Hola querid@s lectores, el fin de semana va avanzando y no para de recopilar recetas verdaderamente increíbles.
¿ Recordaís aquellos dulces que nuestros padres nos compraban el las pastelerías ?
De entre todos los que habían, ¿ recordaís los “negritos” ?… estoy segura que más de uno lo hará.
Bien pues en esta ocasión traigo un dulce que mezcla recuerdos de nuestra infancia con dulces de hoy en día. Se trata de un cupcake que como frosting lleva ese dulce que sorprendía al morderlo.
Es muy sencillo y estar seguros que disfrutaréis a cada bocado que deis. Ya solo nos queda desearos el Sr Hudson y yo, que paséis un gran día.

Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

 

Ingredientes para 10 cupcakes:

  • 100 gr de harina
  • 20 gr de cacao en polvo sin azúcar (he utilizado Valor)
  • 140 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • una pizca de sal
  • 40 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 120 ml de leche
  • 1/4 cucharadita de extracto de vainilla

 

Para el frosting:

  • 3 claras
  • 240 gr de azúcar
  • 1/4 cucharadita de cremor tártaro
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 gotas de extracto de almendra

 

Cobertura de chocolate:

  • 340 gr de chocolate fondant
  • 3 cucharadas de aceite de girasol

 

Elaboración:

Precalentamos el horno a 175º C con ambas placas.

En un bol tamizamos la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la pizca de sal. Reservamos.

Por otro lado disponemos en un bol amplio la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar. Mezclamos hasta integrar bien los ingredientes, nos quedará una textura arenosa.

Añadimos el huevo y batimos con las varillas a velocidad media durante 2 minutos, obtendremos una textura cremosa.

Incorporamos el cacao y volvemos a batir.

Una vez tengamos integrados los ingredientes, incorporamos la mitad de la mezcla de ingredientes secos que teníamos reservados. Unificamos hasta tener una mezcla homogénea.

Incorporamos la mitad de la leche y volvemos a mezclar hasta homogeneizar.

Repetimos la operación con el resto de la mezcla de harina y la leche restante, una cada vez e incorporando bien los ingredientes tras cada adición.

Preparamos nuestra bandeja con sus cápsulas y rellenamos 3/4 partes cada una.

Introducimos al horno durante 20 minutos o hasta que comprobemos con un palillo que este sale limpio.

Al sacar dejamos reposar 5 minutos en el molde y después pasamos a una rejilla para dejar enfriar.

 

Preparamos el frosting:

En un bol que soporte el calor, incorporamos las claras junto con el cremor tártaro y las esencias.

Colocamos el bol al baño maria (sobre un cazo con agua, esta no debe llegar a hervir) y batimos con varillas hasta que espumen bastante. Incorporamos 1/3 parte del azúcar sin dejar de batir.

Una vez observemos que se ha integrado repetimos la operación con las otras 2 partes que quedan por añadir, sin dejar de batir.

Batir bien tras cada adición.

Veremos que el merengue irá tomando más consistencia. Ha de quedar muy firme y muy brillante.

Este proceso nos llevará alrededor de 12 minutos.

Debéis hacerlo con varillas eléctricas ya que a mano es muchísimo trabajo.

Una vez tengamos listo nuestro merengue lo dejamos reposar 2 minutos antes de pasarlo a una manga pastelera.

Utilizad una boquilla redonda ancha, en su defecto podéis utilizar directamente la manga pastelera cortando en ella el grosor de la misma que deseéis.

Decoramos cada cupcake con el merengue.

Para asegurarnos un buen “copete”, hacemos una primera base que cubra la superficie y después hacemos la subida con el merengue tal como vemos en las imágenes.

Introducimos en el frigorífico mientras preparamos la cobertura de chocolate.

 

Preparamos la cobertura:

Fundimos el chocolate al baño maria o en el microondas. De hacerlo en este último lo tendremos que hacer en tandas de 40 segundos para asegurarnos de no quemarlo.

Una vez fundido le añadimos las 3 cucharadas de aceite y removemos bien. Vertimos el chocolate en una taza muy ancha o un vaso amplio que tenga bastante fondo.

Dejamos enfriar 15 minutos para poder cubrir los cupcakes.

 

¡¡ Llego el momento de poner la cobertura !!

En un principio pensé que al introducir el frosting en el chocolate este se me quedaría dentro…pero no es así!! Al estar un poco endurecido el merengue no corremos peligro.

Cogemos nuestra cupcake y la introducimos en la taza o vaso hasta cubrir todo el frosting.

Sacamos con cuidado y dejamos que gotee el exceso de chocolate.

Colocamos en una rejilla y pasamos a repetir el proceso con las siguientes.

Una vez hayamos terminado de cubrir todas las cupcakes, las introducimos en el frigorífico hasta que las vayamos a consumir.

Ya tenemos nuestras preciosas cupcakes listas!!

Se sirven frías y se degustan con dulzura.

Buen provecho!!

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

10 ComentariosDeja un comentario

    • Hola Pilar! Muchas gracias!
      a mi en un principio también me preocupaba que no me quedaran bien, me parecían difíciles, pero te animo a que pruebes a hacerlos porque no solo son fáciles si no que además están buenísimos!!
      Besos!

    • Buenas tardes Nancy!
      Pues a el merengue no le ocurre nada en el frigorífico, todo lo contrario se mantiene muy bien hasta su uso. Imagino que te refieres a si puedes mantenerlo hasta que decores las cupcakes, yo te recomendaría que las decoraras según tengas listo el merengue y después los refrigeres, ya que este endurece un poco cuando esta frio. Puedes cubrirlos más tarde con el chocolate, pero recuerda que los tienes que volver a refrigerar para endurecer el chocolate.
      Espero haberte ayudado.

      Besos!! 😀

    • Personalmente no me gustan las claras pasteurizadas, no montan tan bien como lo hacen las naturales y el resultado dista bastante de lo que nos queda con estas.
      Tengo varias recetas que te pueden ayudar a utilizar las yemas, la masa sablé se realiza con dos yemas (ya tendrías dos claras),la crème brûlée también lleva yemas, la crema pastelera, el dulce de yema, la masa de galletas lleva un huevo y una yema…
      Tienes infinidad de maneras de utilizarlas!!

      Ya me cuentas!!

      Besos grandes!!

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *