Curso de pan casero
cabecera-provisional

Buenos días querid@s lectores, hoy hemos amanecido con un día caluroso y días como estos son los que nos empujan a querer estar lejos de los fogones. Aún así, muchas veces nos puede más el placer por hacer cosas que nos gustan que las condiciones, así que a pesar de estas temperaturas ayer decidí preparar un pastel de horno.
Parece una locura, pero si eliges bien el momento del día no nos resulta tan costoso, además que después piensas que ha merecido la pena ya que una vez frio lo podéis refrigerar y tomar fresquito.
Se trata de un pastel sencillo y con una combinación de aromas magníficos, aprovechando que llega la época de los melocotones, os muestro una de cientos de recetas que podemos disfrutar con ellos.
El acompañamiento ya lo he utilizado en ocasiones anteriores, pero me parece ideal ya que realza todo ese conjunto de sabores en nuestro paladar. Espero que os guste y que encontráis un momento del día en el que no os importe pasar un poquito más de calor. Merecerá la pena.
Os dejo que voy a disfrutar de un pedazo junto con mi café, ¡¡feliz desayuno!!

Saludos,
Mrs Hudson.

Esta receta la he visto en Evilshenanigans

Ingredientes para la masa brisa:

  • 250 gr de harina
  • 125 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 40 gr de azúcar (se lo añado para esta receta)
  • 1 pizca de sal

 

Crumble:

  • 70 gr de harina
  • 80 gr de azúcar granulado
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 50 gr de mantequilla fría en cubos

 

Relleno:

  • 5 melocotones pelados y deshuesados
  • 35 gr de maicena
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1/8 cucharadita de cardamomo ó 2 semillas machacadas
  • 1/8 cucharadita de canela molida
  • 2 cucharadas de caramelo salado

 

Acompañamiento salsa de caramelo salado:

  • 200 gr de azúcar blanco
  • 300 ml de nata líquida para montar
  • 40 gr de mantequilla
  • 1/2 cucharada de sal

Elaboración:

Preparamos el crumble.

En un cuenco añadimos la harina, el azúcar, la sal y los cubos de mantequilla. Incorporamos todos los ingredientes con las yemas de los dedos hasta obtener una textura arenosa. reservamos en el frigorífico hasta el momento de usarlo.

Preparamos la masa brisa.

En una superficie plana, hacemos un volcán con la harina y en su interior incorporamos la mantequilla, el huevo, el azúcar y la sal. Amasamos hasta obtener una masa homogénea y se hayan incorporado bien todos los ingredientes.

No debemos trabajar la masa en exceso ya que desarrollaríamos el gluten y la masa se nos volvería elástica.

Cubrimos con un film y la introducimos en el frigorífico media hora.

Mientras preparamos la salsa de caramelo salado.

En un cazo incorporamos el azúcar y lo ponemos a fuego medio sin dejar de remover. Tenemos que tener cuidado de no sobrepasar el tiempo ya que si no el caramelo nos amargará.

Cuando obtengamos un color dorado o color caramelo incorporamos la nata, la mantequilla y la sal. Tened cuidado ya que el cambio de temperatura genera vapor que puede quemaros.

Bajamos a fuego bajo. Observaremos que se hace una especie de bola dura, no dejamos de remover hasta disolver completamente todos los ingredientes y que estos estén unificados sin grumos.

Lo pasamos a un frasco donde lo vayamos a guardar y dejamos enfriar a temperatura ambiente y sin tapar.

Preparamos el relleno.

Pelamos y deshuesamos los melocotones.

En un bol los incorporamos cortados en gajos. Añadimos la maicena, las esencias. la vainilla y el caramelo salado.

Mezclamos suavemente hasta cubrir todos los trozos de melocotón con la mezcla y reservamos 10 minutos a temperatura ambiente.

Precalentamos el horno a 180º C con ambas placas.

Sacamos la masa brisa del frigorífico.

Espolvoreamos con harina la superficie y amasamos con un rodillo. Una vez tengamos estirada nuestra masa, con ayuda del rodillo la colocaremos sobre nuestro molde. Presionamos con las yemas para que quede pegada al molde y retiramos el sobrante de los bordes.

Normalmente la masa brisa suele hornearse 15 minutos cubriéndola con papel de horno y peso (garbanzos, judias…) antes de rellenarla, para evitar que pierda la forma y también cuando el horneado posterior de la tarta es de poco tiempo. En esta ocasión no es necesario ya que el tiempo de horneado es largo y cubriremos toda la superficie con los ingredientes de relleno. Está masa podéis utilizarla para tartas saladas también o incluso quiches, lo único que tendremos que reducir la cantidad de azúcar a una cucharadita.

Procedemos a incorporar el relleno.

Cubrimos toda la superficie de la tarta con los gajos de melocotón.

Una vez listo, distribuiremos uniformemente el crumble que teníamos reservado en el frigorífico.

Introducimos en el horno durante 50- 60 minutos. Observaremos que el crumble toma un color dorado. Sabéis que cada horno es un mundo, si vuestro horno dora la parte de arriba antes de los 50 minutos, apagar la placa de arriba para evitar que se queme.

Dejamos enfriar por completo antes de servir.

Lo acompañamos con un poco de salsa de caramelo salado y… disfrutar de cada delicioso bocado!!

Buen provecho!!

 

 

Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

6 ComentariosDeja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *