Comer pan recién hecho es uno de los mayores placeres que conozco, y si está elaborado en casa mucho mejor.

Sé que a muchos de vosotros puede pareceos una de esas preparaciones que puede echaros un poco para atrás y más aún si hablamos del uso de prefermentos, que al final es mucho menos de lo que parece y se compagina fenomenal con nuestro ritmo de vida.

Pero, también es cierto que hay una gran variedad de panes elaborados con levadura comercial que, si no abusamos de ella, puede darnos panes muy tiernos y esponjosos con un resultado excepcional.

Fougasse con dátiles y pistachos

Hoy os dejo como hacer una variedad de pan tradicional de la gastronomía francesa muy asociada a la Provenza, la fougasse. Originariamente los panaderos las elaboraban para saber la temperatura a la que estaba su horno de leña y después pasaban a ser el almuerzo de éstos.

Un pan de elaboración muy sencilla, en apenas 3 horas podremos tenerlas listas y disfrutar de ellas para acompañar un buen aperitivo, una comida inesperada o sorprender a nuestra familia/invitados con su atractiva apariencia de hoja.

Fougasse con dátiles y pistachos

Como dentro de poco se aproximan fechas en las que nos gusta hacer elaboraciones algo más elaboradas y con ingredientes más especiales, pensé en una combinación que no falla nunca, dátiles y pistachos. Por supuesto que si alguno de vosotros preferís otros, no hay mayor problema en variarlos o incluso omitirlos.
Y para presentarlas nada mejor que esta preciosa cesta junto con la tabla para baguettes en la que podemos poner una gran variedad de quesos, patés, mermeladas, frutos… Todo aquello que más nos guste porque el pan hace buenas migas con todo 😉

Fougasse con dátiles y pistachos

Ahora sí que no podéis decirme que hacer pan es complicado y requiere mucho tiempo. Como podéis ver todo es empezar y poco a poco iréis sintiendo esa pasión por el pan artesano hasta que terminéis tan enganchados como yo 😀

Fougasse con dátiles y pistachos

La receta podéis encontrarla en el blog de Claudia & Julia, pero ya sabéis que el aderezo siempre se puede variar. En caso de que no os guste algunos de los ingredientes que os propongo puede cambiarse por romero, tomate seco, albahaca, aceitunas negras, anchoas… o sencillamente disfrutarla tal cual.

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

6 ComentariosDeja un comentario

    • ¡Muchas gracias Goyo!

      Para nada hay que tenerle miedo, es más fácil de lo que puede parecer, créeme. Solo hay que tener paciencia y mucha práctica 😀
      Si te quieres iniciar con las masas o el pan, esta es perfecta porque no necesitas elaborar prefermentos. Tan solo con un poco de levadura y respetando los levados, podrás comer pan casero en pocas horas 😉

      Si te animas ya me contarás! 😀

  • Ooooh, qué delicia! ¿y por qué no dátiles, sí señor? si las pasas le dan un puntito dulce estupendo al pan, los dátiles tienen que quedar buenísimos. Hace tiempo que no preparo pan y me están entrando unas ganas tremendas… Es una de esas recetas que me reconcilia con la cocina (sobre todo cuando tienes un día malo y nada te sale bien 😉
    Gracias por la idea, Mrs. Hudson!
    Besos

    • Muchísimas gracias Helena!!
      Los dátiles son un vicio para mí… de modo que siempre que puedo los introduzco en alguna elaboración! 😀
      Pues nada, todo es ponerse de nuevo con las manos en la masa! Hacer pan es muy agradecido y consigues desconectar de todo cuando estás sumida en el amasado. Para mi casi es como una terapia!

      No tienes porqué darlas! ánimo que seguro que solo ha sido un mal día 😉

      Besos grandes!!

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *