Taller presencial de Roscón de Reyes en Madrid
cabecera-provisional

Parece que le hemos cogido gusto a esto de realizar videos, disfrutamos con ello y pasamos muy buenos ratos juntos.
Además… ¡qué nos encanta poder compartirlo con todos vosotros!
Aún sigo con algo de temor a la cámara…no se que me pasa, en mi día a día hago las cosas normal, bien y cuando me plantan una cámara delante parece que se me olvida como tenía que hacerlas y no hago nada más que dudar…en fin, espero coger algo más de soltura para los próximos y futuros “Baking-Of”.

Hoy os mostramos como elaborar un pan Challah.
Os dejamos un video en el que podréis ver el proceso para realizar este pan y a continuación encontraréis toda la elaboración escrita en 2 formatos, para hacerlo de manera manual o bien con amasadora.
Siempre que os sea posible, realizar todo aquello que podáis a mano.
Sentir la textura de la harina, la masa, formar parte de su proceso y trabajar con ella, para obtener un bocado digno de los dioses!

Este pan es de origen judío, por costumbre suelen consumirlo la noche del viernes y las dos siguientes comidas del sábado (sabbath en la cultura hebrea) además de los días de vacaciones.
Respetando la regla judía de alimentación llamada Kasherut, el Challah nunca contendrá leche o mantequilla ya que dicha regla específica que no se pueden mezclar lácteos con carne, y a menudo el Challah es usado para dicho fin.

En nuestro caso, y rompiendo esta tradición judía, hemos elaborado el pan cambiando 2 ingredientes; leche por agua y aceite vegetal por mantequilla.
Sé que tras este cambio no se podría decir que sea un propio pan Challah y se aproximaría más a lo que normalemente conocemos como brioche, pero personalmente el resultado final me gusta mucho más, por lo que os muestro esta forma de hacerlo aunque vosotros podéis elaborar la receta original sustituyendo las mismas cantidades por los ingredientes anteriormente nombrados.

Antes de consumir dicho pan los judíos lo bendicen ya que conmemora el maná que cayo del cielo durante los 40 años que los israelitas vagaron por el desierto después del Éxodo de Egipto. El nombre de maná es el nombre bíblico que recibe el supuesto alimento que caía del cielo.

También se llama Challah a una pequeña porción de masa que se separa antes de elaborar la trenza, fruto de practicar una ley judía: hay que desechar una pequeña porción de masa que en tiempos bíblicos se reservaba como un impuesto para el sacerdocio judío,un diezmo para el Kohen.
Como la Biblia no especificaba que cantidad separar los rabinos llegaron a un acuerdo: los particulares deberían separar un 1/24 de masa mientras que los profesionales panaderos 1/48. Actualmente aún hay quien sigue este ritual pero la parte separada es desechada.
En año nuevo los Challah suelen ser en forma de espiral, cosa que simboliza el ciclo del año.
A veces, la parte superior se pinta con miel en honor del “año nuevo dulce”.
De acuerdo a la ley judía y la práctica, la salazón Jalá es un componente crítico de Hamotzi, la bendición sobre el pan.
La sal ha desempeñado siempre un papel indispensable en la vida judía y el ritual que se remonta a los tiempos bíblicos del antiguo Israel. Con grandes cantidades situadas en la región del Mar Muerto de la tierra histórica del pueblo judío, la sal era considerada la más esencial y común de todos los elementos, el cual no podía faltar tampoco en este pan.

Infinidad de costumbres, creencias y maneras de disfrutar y contemplar nuestros días, haciéndolos saludables y enriqueciéndolos gastronómicamente con sabores y texturas como las que nos brinda este pan.
Queríamos hacer llegar este maravillosa variedad y su história a vuestros hogares, para que podáis disfrutarlos de la manera que más os guste.

Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

 

Os dejamos el video de la elaboración de un pan Challah (ligeramente modificado a nuestro gusto) para que os animéis a realizarlos en casa y llenéis vuestro hogar de increíbles aromas.

Deseamos que os guste!

ingredientes para 2 panes:

  • 560 gr de harina de fuerza
  • 80 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 75 gr de azúcar granulado
  • 20 gr de levadura fresca prensada o 7,5 gr de levadura seca instantánea (1 y 1/3 Tsp) la proporción exacta son 7,85 gr de levadura seca, pero es probable que no podáis obtener esta cantidad sin una bascula adecuada
  • 2 huevos enteros + 2 yemas de huevo
  • 210 gr de leche ligeramente templada
  • 1 cucharada de agua de azahar (1 Tbsp)
  • 1 cucharadita de sal (1 Tsp)
  • sésamo natural para decorar

elaboración:

Voy a mostraros dos maneras de elaborarlo: a mano y en una amasadora como la Kitchen Aid.

En la receta observaréis que os he dejado la medida de 2 tipos de levadura. Las cantidades son proporcionales de un tipo a otro.

He realizado varias veces  estos panes antes de dejaros a vosotros como elaborarlos.

He notado diferencias de una levadura a otra. La fresca deja un ligero sabor a levadura, esas notas que nos recuerda sabor a pan y a la hora de levar, sube algo menos. Por otro lado la levadura seca no deja nada de sabor sobre el pan y he notado que leva mejor y la textura de la miga es ligeramente diferente.

Como ya sabemos esto va a gustos…Mr Hudson prefiere la primera forma, mientras que yo en este caso, me decanto por la segunda. En ambos casos los panes son espectaculares, tiernos y exquisitos.

Otra diferencia que observaremos es a la hora de pintar los panes. En el video pinto el pan con yema de huevo disuelta con una cucharadita de agua, la textura que obtendremos es mate y suave al tacto.

En la elaboración en la amasadora, siguiendo la receta de Reinhart, pinto los panes con claras de huevo batida. Obtendremos una textura más brillante que la anterior.

El resultado no afecta al sabor, simplemente es la presencia que deseéis obtener al final. Por eso os dejo como os quedaría en ambos casos para que decidáis cual os gusta más.

Ahora si! vamos con su elaboración.

Comenzamos por la manera manual que es la que os muestro en el video.

Tamizamos la harina. Separamos la mitad en un bol.

Añadimos en el centro la levadura fresca desmenuzada. Incorporamos poco a poco la leche ligeramente templada. Mezclamos con ayuda de una cuchara para incorporar todos los ingredientes y que la levadura se integre bien.

Espolvoreamos con harina la superficie y cubrimos con un paño. Dejamos reposar en un lugar cálido durante 30 minutos. Durante ese tiempo debe duplicar su tamaño.

Una vez transcurrido este tiempo incorporamos los huevos, las yemas, el resto de la harina, la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar, la sal y el agua de azahar.

Amasamos hasta obtener una masa homogénea. Espolvoreamos una superficie de trabajo con harina y trabajamos la masa con la técnica de plegado hasta que nuestra masa sea suave y elástica. Nos llevará alrededor de 10 minutos aproximadamente.

Formamos una bola con la masa y cubrimos con un paño. Dejamos reposar en un lugar cálido y libre de corrientes durante 2 horas, deberá duplicar su tamaño nuevamente.

Pasado ese tiempo, desgasificamos. Dividimos la masa en 2 partes para crear nuestros 2 panes.

Cogemos una de las partes y la dividimos en 6 partes iguales. Formamos bolitas con ellas para posteriormente formar unas especies de cordones de unos 25 cm de largo aproximadamente.

Trenzamos los cordones como vemos en el video.

Es más sencillo de lo que parece ser en un principio.

Debemos llevar el extremo derecho hacia el lado izquierdo, y el extremo izquierdo hacia el lado derecho. Nos quedarán 4 cordones en el medio, colocaremos entre ellos el último cordón que pasamos hacia un extremo (en este caso el cordón izquierdo que llevamos hacia el lado derecho). Debemos cubrir el lado que se ha quedado “sin cordón”, por lo que cogemos el segundo cordón del lado izquierdo para cubrir el hueco del lado derecho y volvemos a repetir el proceso continuamente hasta acabar de trenzar el pan.

Es algo difícil explicarlo con palabras por lo que en esta parte es mejor que os apoyéis con el video.

Una vez trenzado, cubriremos con un paño y dejaremos levar 1 hora.

Transcurrido ese tiempo precalentaremos el horno a 180º C con ambas placas.

En un vaso mezclaremos 1 yema de huevo + 1 cucharadita de agua, removemos bien. Pintaremos nuestro pan generosamente.

Para decorar el pan, mojaremos la yema de un dedo en la yema sobrante y seguidamente en el sésamo, iremos dejando huellas por la trenza del medio.

Introducimos en el horno y apagaremos la placa de arriba, dejaremos en su interior durante 30-35 minutos aproximadamente.

No es necesario tener calor por arriba ya que se dora con el mismo calor del horno, de otro modo cogerá color demasiado rápido y corremos el riesgo de que nos quede un color demasiado oscuro, lejos de un bonito dorado.

Una vez transcurrido ese tiempo, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Podemos comprobar si esta hecho atravesando el pan con un palo de madera (los que utilizamos para hacer brochetas), este debe salir sin ninguna miga adherida a el.

Y ya tenemos listo nuestro delicioso pan Challah!!

Ahora vamos con el modo realizado con amasadora.

Este método puede resultar más limpio, si no nos gusta mancharnos las manos, y más rápido. O por lo menos puede darnos esa sensación ya que lo realiza todo la amasadora.

Para elaborar esta receta me he guiado de un gran maestro de los panes, Peter Reinhart. Encontraremos variaciones en el tiempo de reposo y en la introducción de unos ingredientes con otros.

¿El resultado? Maravilloso. Aunque de cualquiera de las dos maneras obtendréis un pan que durará en la mesa “un visto y no visto”.

Comenzamos con la elaboración.

En el bol de la amasadora o la KA, incorporamos la harina junto con el azúcar, la sal y la levadura (en este caso he utilizado levadura en polvo), mezclamos con ayuda de una espátula para combinar los ingredientes.

En un bol aparte incorporamos la leche junto con las yemas, los huevos y la mantequilla. Mezclamos con ayuda de unas varillas.

Incorporamos la mezcla de huevos en el bol de los ingredientes secos y mezclamos a la velocidad más baja con ayuda de la mariposa hasta que todos los ingredientes se integren.

Obtendremos una masa compacta y que se desmenuza ligeramente.

Con ayuda de una lengua separamos la masa de las paredes y de la mariposa. Cambiamos la mariposa por el gancho.

Añadimos el agua de Azahar.

Espolvoreamos ligeramente por encima con algo de harina y volvemos a mezclar a velocidad baja durante 6-8 minutos. Debemos obtener una masa suave pero no pegajosa al tacto.

Engrasaremos un bol amplio con aceite y pasaremos la masa a este. Cubrimos con film y dejaremos reposar a temperatura ambiente durante 1 hora.

Transcurrido este tiempo, espolvoreamos una superficie de trabajo, sacamos la masa del bol y desgasificamos. Trabajaremos la masa con la técnica de plegado durante 2 minutos.

Damos nuevamente forma de bola e introducimos de nuevo en el bol, cubrimos con film y dejamos levar durante 1 hora más. Debe doblar su tamaño y un poquito más.

Transcurrido este tiempo, sacamos la masa del bol.

Dividimos la masa en 2 partes iguales.

Cogemos una de las partes y la dividimos en 6 bolitas iguales. Formaremos cordones con ellas, dejaremos reposar estos cubiertos con un paño durante 10 minutos.

Pasado ese tiempo, damos algo de forma nuevamente a los cordones dejándoles la medida que deseemos (20-25 cm está bien) y comenzamos a trenzar como hemos visto anteriormente.

Ahora encontraremos una diferencia, Reinhart pinta el pan con clara batida. Como hemos utilizado 2 yemas para la masa tendremos 2 claras reservadas para pintar.

Una vez trenzada, pintamos con claras batidas y pulverizamos con aceite (para evitar que se adhiera el film). Cubrimos con film de cocina y dejamos reposar durante 1 hora ó 1 y 1/2 horas. Esta deberá doblar su tamaño y un poquito más.

Precalentamos el horno a 180º C con ambas placas.

Pintaremos nuestro pan de nuevo generosamente con clara de huevo batida.

Para decorar el pan, mojaremos la yema de un dedo en la clara sobrante y seguidamente en el sésamo, iremos dejando huellas por la trenza del medio.

Introducimos en el horno y apagaremos la placa de arriba, dejaremos en su interior durante 30-35 minutos aproximadamente.

No es necesario tener calor por arriba ya que se dora con el mismo calor del horno, de otro modo cogerá color demasiado rápido y corremos el riesgo de que quede de un color demasiado oscuro, lejos de un bonito dorado.

Una vez transcurrido ese tiempo, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Podemos comprobar si esta esto atravesando con un palo de madera (los que utilizamos para hacer brochetas), este debe salir sin ninguna miga adherida a el.

Y…a disfrutar de nuestro delicioso pan Challah!!

Esperamos que os guste y sobretodo disfrutéis de el!!

Buen provecho!!

En la primera fotografía, el pan está elaborado con levadura seca instantánea y pintado con clara de huevo batida y en la segunda, el pan está elaborado con levadura fresca prensada y pintada con yema de huevo disuelta con una cucharadita de agua.




Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

4 ComentariosDeja un comentario

  • Esta chapó… y ahora me acabo de suscribir a tus videos. Lo haces superbien, de verdad, no tengas temores,, bueno eso ya se ke es muy facil decirlo, pero merece la pena ke pases un poco de mal trago y asi los demas aprendemos bien las técnicas..jejej

    Felicidades y gracias

    • Muchísimas gracias Macumani!!

      Que alegría que te hayas suscrito, gracias!!! :)

      Bueno aún queda mucho camino por mejorar…es que darle a GRABAR a la cámara y no sé que me pasa, los nervios me pueden!! Aún así, me alegro mucho que os sirva para tomar referencias, aprender hasta donde yo puedo mostraros y sobretodo que perdáis miedo a realizar cualquier receta, y así disfrutarla cuando nos apetezca!

      Muchas gracias de nuevo!!

      Besos grandes!!

  • Hola Mrs Hudson,

    Te ha quedado genial ese pan Challah, yo hace tiempo intente hacerlo pero cuando llego el momento de hacer las trenzas me lié y cuando el pan fermento ya ni siquiera se podían apreciar las trenzas, cuando lo metí en el horno empezó a coger una forma abstracta que nada tenia que ver con las trenzas.

    Gracias a tu fantástico vídeo tal vez vuelva a intentarlo.

    Un abrazo.

    • Buenas tardes Roberto!!

      Muchísimas gracias!! No te creas que yo tuve que practicar un poco antes de ponerme a trenzar el pan, la primera vez no sabía que hacer con tantos cabos!! y mucho menos donde colocarlos. Pero una vez que te pones con ella, tras practicar un par de veces le coges rápido el truco ;)

      Si que es cierto que he visto que hay recetas en las cuales la masa apenas leva y la trenza es más apreciable, en mi caso siempre subía y normalmente la masa “rompía por algún lado”. Imagino que todo será cuestión de cantidades.

      Me alegra mucho leer que igual te animas de nuevo con este pan! Si lo haces cuéntame que tal te ha ido en esta ocasión :D

      Besos grandes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *