Curso de pan casero
cabecera-provisional

Buenos días! la entrada de hoy inaugura una nueva imagen del blog ¿qué os ha parecido el cambio de look?. Nosotros estamos realmente contentos y muy ilusionados, parecemos niños con sus zapatos nuevos!
Así que me he dicho, hoy tenemos que traer una receta diferente en cuanto a los sabores que estamos acostumbrados pero si puede ser, utilizando ingredientes que tengamos en temporada. Por eso creo que esta ha sido la mejor elección, una deliciosa mermelada de granada.
Este fruto cuyo origen abarca desde Irán hasta el norte de los Himalayas en India, era muy apreciado en las zonas desérticas por su gruesa piel ya que favorecía su transporte en largas distancias llegando en perfectas condiciones.
Se sabe del cultivo de la granada desde hace al menos 5000 años en Asia occidental y en el Norte de África, se plantaba en los jardines colgantes de Babilonia y se encuentra esculpido en los bajorrelieves egipcios. Los antiguos egipcios preparaban con su jugo un vino ligero con sabor a frambuesa.
Los bereberes introducen la fruta en Europa, en la ciudad de Granada, fundada en el siglo X la cual recibió su nombre por esta fruta. Muchos pueblos han visto la granada como un símbolo de amor, de fertilidad y prosperidad.
Y dejando a un lado las curiosidades históricas, pasamos a ver como elaborar esta sencilla aunque laboriosa (por pelar y desgranar tantos frutos) receta. Deseando que os guste….

Saludos,
Mrs Hudson.

Ingredientes para 2 tarros:

  • 6 granadas grandes
  • La mitad del peso de estas (una vez limpias) en azúcar
  • El zumo de 1 limón

Elaboración:

Limpiamos las granadas y sacamos los granos evitando dejar la parte amarilla, ya que esta amarga mucho.

Una vez peladas y desgranadas, pasamos todos los granos a una olla junto con el azúcar y el zumo de limón y ponemos a fuego medio-alto. Removemos hasta que observemos que el azúcar se medio integra con el resto de ingredientes y dejamos al fuego.

Observaremos que pasado unos 10 minutos comienzan a soltar mucha cantidad de agua. Dejamos unos 15 minutos más y retiramos del fuego. Pasamos todos los granos a un pasa purés (dejando el líquido en la olla) para retirar las pepitas y pasamos toda la pulpa a la olla.

Ponemos a fuego lento y dejamos hasta obtener el espesor deseado removiendo de vez en cuando. Nos llevará unos 30-35 minutos más o menos.

Procedemos a rellenar los tarros de cristal donde vayamos a guardarla y dejamos reposar y enfriar sin tapar. Una vez frios tapamos y refrigeramos (en el caso de que vayan a ser consumidos en poco tiempo).

Si de lo contrario queremos guardarlos para que nos duren tiempo, debemos hacerles el vacío.

Rellenamos y tapamos los tarros. En una cacerola con agua los ponemos al baño maria a fuego medio sin que  llegue el agua a la tapadera y dejamos durante 3/4 de hora.

De esta manera podemos conservarlos hasta casi 1 año.

Y ya tenemos una nueva manera de disfrutar de esta fruta de temporada que es realmente deliciosa. Puedo aseguraros que si os gustan las granadas, esta mermelada os va a fascinar…

Buen provecho!!

Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

4 ComentariosDeja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *