cabecera-provisional

Ya están de vuelta los días de lluvia…espero que se queden con nosotros un tiempo. Además son ideales para meternos de lleno en la cocina o por lo menos en mi caso.
En esta ocasión voy a preparar una tarta que a su vez es muy especial ya que es un encargo para una gran persona y una figura importante para mí, mi padre. Tiene que ser fresca a la vez que suave y ha de tener un aroma que la caracterize…Lo tengo claro, va a ser una buena elección. – ¿Será la vuestra? -.

Saludos,
Mrs Hudson
 

Ingredientes para una tarta de 8 raciones:

  • 3 paquetes de 240 gr de crema de queso (tipo Philadelphia) a temperatura ambiente
  • 190 gr de azúcar granulado
  • 95 gr de azúcar moreno
  • 120 ml de Frangelico
  • 450 gr de puré de calabaza
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 y 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de jengibre
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1 clavo molido
  • 5 huevos grandes a temperatura ambiente
  • 350 gr de galletas
  • 5 cucharadas de mantequilla derretida

 

Frangelico topping:

  • 480 ml de crema agria (crème fraîche)
  • 95 gr de azúcar granulado
  • 120 ml de Frangelico

 

Elaboración:

Es una tarta que requiere paciencia a la hora de elaborarla, pero puedo asegurar que merece la pena porque… ¡está deliciosa!.

Precalentamos el horno a 170º C con ambas placas.

Ponemos a hervir la calabaza con un poquito de agua hasta que esté blanda.

Comenzamos triturando nuestras galletas hasta obtener unas migas finas.

Damos un golpe de calor a la mantequilla y se lo añadimos a las migas.

Removemos bien hasta conseguir una pasta que sea consistente ( podéis añadir alguna cucharada más de mantequilla si la masa de galleta aún no es compacta).

Ya estará lista la calabaza, comprobamos pinchándola que esté blandita. Escurrimos y pasamos por la batidora o chino, como prefiráis, para obtener un puré. Reservamos.

Volcamos la masa de galletas sobre un molde desmontable (he utilizado un molde de 27 cm de ancho) y distribuimos por toda la base, presionando para que nos quede compacto.

Introducimos en el horno durante 10 minutos para que seque la masa. A los 5 minutos de cocción podéis sacarlo para pintar con huevo y volver a introducir los minutos restantes, con esto conseguimos crear una capa que evitará que penetre la masa que hagamos en el crujiente de galleta. Sacamos y dejamos enfriar.

Reducimos la temperatura del horno a 150º C.

En un cuenco mezclamos el azúcar blanco con el azúcar moreno.

Una vez tengamos todos nuestros ingredientes a temperatura ambiente, comenzamos a elaborar el relleno.

En un bol amplio o batidora de pie, incorporamos la crema de queso y batimos a velocidad media durante unos minutos hasta que observemos que toma una textura suave.

Incorporamos poco a poco la mezcla de azúcar sin dejar de batir. Añadimos las especias, el extracto de vainilla y el Frangelico.

Mezclamos todos los ingredientes hasta obtener una mezcla uniforme.

Tamizamos las 2 cucharadas de harina e incorporamos a la masa, mezclamos.

Añadimos el puré de calabaza y batimos a velocidad media.

Incorporamos los huevos de uno en uno y removiendo después de cada adición hasta que esté bien integrado, observaremos que la mezcla se ha vuelto muy líquida.

Colamos esta mezcla para asegurarnos de que queda homogénea  y que no quedan restos de calabaza o cualquier ingrediente que no se hubiera incorporado bien.

Vertimos la mezcla sobre el molde con la base de galletas e introducimos en el horno durante 70-75 minutos.

Pasado este tiempo, con cuidado comprobamos que nuestra tarta al moverla tiene un ligero tambaleo en el centro.

Apagamos el horno y dejamos el pastel dentro con la puerta entreabierta durante 1 hora.

Una vez transcurrida la hora, sacamos del horno y apartamos.

Volvemos a encender el horno a 200º C.

Mezclamos los ingredientes para hacer el topping de Frangelico: la crème fraîche, el azúcar y el licor.

Batimos hasta obtener una mezcla suave.

Vertemos la mezcla sobre la tarta y volvemos a introducir al horno durante unos 8-10 minutos.

Retiramos la tarta del horno y dejamos enfriar en el molde.

Una vez fría, desmoldamos.

Deslizamos una espátula o un cuchillo alrededor del borde de la tarta para evitar agrietamientos a la hora de retirar el molde.

Introducimos en el frigorífico para que la crema de queso se enfríe por completo durante al menos 6 horas. Recomiendo a ser posible dejarla toda la noche.

Podéis decorarla o simplemente degustarla tal cual.

En mi caso he decorado los bordes con un poco de frosting de dulce de leche.

Buen provecho!

 

Sobre el autor Ver todos los posts

Mrs. Hudson

4 ComentariosDeja un comentario

    • Buenas tardes!!
      Pues el molde que he utilizado tiene 27 cm de ancho, es grande. Sale una tarta de bastantes raciones! ;))

      Encantada de poder ayudarte!!

      Besos!

    • Buenas tardes Ruth!!

      Me encanta saber que te ha gustado! Pues si te gustan las tartas de queso esta te va a encantar!! está riquísima y el Frangélico le da un sabor maravilloso, ya me contarás!!

      Besos grandes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *