Adoro los fines de semana. Días de descanso, de disfrutar, de compartir…Hoy me siento feliz, con ganas de hacer de hacer muchísimas cosas y aprovechar cada momento. Hemos pasado un maravilloso día juntos el Sr Hudson y yo, y a al llegar la tarde hemos pensado en hacer estos cupcakes, pienso decorarlos como me siento en estos momentos… una rosa.

Ingredientes:

  • 210 gr de harina de repostería
  • 1 cucharada de polvo de cacao sin azúcar (yo utilizo el de Valor)
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 280 gr de azúcar
  • 240 ml de suero de leche (si no tenéis, podéis utilizar 240 ml de leche y le añadís una cucharadita de zumo de limón, dejáis reposar 5 minutos para que se corte)
  • 1 y 1/2  cucharadita de esencia de vainilla
  • 95 gr de mantequilla sin sal
  • 1/2 cucharadita de colorante en pasta rojo
  • 1 cucharadita de vinagre blanco

 

Para el glaseado:

  • 200 gr de queso cremoso (tipo Philadelphia)
  • 100 gr de mantequilla sin sal
  • 450 gr de icing sugar (si no tenéis, podéis utilizar azúcar glass)
  • unas gotitas de esencia de vainilla

 

Elaboración:

Precalentamos el horno a 170º C.

En un vaso ponemos la leche y añadimos una cucharadita de zumo de limón, dejamos reposar 5 minutos para que se corte.

En un bol grande incorporamos la mantequilla y el azúcar, batimos bien hasta que ambos ingredientes estén bien integrados.

Por otra parte batimos los huevos individualmente y los añadimos junto con la esencia de vainilla al bol de la mantequilla sin dejar de batir la mezcla.

Disponemos otro bol grande y tamizamos la harina y el cacao. Añadimos la mitad de la cantidad de la mezcla de harina y cacao al bol de la mantequilla, batimos bien. Cuando esté integrado, añadimos la leche, mezclamos todo bien e incorporamos el resto de la mezcla de harina y cacao. Removemos la mezcla hasta que esté homogénea.

En un vasito ponemos el vinagre y añadimos el bicarbonato, se pondrá a burbujear rápidamente. Añadimos esta mezcla a la masa y removemos.

Incorporamos el colorante rojo. Dependiendo de que marca uséis, coloreará más o menos,  debéis añadir según vaya cogiendo color vuestra masa, debe quedar rojo vivo.

Colocamos la bandeja con sus cápsulas de papel y repartimos la mezcla llenando 2/3 cada una. Introducimos al horno durante 20 minutos  o hasta que pinchando con un palillo este salga limpio.

Al sacarlos del horno los dejamos reposar 5 minutos y posteriormente enfriar en una rejilla.

Preparamos el glaseado:

Tamizamos el icing sugar o el azúcar glass.

Añadimos la mantequilla y la leche y batimos hasta que se integren bien.

Incorporamos la crema de queso, que debe estar fría, batimos despacio primero y cuando veamos que están unidos los ingredientes entonces podemos batir con las varillas hasta que la masa sea cremosa.

Una vez los cupcakes estén fríos, pasamos a decorarlos con una manga pastelera y con lo que más os guste. Yo he hecho unas rosas con fondant rojo. También podéis hacerlo con fondant blanco y añadirle colorante rojo y así darle una tonalidad rosa,¡ todo siempre a nuestro gusto!

Para hacer las rosas de fondant:

Cogemos un trozo de fondant y hacemos una bolita. Lo amasamos haciendo una forma de cilindro. Cortamos en trocitos pequeños de 1 cm aproximadamente. Cogemos cada trocito y hacemos una bolita pequeña, entre dos plásticos (yo he utilizado una bolsa zipp) pasamos el rodillo un poco sin pasarnos, porque si queda muy fino puede partirse y procurando que la parte que nos queda arriba sea un poquito más fina. Enrollamos sobre si mismo haciendo la primera parte.

Vamos añadiendo pétalos siempre al lado contrario. Modelamos los cantos de las hojas con un palillo. Cuando acabemos de poner los pétalos, apretamos la base para retirar el exceso de fondant.

Y… ¡ ya tenemos nuestra rosa !

Ya solo queda dejarlas secar mínimo 2 horas antes de colocarlas encima de cada cupcake.

¡ Dulces bocados !

 

 

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *