Vamos a comenzar el fin de semana de la manera más dulce y tradicional, con unos Miguelitos rellenos de crema pastelera de chocolate blanco… ¡deliciosos!
Un dulce que estoy segura, ha formado parte de vuestra infancia y pocas veces nos hemos planteado hacerla en casa.

Su elaboración es muy sencilla, y teniendo una masa de hojaldre preparada podremos disfrutar de ella en pocos minutos. También cabe la posibilidad de hacerlo con masa de hojaldre preparada, pero bajo mi humilde opinión, os recomiendo que si podéis os animéis a preparar la masa también.

Los rellenos pueden variar, en esta ocasión he decidido hacer la base más tradicional pero dando un ligero aroma a chocolate blanco. aunque ya sabéis que en este punto, siempre tenéis la última palabra ;)

Saludos,
Mrs Hudson.

Miguelitos

Continue reading


Llegamos al final del 2013 dejando en el mucha ilusión, sueños cumplidos, gente maravillosa que se ha abierto camino a nuestro lado y nuevos proyectos que han ido tomando forma.
También ha habido pequeños percances y momentos que igual hubiéramos preferido no tener en nuestro paso, pero si hay algo cierto es, que siempre aprendemos de los errores. Nos hacen fuertes y nos aportan sabiduría.

En conjunto puedo decir que estoy muy satisfecha de todo lo vivido en este año, me siento muy agradecida y feliz, puedo decirle adiós con una amplia sonrisa.

Quería despedir el año con una receta muy tradicional y característica en estas fiestas, el Pandoro. Debo decir que hasta este año no conocía esta maravillosa variedad. Como dulce similar, siempre disfrutábamos del Panettone, pero si me dieran a elegir me quedaría con el Pandoro sin lugar a dudas.

También quiero dar las gracias a Pam de Unodedos por sus buenos consejos y ayuda. La primera vez que lo hice no obtuve los resultados deseados, es una masa que requiere de mimo, amor y mucha paciencia. El tiempo de levado de este dulce es bastante elevado, por ello hay que trabajar la masa como se indica para obtener esa característica miga hojaldrada y después dejar que el tiempo actúe sobre ella.
Si no dejáis levar el tiempo correcto, la miga quedará muy densa, os hablo desde la experiencia ;)

El molde tampoco debe ser un inconveniente. Es cierto que le da su imagen característica, pero si no lo tenéis en casa podéis realizarlo en un molde de Panettone o incluso en un molde de Bundt, el sabor seguirá siendo ¡¡espectacular!!

Y ahora si ¡vamos a saber un poco más antes de ver como elaborarla!

Pandoro

Continue reading


NAVIDAD DEL FUTURO

Estas navidades como las de los últimos años son tan distintas de las de antaño. Solos, mi marido y yo, frente a un plato de crema humeante. ¡Qué rápido pasan los años!. Tras su rostro surcado por decenas de arrugas aun reconozco al joven del que me enamoré. Supe desde un principio que pasaría el resto de mi vida junto a el. Que tendríamos hijos y que viviríamos una vida plena.

Recuerdo que pasamos gran parte de nuestra vida involucrados en distintos proyectos, frentes que se abrían ante nuestros ojos y a los que nos lanzábamos sin temor en busca de un éxito innecesario, dejando para otro momento aquello que creíamos menos importante, o simplemente aquello que siempre estaba allí.

Sacrificamos tiempo pensando que disponíamos de el con total libertad, que nuestra bolsa de minutos estaba rebosante de ellos. No caímos en la cuenta de que había otras bolsas menos llenas.
Poco a poco, gente que pensábamos que siempre estaría junto a nosotros agotó su tiempo, dejando un vacío inmenso al marcharse.

Mi bolsa esta cada vez mas vacía, como nuestras vidas. Es navidad y aunque soy feliz por seguir junto a mi marido, este sentimiento de desazón no me abandona. Parte por los seres queridos con los que no puedo compartir momentos, y por otro, aquellos que no tienen tiempo para gastarlo con un par de viejos.

No me gusta lo que veo, no me gusta lo que siento…

Al cerrar la ventana una extraña sensación de seguridad me invade. Aun mantengo el amargo sabor de la soledad en la boca. He visto como acabaría mis días, he sido participe de como he desperdiciado mi tiempo en empresas que no alimentan el corazón, como poco a poco, nuestro seres queridos van quedándose por el camino. Pero tengo esperanza y, sobre todo, tengo determinación, la certeza de cambiar todo esto, la consciencia de enfocar mis pasos hacia lo que realmente quiero y de lo que realmente disfruto.

Hoy es Navidad, y voy a disfrutarlo con toda mi familia ¡Si toda!, todos juntos. He preparado un postre especial. Una pequeña tarta,  que combina mazapán y mermelada de sidra y frambuesas, decorada con un suave merengue.
¿Hay algo mas navideño que el mazapán y la sidra?

Desde las cocinas de Bake-Street os deseamos una muy ¡Feliz Navidad!

Mr, Mrs & little Hudson.

PD. Gracias Dickens por enseñarme que hay cosas que el dinero jamás podrá comprar.

Continue reading


NAVIDAD DEL PRESENTE 

Abro los ojos y miro alrededor, estoy en casa. Es día 24 de Diciembre, Nochebuena, hoy me espera un día en familia y con bastante trabajo por delante.

Hay que preparar la cena, somos muchos y de gustos dispares. Quiero centrarme en lo verdaderamente importante, disfrutar de una cena con aquellos que quiero tener todos y cada uno de los días de mi vida a mi lado, pero no es suficiente.
Tiene que haber variedad, cantidad y calidad.

Nuevamente temo caer en la trampa de lo comercial, debemos abastecer nuestras casas de infinidad de dulces de las mejores marcas, una gran surtido de bebidas para cada plato y una mesa llena de ingredientes que alimentan nuestra vista.

¿Somos presos de la abundancia? ¿Qué ocurre si en nuestros hogares no está presente?

Solemos creer que cuanto más tenemos, mejores somos y mejor calidad de vida tenemos. Cuanto más abarcamos, más felices creemos ser, pero… ¿realmente necesitamos todo aquello que no alcanzan nuestros brazos?
Creamos la necesidad de tener por si acaso, porque es mejor, porque tengo más que de sobra… Y los que tienen para vivir día a día, ¿son menos felices? No.

Nuestros actos forjan el mundo en que vivimos, hoy tenemos lo que ayer sembramos: temores, necesidad, ambición innecesaria y sed de poder. Realmente no somos conscientes que todo esto es superficial, una persona vale lo que es, no lo que tiene.

Buscamos la perfección, y eso no es malo si sabemos controlarlo. En el fondo añoramos la verdadera esencia de lo tradicional, pero tenemos un duro rival que intenta ganarnos el pulso, la comodidad.

Tengo frente a mi una ventana abierta, me muestra la vida tal cual la vivimos cada día. Grandes tecnologías, facilidades, también hay muchas rivalidades, gente competitiva, luchas continuas por querer crecer a toda costa… ¿merece la pena? No tenemos en cuenta el espacio que hay disponible, es infinito.

Hemos cometido el error de crearnos necesidades materiales dejando a un lado las de carácter humano. Por ese mismo motivo he pensado en hacer este dulce, representa a un árbol, sus anillos, su crecimiento y su evolución.

Podemos hacerlo fuerte y frondoso si partimos de unas raíces sanas y nobles, de lo contrario está condenado a desaparecer…

Aún estamos a tiempo, sabemos que hemos sido y que somos. Lo que esté por venir, queda de nuestra mano… aún hay esperanza, yo la tengo.

¡Feliz noche!

Continue reading


NAVIDAD DEL PASADO

Finaliza otro año, con la consiguiente recapitulación de todo lo que hemos hecho en el.
Todas nuestras experiencias, momentos vividos con alegría, tristeza, lágrimas de emoción y otras de dolor, aprendizaje, sueños cumplidos y otros por realizar.
Durante todo el año habremos conocido personas nuevas, algunas de ellas se habrán hecho hueco para quedarse por mucho tiempo, otras sin embargo, consumarán su acto de presencia mostrándonos una vez más aquello que queremos en nuestras vidas y que no.

La Navidad siempre me hace revivir mi infancia, feliz, muy querida por mi familia y compartiendo un entorno lleno de paz y amor. Conjunto que me ha llevado a amar esta época del año, para mi son días familiares, en los que pasar tiempo con las personas que más quiero y disfrutar de ellos.

Muchas personas pueden ver estos días como una oda a la hipocresía, hacemos todo aquello que no realizamos el resto del año, reímos y hablamos con aquellas personas que ni si quiera cruzamos la mirada en nuestro día a día y nos comportamos como si en esos días todo lo pudiésemos perdonar.
Creo que este pensamiento emborrona la realidad, deberíamos desprendernos de ese odio y negatividad. Simplemente, deja a un lado aquello que no quieres sin criticarlo y odiarlo hasta que termine en la hoguera.

Toda nuestra evolución esta yendo por un camino equivocado, dejamos a un lado lo realmente importante y nos centramos en el “ya” y la comodidad sin pensar lo que sacrificamos a cambio. No sabemos sacar provecho de todo el tiempo que llevamos vivos, la mentalidad en lugar de avanzar la nublamos con valores económicos sin importar lo que ofrecemos. Somos nuestra propia perdición, creamos la trampa y caemos en ella.

Muchas veces pienso en años atrás, quizás no demasiados, digamos que podemos partir del año 1800. Nos trasladamos a aquella época…

La falta de tecnología no dificultaba el avance de la humanidad. Tenían un factor muy importante a su favor, imaginación y dedicación. Pocos ingredientes y mucho amor hacia los tuyos eran más que suficiente para sacar todo adelante.

Si tomamos como referencia la Navidad en aquellos hogares, veremos que la felicidad no reside en la abundancia. En sus cocinas podemos ver que con cariño y dedicación, se elaboraban platos fantásticos con poca inversión. La verdadera repostería nace de unas manos trabajadoras, una mente con capacidad creativa y un corazón lleno de amor.

¿Por qué perdemos estos valores que hemos tardado años en adquirir?

Abrimos una pequeña ventana hacia el pasado, observamos todo aquello que hoy en día deseamos pero hemos dejado por la comodidad o falta de tiempo…

¿Falta de tiempo? Será que en aquellos años los días tenían el doble de horas… Nada más allá de la realidad, sabían hasta donde tenían que llegar, porque también es importante compartir tiempo con los tuyos.

- En ese momento cierro los ojos y me transporto años atrás, el aire que respiro es distinto. El ambiente de las calles es tranquilo, la gente camina no corre, veo como charlan con tranquilidad y disfrutan de lo que hacen, no hay prisa.

Voy atravesando calles de aspecto humilde, casi a las afueras del pueblo me cruzo con algún que otro coche de caballos. De lejos se oye el silbido de una locomotora de vapor… Llego a una de las casas y puedo ver a través de la ventana a una familia, no parece ser adinerada, son de clase trabajadora, aunque sus rostros no transmiten infelicidad ninguna.

Están preparando la cena de Navidad, gran variedad de alimentos como Pavo, purés, verduras y un pudding. Todo ello elaborado en casa, en familia, días para compartir y disfrutar. Se podía respirar un entorno rebosante de tranquilidad e ilusión.

Me fijo en el postre, algo realmente sencillo pero que huele tan bien… Nació alrededor de los S. XI-XII , en manos de gente plebeya debido a su falta de ingredientes para comer. Aprovechaban el pan duro para elaborar sus dulces.
Esta receta era algo posterior, su ingrediente base no era el pan sino la harina, huevos, mantequilla y azúcar. Se podían añadir diferentes frutos secos e incluso aderezar con alguna salsa como el caramelo.

Sencillamente deliciosa.

Valores que costaron años adquirir y condenados al olvido…

Continue reading