Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

Eva 18 Mayo, 2016

Hace tiempo me encontré por la red con unas bolitas moradas recubiertas de sésamo… me enamoraron al instante. Me pareció una presentación tan llamativa, elegante y colorida que enseguida pasó a formar parte de mis elaboraciones a corto plazo. La idea de presentación la tomé de esta imagen, aunque el proceso de elaboración e ingredientes fueron  creados prácticamente sobre la marcha dando lugar a esta ensalada de patata violeta con sésamo y naranja.

Más o menos tenía una idea de como llevar a cabo el proceso y presentación. Quería que las bolas de patata violeta no fueran fritas, de modo que resultaran más ligeras, pero tampoco quería mezclar el puré de ellas con ingredientes muy pesados. Tan solo especiarlo y acompañarlo de uno o dos quesos que no tuvieran demasiado sabor.

La ensalada podemos ajustarla un poco a nuestros gustos personales, en mi caso quería combinar ingredientes frescos con otros más dulces y brotes (adoro los brotes, ¡los comería a todas horas!). De ahí la idea de combinar naranja sanguina, frambuesas y remolacha, un degradado de acidez y dulzor, acompañado de una vinagreta de naranja y miel con un toque de jengibre.

El resultado, además de muy colorido, es muy fresco, ligero y que puede servir como entrante o plato único. Dependiendo de la cantidad que nos sirvamos 😉

Y la protagonista de esta ensalada, sin lugar a dudas, es la patata violeta o patata vitolette noire (mano de mortero negra), llamada así por la curiosa forma que tienen, alargada y gruesa en los extremos. Este tubérculo de piel negra e interior morado intenso es una variedad con muchos años de antigüedad. A pesar de creerse que es una variedad con origen francés, puesto que lleva siglos cultivándose en Francia, ya existía con anterioridad. Los indios prehispánicos las cultivaban en los Andes hace más de 500 años y, actualmente, aún siguen cultivándolas junto con muchas otras variedades conservando su resistencia a las plagas, enfermedades, escasa lluvia y terreno pobre.

Es una planta que tiene poca producción, da una media de 6 patatas por planta y de tamaño muy pequeño. Su característico color se debe a la presencia de antocianos, un pigmento vegetal hidrosoluble que les otorga color a las hojas, frutos y flores. En caso de esta variedad de patata morada, predominan los antocianos de color azul y morado.

A este pigmento se le atribuye un efecto antioxidante, ayudando a nuestro organismo a combatir los radicales libres y el deterioro de las células de nuestro organismo, además de estimular las defensas.

La verdad que este tubérculo por sí solo ya es bastante atractivo, pero le echaremos una mano aderezándola y acompañándola de especias, brotes y frutos. El resultado es una ensalada aromática, fresca, colorida y con sustancia 😉

Que la llegada del calor no nos pille desprevenidos y terminemos haciendo cualquier cosilla… Esta es una buena opción para estos días soleados que  están llegando.

Saludos,
Eva {Mrs Hudson}

Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

INGREDIENTES PARA 3-4 PERSONAS:

PARA LAS BOLAS DE PATATA VIOLETA CON QUESO Y SÉSAMO (14 UNIDADES):

  • 500 g de patata violeta
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva
  • 1/4 cucharadita de sumac
  • 1/4 cucharadita de Garam Masala
  • sal en escamas
  • pimienta recién molida
  • 45 g de sésamo crudo

PARA EL RELLENO DE LAS PATATAS VIOLETA:

  • 110 g de queso feta
  • 110 g de crema de queso
  • 4 hojas de menta fresca
  • ralladura de un limón
  • 1/2 cucharadita de orégano

PARA LA ENSALADA:

  • rúcula
  • albahaca fresca
  • eneldo fresco
  • brotes frescos
  • frambuesas
  • 1 naranja sanguina o de mesa, en su defecto
  • 1 remolacha previamente cocida

PARA LA VINAGRETA DE NARANJA Y MIEL:

  • 1 naranja sanguina grande
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de vinagre de arroz
  • 1 y 1/2 cucharadita de miel
  • un poco de jengibre fresco rallado
  • sal en escamas al gusto

ELABORACIÓN:

Preparamos las bolas de patata violeta con queso y sésamo.

Preparamos una olla mediana, introducimos las patatas, cubrimos con agua y colocamos a calor medio. Dejamos cocer hasta que estén tiernas, pero con cuidado de no pasarnos y que se nos deshagan. Para saber cuando están listas las pincharemos con un tenedor, este debe entrar y salir con facilidad, nos llevará alrededor de 20 minutos desde que el agua rompe a hervir.

Retiramos del calor, colamos y dejamos enfriar por completo para poder manipularlas.

Mientras preparamos el relleno de queso y menta.

En un cuenco añadimos los dos tipos de queso junto con la menta finamente troceada, el orégano y la ralladura de limón. Mezclamos muy bien hasta homogeneizar por completo, tapamos con film y guardamos en el frigorífico hasta el momento que vayamos a utilizarlo.

Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

Tostamos el sésamo.

En caso de que utilicéis sésamo tostado, este paso no será necesario. En mi caso tenía sésamo crudo y lo tosté para resaltar el aroma y sabor de este, que no será igual que si lo utilizamos en crudo.

No quería un sésamo demasiado dorado, sino con una tonalidad más bien clara, de modo que estuve muy pendiente para no excederme en este paso.

En una sartén mediana añadimos el sésamo crudo y colocamos a calor medio bajo. Dejamos al calor, removiendo de vez en cuando, hasta obtener un color suavemente dorado. En caso de que lo queráis más intenso, tan solo tendréis que dejarlo un poco más de tiempo, siempre con cuidado de que no se os quemen las semillas!

Retiramos del calor, volcamos sobre un plato llano y reservamos.

Una vez que las patatas violetas están frías, les retiramos la piel. Añadimos en un bol, ligeramente troceada y majamos con ayuda de un tenedor.

Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

Cuchillo Pallarés de acero y mango de Boj de Claudia & Julia.

Incorporamos las especias, el aceite y la sal, y volvemos a mezclar de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea.

Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

Para terminar de amalgamar el puré de patata violeta os recomiendo utilizar las manos, es la mejor manera para trabajarlo y obtener una “masa” suave y con buena textura.

Formamos las bolas de patata violeta y queso.

Cogeremos porciones de puré del tamaño de una nuez, formaremos una especie de cuenco (tal y como os muestro en la imagen) y dispondremos una pequeña cantidad de queso, la suficiente para llenar el hueco y que nos permita cerrar la bola.

Cerramos la bola de patata con cuidado y sellando la parte superior y damos forma redondeada ayudándonos de nuestras manos. repetimos El proceso con el resto de puré y relleno de queso.

Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

Dependiendo del tamaño que forméis las bolas, os saldrán más o menos. Si mantenéis el tamaño que os comento, os saldrán 14 unidades.

Cubrimos con el sésamo tostado.

Rodamos las bolas de patata por el sésamo hasta cubrirlas en su totalidad. Terminamos de dar forma, en caso de que fuera necesario.

Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

Preparamos la vinagreta de naranja y miel.

En un cuenco añadimos todos los ingredientes y mezclamos muy bien para homogeneizarlos.

Montamos la ensalada.

En una fuente disponemos una base de rúcula, hojas de albahaca fresca y eneldo. Colocamos en el centro las bolas de patata violeta con sésamo y decoramos con gajos de naranja sanguina, remolacha, frambuesas y brotes.

Servimos acompañada de la vinagreta de naranja y miel y un poco de gomasio (sal de sésamo negro que os dejé cómo elaborar en este post).

Una buena manera de servir la vinagreta, de manera individual, sería en cuenquitos pequeños de cristal 🙂

¡A disfrutar de un plato sano, ligero y con mucho color!

Fuentes de información: Jardín Mundani, El Huerto 2.0

Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja
Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja
Ensalada de patata violeta con sésamo y naranja

 

relacionadas.

Comentarios