Patatas asadas rellenas con kimchi de piña

Patatas asadas rellenas con kimchi de piña

Eva 10 Mayo, 2017
This post is also available in English

Hace ya casi un año compartí en IG una foto de una nueva variedad de kimchi que quería probar, un kimchi de piña. Nunca antes me había dado por hacerlo con fruta y me apetecía probar un invento así. Hace un par de semanas lo probamos y decidí traerlo en esta receta de patatas asadas rellenas con kimchi de piña.

Después de esa foto, hicimos 4 kilos más de esa misma variedad. Sé que era muy arriesgado puesto que no sabíamos si nos gustaría… pero es que también cabía la posibilidad de que estuviera buenísimo y nos arrepintiésemos. De modo que nos pusimos manos a la obra, hicimos varios kilos en total de kimchi, chucrut y este kimchi de piña. ¡Viva la fermentación!


¿El resultado final?

Buenísimo, tiene un sabor totalmente diferente al kimchi tradicional y le da un punto ligeramente dulce y afrutado fantástico. La textura de la piña no cambia prácticamente, se mantiene bastante firme, casi me atrevería a decir que con el mismo punto con el que la introdujimos para fermentarla. Pero sí hay alguna diferencia respecto al kimchi “más tradicional”.

La piña posee un alto contenido en azúcares y al someterla a un proceso de fermentación alimentamos, de manera poderosa, todas esas levaduras dando lugar a un kimchi mucho más gaseoso y burbujeante durante los 3-4 primeros meses de fermentación. Al morder la piña se puede apreciar “un gusto gaseoso”, personalmente no me terminaba de convencer de modo que decidí dejar el resto de botes fermentando durante  mucho más tiempo. Lo suficiente como para que se consumieran los azúcares y esa sensación desapareciera.

Casi 12 meses después, fermentando a unos 12-14ºC, el resultado es extraordinario. De verdad que no me arrepiento en absoluto de haber hecho casi 7 kilos de esta variedad de kimchi.

Para realizarlo en casa podéis seguir la misma receta de kimchi que tengo en el blog.

Tan solo tendréis que utilizar estos ingredientes: 1 repollo/col grande, 1 piña, 100 g de jengibre fresco, 3 chirivías grandes y 5-6 rabanitos. Además de la sal, pimentón y chiles a vuestra elección para ajustar el punto picante.

La piña tendréis que limpiarla quitando la piel y el corazón, cortarla en rodajas y después hacer trocitos de 2 cm aproximadamente.

Patatas asadas rellenas con kimchi de piña

La receta no hay que seguirla al 100% al pie de la letra, es decir, si no os gustan los rabanitos no tenéis porqué añadirlos o si preferís añadir otro ingrediente, como hinojo por ejemplo, pues hacedlo. Os he dejado los ingredientes que yo usé para que tengáis una referencia.

El kimchi es absolutamente delicioso así, tal cual, pero si lo combinamos con otros ingredientes… es poco menos que un manjar. Hace unas semanas encontré el blog de Two Red Bowls y su maravillosa receta de “kimchi potato skins“, me entró por los ojos desde el minuto cero. ¡Qué maravilla! Es que solo con imaginarme tal combinación de sabores empezaba a salivar… De modo que gracias a este recetón, comparto con vosotros mi nueva receta de kimchi con piña.

Una cosa que quiero puntualizar, por si se os pasara por al cabeza hacerlo. No calentéis el kimchi, añadid este una vez que tengamos todo cocinado. En la receta especifico bien el proceso y en otros posts os he hablado de ello, pero haré un breve resumen.

Todos los alimentos fermentados pierden sus propiedades beneficiosas, probióticos y enzimas, cuando se someten a una temperatura superior a 46ºC.

Las fulminamos y esto no nos interesa, además de disfrutar de sus sabor lo ideal es aprovechar todo su potencial. es cierto que hay algunas elaboraciones como sopas elaboradas con chucrut o kimchi en las que se cocina este elemento. Quedan deliciosas pero en esos casos, solo nos beneficiaremos de su sabor.

Por cierto… que de tiempo sin dejaos una cancioncilla. Hoy os traigo una de mis cantantes preferidos desde que tenía 13 años. Lo descubrí porque me encantaba grabar videoclips en cintas de VHS… me veía los 40, la MTV… ¡Todo! Un día pusieron este videoclip de Jamiroquai y desde aquel momento tuvo otra súper fan. Tengo su discografía entera y he podido verle en conciertos… ¡mi ídolo! Esta canción no sea probablemente de las más conocidas, pero es con la que me enamoré XD

Si no tenéis Spotify, podéis escucharla en este enlace de Youtube.

Dicho esto y todo el tostón que os he soltado, os dejo con la elaboración 😉

Patatas asadas rellenas con kimchi de piña

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

PARA LAS PATAS ASADAS:

  • 8 patatas medianas, de 165 g/pieza aproximadamente
  • aceite de oliva para cubrir las patatas
  • sal y pimienta al gusto
  • queso Cheddar rallado, 1 cucharada/media patata

PARA EL ADEREZO CON EL KIMCHI DE PIÑA:

PARA ACOMPAÑAR:

  • ajetes finamente cortados al bies
  • rodajas de chile verde
  • cilantro picado
  • albahaca picada
  • semillas de nigella
  • 250 g de yogur griego sin azúcar
  • aceite de chile rojo* (facultativo)

* Receta en el enlace.

ELABORACIÓN:

Comenzamos asando las patatas.
  1. Precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.
  2. Lavamos las patatas muy bien bajo un chorro de agua fría para retirar la tierra, secamos.
  3. Untamos el exterior de cada patata con aceite de oliva, pinchamos la superficie con un tenedor y colocamos en una bandeja de horno. Salpimentamos al gusto.
  4. Introducimos a media altura y horneamos durante 50 minutos o hasta que al insertar un tenedor, la patata esté tierna.
  5. Sacamos las patatas del horno y dejamos templar.
  6. Subimos la temperatura del horno a 260ºC.
  7. Cortamos por la mitad y retiramos parte de la pulpa con ayuda de una cuchara. Dejaremos un borde de 1 cm aproximadamente. La pulpa restante la guardamos para hacer un puré, añadirlo a una masa u otro uso que queramos darle.
Patatas asadas rellenas con kimchi de piña

Cuchillo de Pallarèsbol de porcelana Seigaiha de Tokyo Design Studio de Claudia & Julia.

Mientras templan las patatas, preparamos el aderezo para el kimchi de piña.
  1. En un bol mezclamos el kimchi junto con la miel, el vinagre de arroz y el aceite de sésamo.
  2. Reservamos.
Terminamos el horneado de las patatas.
  1. Pintamos el interior de la patata con aceite de oliva, salpimentamos y colocamos boca abajo sobre la bandeja. Introducimos de nuevo en el horno y dejamos durante 5-8 minutos. La piel de la patata se volverá crujiente.
  2. Damos la vuelta a las patatas, con cuidado de no quemarnos, espolvoreamos con el queso Cheddar e introducimos de nuevo durante 5-8 minutos, el queso deberá fundirse.
  3. Sacamos del horno y procedemos a rellenarlas con la mezcla de kimchi, una cucharadita de yogur griego y espolvoreamos con ajetes laminados, cilantro, albahaca, el chile verde y semillas de nigella.
  4. Si os gusta el picante, mucho, un toque de aceite de chile rojo le irá fenomenal.

NOTAS:

  • ¿Puedo usar otro tipo de kimchi? Por supuesto, si en casa ya tenéis elaborado alguno a vuestra manera, sin duda le irá fenomenal.
  • Y ¿si utilizo chucrut? También quedará de fábula, pero en este caso sí que os recomiendo dar ese toque picante con el aceite de chile rojo.
  • El yogur griego se puede sustituir por crème fraîche o incluso crema de queso.
  • Las semillas de nigella se pueden omitir o usar en su lugar sésamo negro o dorado u otra semilla que os guste.
  • Lo ideal es consumir estas patatas, una vez que están rellenas, en el mismo día. Si habéis asado más patatas de las que coméis, podéis refrigerarlas durante 2-3 días.

Si sois apasionados del kimchi, estas patatas asadas rellenas con kimchi de piña os van a fascinar. Para mi ya se ha convertido en otro indispensable más en casa y una receta que me puede sacar de muchos apuros. Veo que es un entrante ideal y sorprendente en el que a mayor labor será asar las patatas.

La tarea de hoy es doble, el kimchi de piña por un lado… y ¡estas patatas asadas rellenas por otro!

Un abrazo,
Eva

Patatas asadas rellenas con kimchi de piña

relacionadas.

Comentarios