Vengo de dar un paseo bajo un sol resplandeciente. En Londres como ya sabreis, esto es poco habitual.

Allí, los paseos solían ser bajo un manto de nubes que a menudo eran acompañados de una fina lluvia. Caminabas encontrandote calles transitadas por personas conocidas, distinguidos edificios, grandes y verdes parques… Hay días en que los recuerdos nos atrapan y nos dejan una sensación de nostalgia. Por eso, nada más llegar a casa he pensado en contrarrestrarla con uno de mis mejores aliados para momentos como este, el chocolate. Voy a dedicar esta receta a los verdaderos amantes del chocolate… Una onza por una sonrisa.

Ingredientes:

  • 230 ml de leche
  • 60 ml de aceite de girasol
  • 2 huevos
  • 280 gr de harina
  • 30 gr de cacao en polvo
  • 100 gr de azúcar blanco
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • pepitas de chocolate
  • chocolate de cobertura

 

Elaboración:

Precalentamos el horno a 220º C

En un bol grande ponemos los ingredientes secos, la harina, el azúcar, la levadura, el bicarbonato y el cacao en polvo.

En otro bol, batimos los huevos e incorporamos los ingredientes líquidos, la leche y el aceite, mezclamos bien. Incorporamos esta mezcla en el bol de los ingredientes secos, como lo hemos hecho veces anteriores, creando una especie de “volcán” en el centro. Mezclamos los ingredientes para que se empapen pero sin trabajar la mezcla en exceso. Incorporamos las pepitas de chocolate con la masa.

Preparamos la bandeja de muffins con sus respectivas cápsulas de papel y rellenamos hasta el borde. Introducimos en el horno durante 20 minutos (a los 5 minutos de horneado, bajamos la temperatura de 220º C a 200º C para crear el efecto burbuja y crezcan) o hasta que comprobemos pinchándolos con un palillo, que este sale limpio.

Al sacarlos del horno, los dejamos reposar 5 minutos en la bandeja y después los pasamos a una rejilla hasta que se terminen de enfriar.

Cuando los muffins estén completamente frios, es el momento de ponerles la cobertura.

En un cuenco troceamos el chocolate por onzas y lo derretimos en el microondas con cuidado de que no se caliente en exceso y este se queme, hasta que veamos que está fundido (también teneis la posibilidad si lo preferis de derretirlo en un cazo). Cogemos las muffins y las introducimos en el cuenco boca abajo para empaparlas en el chocolate (esta opción va a gustos, dependiendo de si sois muy chocolateros o no) y los vamos colocando en una bandeja para que el chocolate se solidifique.

Es una receta ideal para aquellos días en los que necesitamos una buena dosis de chocolate.

¡ Qué la disfruteis!

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

2 ComentariosDeja un comentario

  • Ummmm que delicia… Aquí una amante del chocolate confesa… Así que temo que te voy a robar esta receta y a obsequiarme con ella cuando también tenga algún momento nostálgico….

    Acabo de empezar a curiosear tu blog y ¡¡Me quedo por aquí!! Pues me encanta lo que veo…

    Un abrazote.

    Tamara

    • Buenas noches Tamara!
      Muchas gracias!! Encantada de recibirte por aquí siempre que quieras.
      Me alegra mucho que te gusten! siendo una amante del chocolate esta muffin es una perdición… y un gran aliado para cualquier momento!
      Nos vemos!

      Besos!!

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *