleta crujiente de avellanas y macadamia.

Cubrimos con una cucharadita de arándanos confitados.

Y ya solo nos queda disfrutar de ellos acompañando un aromático café en una dulce sobremesa.

Buen provecho!!

Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

4 ComentariosDeja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *