Guinness & Chocolate cheesecake

Guinness & Chocolate cheesecake

Eva 3 Abril, 2013

Volvemos con una combinación que voy a tener que clasificar como “mi gran adicción”.
Desde que probé las trufas de Guinness y chocolate, no he podido quitarme este increíble sabor de la cabeza…ni del paladar.
¡Me encantó! Es un sabor realmente adictivo, lo que me llevó a hacer esta tarta que llevaba tiempo rondando en mi cabeza.

No es demasiado dulce por lo que no tomaremos una tarta que nos empalague, deja ese ligero amargor a cerveza negra, si te gusta este tipo de cerveza este punto es fundamental y es ahí donde te atrapará y ya no tendrás elección.

Por el contrario si no está en tu lista de gustos tampoco será un problema…sorprende su sabor muy positivamente! La base con ese punto salado es excepcional y para acompañar toda esta delicia un merengue italiano…qué más se puede pedir!!
El merengue le otorga un punto más dulce, por lo que si preferís podéis omitir esta parte o realizar un merengue con menor cantidad de azúcar de la que yo os dejo. Me gusta realizarlo de esta manera para poder modelarlo bien, ya que me parece visualmente más atractivo.
Pero como quien manda son nuestros gustos, en este paso lo realizaremos acorde con ellos.

Estoy encantada con esta cheesecake, de verdad que os la recomiendo.
También debo decir que mejora increíblemente de un día para otro, pero ayer me fue totalmente imposible resistirme…tuve que probarla para dar una valoración, y hoy me reitero en ella.
Espero que os guste tanto como me ha gustado a mi.
¡Qué paséis un buen día!

Saludos,
Mrs Hudson.

La receta es un adaptación de The Baking Bird.

INGREDIENTES PARA 2 TARTAS DE 11 CM DE DIÁMETRO:

PARA EL CHEESECAKE DE GUINNESS & CHOCOLATE:

  • 70 g de Pretzels triturados
  • 1 y 1/2 cucharada de cacao en polvo tipo Valor (1 y 1/2 Tbsp)
  • 30 g de mantequilla sin sal derretida 
  • 180 g de chocolate negro 70% Valor (si nos gusta un sabor menos fuerte podemos utilizar de menor porcentaje)
  • 120 g de crema de queso
  • 80 g de azúcar granulado
  • 75 g de crème fraîche
  • 2 huevos medianos
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla (1/2 Tsp)
  • 90 ml de cerveza Guinness 
  • 40 ml de cerveza Guinness para hacer una reducción

PARA EL MERENGUE ITALIANO:

  • 2 claras
  • 1/8 cucharadita de cremor tártaro
  • 150 g de azúcar
  • 36 g de agua

ELABORACIÓN:

Preparamos los moldes.

He utilizado 2 moldes de 11 cm de diámetro, pero podemos utilizar otro molde que tengamos adaptando las medidas si fuera necesario.

Engrasamos con mantequilla y forramos los laterales con papel de horno, reservamos.

Precalentamos el horno a 175º C con calor arriba y abajo.

En un procesador de alimentos trituramos los pretzels, reservamos.

Fundimos la mantequilla.

En un bol pequeño incorporamos las migajas de pretzels junto con el cacao en polvo y la mantequilla fundida. Mezclamos hasta homogeneizar.

Repartimos la mezcla en los 2 moldes y presionamos ligeramente para compactar la mezcla. Introducimos en el horno durante 10 minutos para secar un poco la base.

Transcurrido este tiempo, sacamos y dejamos enfriar.

Dejamos el horno encendido para hornear la tarta.

Preparamos el relleno.

En un bol amplio incorporamos la crema de queso junto con la crème fraîche, mezclamos con las varillas eléctricas para suavizar la mezcla. Reservamos.

En una cacerola pequeña incorporamos el chocolate y colocamos a fuego medio-bajo. Fundimos con cuidado que no se nos queme.

En otro cazo a parte incorporamos los 40 ml de cerveza Guinness, colocamos a fuego medio y dejamos reducir. Obtendremos más o menos el equivalente a 1 cucharada (1 Tbsp).

Una vez listos el chocolate y la reducción de Guinness procedemos a realizar el relleno.

En el bol donde teníamos la mezcla de queso incorporamos los 90 ml de cerveza Guinness, la reducción de esta, el chocolate fundido, el azúcar, el extracto de vainilla y los huevos. Mezclamos con las varillas hasta obtener una mezcla homogénea.

Repartimos el relleno entre los 2 moldes, apagamos la placa superior e introducimos en el horno durante 55-60 minutos.

Para comprobar que está hecha, podemos introducir un palillo en el centro, este debe salir con ligeras migajas adheridas.

Una vez que haya transcurrido el tiempo de horneado, apagamos el horno y dejamos enfriar en su interior con al puerta entreabierta durante 1 hora.

Una vez que esté totalmente fría, introducimos en el frigorífico durante un mínimo de 2 horas.

Podemos realizarla con un día de antelación y dejarla toda la noche en el frigorífico.

Preparamos el merengue italiano.

La elaboración del merengue es la que realizamos para elaborar un merengue italiano, solo que para darle mayor consistencia terminaremos poniéndolo al calor como realizaríamos un merengue suizo.

Aunque si nos resulta demasiado laborioso podemos hacerlo con azúcar granulado y montando directamente en el bol al baño maria, añadiendo el azúcar en 3 veces. El inconveniente que le veo es que al tomar el merengue apreciaremos los granos de azúcar, de la otra manera quedará un merengue suave.

Disponemos un cazo para preparar el almíbar, incorporamos el agua y el azúcar. Ponemos a fuego medio.

Nos sería útil tener un termómetro de cocina, cuando llegue a 118ºC retiramos para incorporar a las claras casi montadas. De no ser así, una vez colocado en el fuego dejaremos transcurrir 2 minutos. Deberemos conseguir el llamado punto de hebra.

¿ Cómo sabremos cuando es así ?, sencillo. Cogeremos un poco previamente con una cuchara y con mucho cuidado con los dedos mojados en agua fría, cogeremos una pequeña parte con ambas yemas y al separarlas ha de quedar como una hebra fina, este es el punto exacto para nuestro almíbar.

Empezamos a montar las claras. Incorporamos las claras en un bol que soporte el calor y le añadimos el cremor tártaro (nos ayudará a que monten mejor).

Seguimos batiendo las claras que deben estar casi a punto de montar. Han de estar firmes.

El almíbar estará listo en lo que tardamos en montar las claras, quizás terminemos un minuto antes pero las claras estarán tan montadas que no bajaran en lo que terminamos de tener el almíbar listo.

Incorporamos muy poco a poco en las claras montadas y batiendo a la vez. Nos quedará un merengue muy brillante.

Procedemos a poner sobre un cazo con agua para seguir montando al baño maria (esta no debe llegar a hervir), lo haremos durante 8-10 minutos.

Observaremos que el merengue toma mucho cuerpo y es muy firme. Dejamos reposar 2 minutos antes de decorar los pasteles.

Con ayuda de una espátula vamos disponiendo el merengue por la superficie de las tartas, procuraremos hacer una base e ir ascendiendo formando picos con esta.

Por último, damos un ligeros movimientos con el soplete para darle un suave color tostado.

Si os gusta la cerveza negra y el chocolate, puedo asegurar que esta cheesecake os va a encantar. Tiene un sabor diferente y realmente sorprendente, no puedes dejar de saborear un bocado tras otro…

Deseamos que os guste.

¡Buen provecho!

relacionadas.

Tarta de chocolate con leche y cerezas

Tarta de chocolate con leche y cerezas

Que de tiempo sin preparar una tarta, pero además una de esas tartas con una cantidad desmesurada de chocolate. Menos mal que no lo he demorado demasiado y por fin me quité el...

Eva 9 Junio, 2017
Tarta de fresa, hierbabuena y pimienta rosa

Tarta de fresa, hierbabuena y pimienta rosa

Reconozco que disfruto muchísimo haciendo este tipo de tartas con frutas, de hecho casi siempre ando pensando en posibles combinaciones con frutas, hierbas aromáticas, especias... Ya no solo por lo buenas...

Eva 21 Abril, 2017

Comentarios