Nos encontramos en el ecuador de la semana, se presenta un fin de semana de tres días, continuamos con un sol increíble por lo que en consonancia a tantos factores positivos, mi buen estado va en aumento por segundos. Tanto que tengo ganas constantemente de celebrarlo, así que he decidido hacerlo. – ¿Cuál iba a ser el ingrediente principal? – el que más me gusta con diferencia, el queso. Os traigo una tarta de queso con unas notas de color para alegrar nuestras mesas.

Cordiales saludos desde Bake-street.

 

Ingredientes:

Para la base:

  • 150 gr de galletas finamente molidas
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal derretida
  • 2 cucharadas de azúcar granulado

 

Para la crema:

  • 240 gr de azúcar granulado
  • 600 gr de crema de queso (tipo Philadelphia)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • una pizca de sal
  • 3 huevos grandes a temperatura ambiente

 

Para la salsa de fresas:

  • 250 gr de fresas
  • 2 cucharadas de azúcar granulado

 

Elaboración:

Preparamos la salsa de fresas.

Lavamos y troceamos las fresas. Las colocamos en un cazo con un poquito de agua, (no más de 20 ml, nos sirve para evitar que se nos peguen al fondo hasta que empiecen a soltar agua) y dejamos a fuego medio removiendo de vez en cuando. Cuando observemos que se ablandan, añadimos 2 cucharadas de azúcar y removemos. Bajamos un poco el fuego.

Veremos que va tomando aspecto de puré, con una cuchara de madera removemos y machacamos. En el momento en el que hayan perdido gran parte del agua, tendremos listas nuestras fresas. El tiempo total al fuego puede ser de unos 30 minutos. Apartamos y dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 175º C con ambas placas encendidas.

Trituramos las galletas hasta que estén molidas muy finamente.

Añadimos dos cucharadas de azúcar y la mantequilla derretida. Unimos bien los ingredientes hasta observar que se hace una masa compacta.

Preparamos nuestro molde desmontable y lo forramos por fuera con papel de aluminio (el molde irá al horno al baño maria, así evitaremos que entre agua dentro). Colocamos la base de galletas prensándola bien y procurando que sea uniforme. Introducimos en el horno aproximadamente 10 minutos para secar la base.

Truco: A los 6 minutos aproximadamente sacáis la base y la pintáis con un poco de huevo batido, volvéis a introducirla hasta los 10 minutos. Conseguiréis que al incorporar el relleno de queso no empape la galleta humedeciéndola en exceso y mezclándose ambos.

Sacamos del horno y dejamos enfriar. Preparamos el relleno.

Colamos la salsa de fresas para quitar las pepitas y las partes más sólidas, reservamos.

En un bol amplio batimos la crema de queso a velocidad media hasta obtener una crema suave y esponjosa ( aproximadamente 3 minutos ). Reducimos la velocidad e incorporamos los 240 gr de azúcar en un ritmo lento pero continuo.

Añadimos la sal y el extracto de vainilla, batimos. Incorporamos los huevos de uno en uno y removiendo en cada adición. Recomiendo incorporarlos a la mezcla removiendo con una espátula, ya que si cogen demasiado aire al mezclarse a la hora de subir el pastel en el horno no quedará muy bien.

No hacemos la siguiente adición de huevo hasta que tengamos bien incorporado el que hemos añadido. Una vez hayamos incorporado todos los huevos, vertemos la mezcla sobre el molde con la base de galleta.

Disponemos unas gotas de salsa de fresas sobre la superficie y con un cuchillo lo deslizamos entre ellas para crear este efecto.

Preparamos una bandeja de horno honda y la llenamos de agua, no es necesario que sea muy profunda.

Introducimos la tarta en el horno sobre la bandeja con agua durante 65-70 minutos. Veremos que la tarta subirá y que al tambalearla tendrá un ligero bamboleo.

Antes de que transcurra el tiempo de horneado si veis que la tarta puede comenzar a dorarse ( sobre todo en los últimos 5 minutos) colocarle un poco de papel de aluminio para evitar que ocurra.

Sacamos del horno y dejamos enfriar para poder desmoldar.

Para presentarla basta con poner una base de salsa de fresas y un pedazo de tarta encima…

está deliciosa!!

Disfrutadla!

P.D.: Al enfriarse la he introducido en el frigorífico, transcurridas 3 horas estaba aún más espectacular! Todo esto siempre va a gustos por supuesto.

Al igual que podéis sustituir la salsa de fresas por frambuesas o por la fruta que mejor os combine  a vosotros. Si queréis hacer más cantidad de relleno porque vuestro molde es más amplio, calculad un huevo más por cada 200 gr de crema de queso que añadáis.

         

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

2 ComentariosDeja un comentario

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *