Pavlova de higos y mascarpone

Pavlova de higos y mascarpone

Eva 3 Septiembre, 2013

Llevaba tiempo sin hacer una Pavlova y parece que en este tiempo apetecen tomar postres a temperatura ambiente acompañadas de frutas de temporada.
Pensé en mis queridos higos, ya va quedando menos para que finalice su época  por lo que debemos de aprovechar todo lo que podamos.

La elaboración de la Pavlova para aquellos que ya la hayáis hecho en casa sabéis que es muy sencilla, para aquellos que aún no os habéis animado esta podría ser una buena ocasión.
Partimos de un merengue francés, el más sencillo de todos, damos forma y horneamos…¿un postre con menos trabajo y tan buenos resultados? ¡Muy pocos!

Para acompañar vamos a combinar frutos y colores que nos recuerdan el final del verano, tonos tostados y sabores dulces, esos que dejan buen sabor de boca y piden más para otras ocasiones.
Opté por los higos, fruta que me encanta y no puedo dejar pasar en repostería siempre que pueda, y el jengibre.

Sus matices picantes y exóticos otorgan un toque especial y exquisito a esta combinación. Como base nada mejor que una delicada y suave crema mascarpone.

El conjunto es un postre ligero, repleto de vitalidad y sabor que nos hará tomarnos la vuelta de las vacaciones con una buena sonrisa.
Feliz vuelta a todos los que estabais por volver!

Saludos,
Mrs Hudson.

INGREDIENTES PARA UNA PAVLOVA DE HIGOS MEDIANA:

PARA LA PAVLOVA:

  • 4 claras de huevo grande L
  • 140 g de azúcar glass
  • 1 pizca de cremor tártaro
  • 3 cucharaditas de Maizena (3 Tsp)
  • 1 cucharadita de vinagre (1 Tsp)

PARA DECORAR:

  • 250 g de queso Mascarpone
  • 3-4 higos frescos
  • 4 cucharadas de mermelada de higos (4 Tbsp)

PARA EL SIROPE DE JENGIBRE:

  • 75 g de jengibre fresco pelado y troceado
  • 75 g de azúcar moreno
  • el zumo de 1/2 limón
  • 240 g de agua

ELABORACIÓN:

Comenzamos preparando el sirope de jengibre.

Pelamos y troceamos el jengibre. Incorporamos en una cacerola unto con el azúcar moreno, el zumo de limón y el agua, dejamos a calor medio hasta llegar a ebullición.

Una vez rompa a hervir dejamos durante 5-7 minutos, transcurrido ese tiempo bajamos a fuego lento durante 20-25 minutos, debemos reducir el líquido en algo más de la mitad. Una vez en este punto, retiramos del calor, tapamos y dejamos enfriar a temperatura ambiente completamente.

Colamos el líquido para retirar los restos de jengibre y guardamos en un tarro de cristal en el frigorífico hasta el momento que lo vayamos a utilizar.

Si nos sobra sirope, podemos conservarlo en el frigorífico durante 1 mes.

Sacamos el sirope del frio 30 minutos antes de utilizarlo.

Preparamos la Pavlova.

Para elaborar la Pavlova necesitaremos realizar un merengue francés, es decir, el más sencillo de todos los merengues.

Precalentamos el horno a 175º C con ambas placas.

En un bol incorporamos las claras con el cremor tártaro y comenzamos a batir a la velocidad más baja con las varillas eléctricas o bien en la Kitchen Aid.

Cuando tengamos las claras semi-montadas, iremos incorporando el azúcar glass poco a poco. Lo haremos en 3 tandas y batiremos hasta que se integre completamente tras cada adición.

Observaremos que irá tomando cuerpo y se volverá muy brillante.

Una vez tengamos montadas las claras, añadiremos la maicena y la esencia. Volvemos a batir hasta integrar completamente los ingredientes.

Debemos tener cuidado de no sobrebatir el merengue.

Preparamos una bandeja de horno con una silpat o papel de hornear.

Con ayuda de una espátula disponemos el merengue sobre la bandeja, procuraremos darle forma circular.

Repartiremos la mezcla para formar dos discos.

Con ayuda de una cuchara daremos forma o bien podemos dejarla de forma indefinida formando surcos. Esto quedará a nuestra elección.

Bajamos la temperatura del horno a 100ºC e introducimos en el horno durante 1 hora y 15 minutos aproximadamente en la parte intermedia del horno.

Durante los últimos 15 minutos de horneado bajaremos la temperatura a 80ºC.

El exterior ha de quedar seco al tacto y ligeramente crujiente.

Una vez transcurrido el tiempo de cocción, apagaremos el horno y dejaremos enfriar completamente en su interior con la puerta ligeramente entreabierta.

Este paso es muy importante para evitar las famosas grietas que se forman en su superficie.

Montaremos la Pavlova justo en el momento en que la vayamos a servir, ya que la humedad podría estropearla.

Dispondremos una capa de mermelada de higos, la mitad de crema de mascarpone previamente batida para suavizarla, disponemos el otro disco y repetimos el proceso.

Finalmente, colocaremos unos higos cortados en cuartos y rociaremos con un poco de sirope de jengibre. Y…a disfrutar!!

Buen provecho!!

relacionadas.

Comentarios