Lavash

Lavash

Eva 19 febrero, 2014

Hace mucho tiempo que no traía ninguna receta salada o familia del pan, y no será porque no las hagamos en casa y prácticamente a diario. Llevamos una buena temporada probando harinas e intentando mejorar cada día en la elaboración del pan con buenos resultados. Tenemos nuestras masas madres (sí, varias de diferentes harinas) y estamos constantemente probando diferentes porcentajes de hidratación, combinado varios tipos de harina, varios tipos de fermentación… es un mundo tan inmenso y con tantas variables que es muy difícil saber hasta donde puede llegar.

El otro día estábamos haciendo pan en casa y pensé… hace mucho que no comparto ninguna receta de este tipo, con lo ricas y sencillas que son de elaborar en casa! Y me decidí por traer esta pequeña variedad de pan crujiente armenio. Eso sí, de las sencillitas.

El pan Lavash tiene su origen en Irán y hoy en día puede consumirse en todo Oriente Próximo. Su elaboración es muy similar a otros panes como el mankoush (libanés), barbari (iraní), khobz (árabe), ayish (egipcio), pita (turco)…

La diferencia entre ellos radica en el grosor con el que hagamos la masa y la superficie sobre la que se cuece.
Se caracteriza por ser muy fino y crujiente, servido en tiras o porciones irregulares cortadas a mano.

Este pan lleva una pequeña cantidad de miel, en mi elaboración he utilizado “Luna de miel” gracias a la caja de Degustabox. En su última caja no solo venían un montón de productos maravillosos sino que, además, en esta ocasión tenían una pequeña sorpresa. Podías personalizar tu caja con uno de los productos, en mi caso me enviaron una bolsa de Purina para mis gatitas. Cuando llegó se pusieron ¡tan contentas! que casi diría que les hizo más ilusión que a mí 🙂

¿Os gustaría disfrutar de sus cajas? Es muy sencillo, solo tendréis que acceder a su web y registraros, pero si lo hacéis con este código “F0C1X″ reduciréis el importe final de 14,99€ a 9,99€/gastos de envío incluidos. Si queréis seguirles y no perderos ni una sola de sus ofertas podéis hacerlo a través de su Facebook y Twitter.

Y ahora si, ¡vamos con la receta! Veréis que es muy sencilla de elaborar con unos resultados fantásticos.

Saludos,
Mrs Hudson.

Receta del libro El aprendiz de panadero de Peter Reinhart.

INGREDIENTES:

  • 190 gr de harina extra he utilizado Roca
  • 4 gr de sal
  • 1,5 gr de levadura seca instantánea
  • 20 gr de miel 
  • 14 gr de aceite de oliva
  • 103 gr de agua templada (dependiendo del tipo de harina puede variar entre 95-120 gr)
  • para decorar: sésamo negro, linaza dorada, amapola, comino, pimentón dulce, pipas de calabaza, pipas de girasol…

ELABORACIÓN:

En un bol amplio incorporamos la harina junto con la sal, la levadura seca (estos dos ingredientes debemos colocarlos cada uno en un extremo, no juntos), la miel, el aceite y parte del agua. Mezclamos bien los ingredientes con ayuda de una espátula de silicona hasta obtener una masa compacta.

Seguimos añadiendo agua poco a poco y mezclando con las manos, debemos conseguir una masa homogénea y manejable. o debe ser seca pero tampoco demasiado húmeda porque al amasarla se nos quedaría adherida a las manos.

Siempre debemos rectificar la masa con agua no con harina, por ese motivo debemos incorporarla poco a poco.

Pasamos la masa a una superficie de trabajo sin enharinar y comenzamos a trabajar la masa con el amasado duro, lo haremos durante unos 10 minutos. Debemos desarrollar el gluten para volver la masa elástica. Para comprobar que está lista realizaremos la prueba de la membrana*.

* Cogemos un trozo de masa y estiramos entre las yemas de los dedos, debemos poder obtener una membrana muy fina y elástica sin que esta se rompa.

Boleamos la masa, engrasamos ligeramente un bol con aceite e introducimos la masa, rodamos por el bol con el fin de engrasarla por completo. Cubrimos con film y dejamos reposar durante 90 minutos o hasta que esta haya doblado su tamaño.

Si queréis retardar la fermentación podéis introducirla en el frigorífico en este punto y dejarla toda la noche en el frío. A la mañana siguiente la sacáis, dejáis que tome temperatura, como un par de horas, y ya podéis trabajarla como lo realizaremos a continuación.

Precalentamos el horno a 175ºC con ambas placas.

Engrasamos una superficie de trabajo con aceite y volcamos la masa. Desgasificamos muy suavemente y comenzamos a estirar con ayuda de un rodillo. Estiramos la masa para dejarla lo más fina que podamos sin llegar a ser transparente.

En mi caso salió para hacer dos bandejas.

Colocamos sobre una bandeja previamente forrada con papel de horno, pintamos con un poco de agua y decoramos con las semillas y especias.

Podemos hacerlo en franjas y a la hora de cortar en trozos, quedará mucho más vistoso.

Cortamos en tiras o triángulos con un cortador de pizza o un cuchillo muy afilado e introducimos en el horno durante 15-20 minutos (cuando observéis que la masa toma un color dorado estará lista, el tiempo dependerá del grosor de la masa).

También podemos hornear la masa sin cortar y tras el horneado partirla con las manos.

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre la bandeja 10 minutos antes de consumirlo.

Un acompañante perfecto para nuestras salsas, hummus, ensalada de yoghourt y pepino … o simplemente como aperitivo.

Espero que os guste, ¡buen provecho!

relacionadas.

Comentarios