cabecera-provisional

¿Quién dijo que las segundas partes siempre fueron malas?… Difiero completamente.
Hoy traemos una segunda versión de lo genial que puede resultar ver una peli en casa, basta con echarle imaginación y la tarde será perfecta!!

Porque lo del bol de palomitas… está muy bien, pero si nos tomamos las clásicas palomitas que nunca deben faltar frente a una buena película de una manera tan original como esta…da lo mismo como sea la peli!! Nos va a parecer una maravilla.
Tan solo hay una pega, si no calculamos bien al cantidad de macarons la película puede convertirse en un verdadero drama…por lo que os recomiendo que no falléis en este punto.
Yo me voy a ir preparando que hoy toca segunda parte…de novedades con palomitas!!!

Saludos,
Mrs Hudson.

La idea la vi en Eat, Show and Tell.

ingredientes para el caramelo salado:

  • 100 gr de azúcar blanco
  • 150 ml de nata líquida para montar
  • 20 gr de mantequilla
  • 1/4 cucharada de sal 

Elaboración:

Preparamos el caramelo salado.
En un cazo incorporamos el azúcar y lo ponemos a fuego medio sin dejar de remover. Tenemos que tener cuidado de no sobrepasar el tiempo ya que si no el caramelo nos amargará.

Cuando obtengamos un color dorado o color caramelo incorporamos la nata, la mantequilla y la sal. Tened cuidado ya que el cambio de temperatura genera vapor que puede quemaros.

Bajamos a fuego bajo. Observaremos que se hace una especie de bola dura, no dejamos de remover hasta disolver completamente todos los ingredientes y que estos estén unificados sin grumos.

Pasamos a un frasco de cristal, dejamos enfriar a temperatura ambiente y sin tapar.

Preparamos los macarons.

La elaboración de las conchas es como la hemos hecho otras veces, solo que en esta ocasión no le añadimos ningún tipo de colorante les dejamos con su color natural.

Os dejo aquí el enlace a la receta.

Cuando tengamos los macarons dispuestos sobre la bandeja listos para reposar, espolvoreamos la mitad de las conchas con palomitas trituradas.

Y ahora si podemos dejarlos reposar hasta que no se nos adhiera nada en la yema de los dedos.

Montamos los macarons.

Esta vez el montaje es muy sencillo, basta con disponer una cucharadita de caramelo salado sobre una concha y cubrir con otra de las que espolvoreamos con palomitas.

Repetimos la operación con todas las conchas.

Otra manera maravillosa de disfrutar de una tarde de cine.

Uys! que comienza la segunda sesión…os dejo!

 

 

 

 

Sobre el autor Ver todos los posts Autor

Mrs. Hudson

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

4 ComentariosDeja un comentario

  • Lo del caramelo salado me tiene intrigadísimo. No consigo elaborar con mi imaginación un gusto de este caramelo. Qué curioso y cuánta imaginación.

    Pero estos macarons tienen mucho peligro para ver una película, si te pones a comerlos a manos llenas como las palomitas, ya puedes tener preparado el Almax cerca del atracón que te puedes dar.

    Besos

    • Hola Cesar!
      Pues digamos que realza mucho más su sabor y lo hace mucho más agradable al paladar…vamos una delicia!!

      Ciertamente si…la post-película sería una pesadilla!!
      Pero por lo menos tener dos o tres por cabeza…no estaría nada mal ;D

      Besos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *