cabecera-provisional

Me encantan las recetas con un aire rústico, tanto en su elaboración como en el momento de presentarlas.
Y es que los gustos van cambiando, sobretodo creo que se van perfeccionando, puliendo esa parte de nosotros que con el paso del tiempo nos premia con todo lo mejor que hemos captado con el paso de los años.
Y obtenemos un resultado final que para nuestros objetivos roza lo esperado.
En el mundo culinario ocurre lo mismo, comenzamos con una pequeña base que por ese momento creemos es suficiente y a medida que investigamos, leemos, observamos, nos inspiramos de otras personas…nos damos cuenta que nos queda mucho camino por recorrer.
Pero no hay que tener prisa, hay que disfrutar del camino hasta que lleguemos a nuestra deseada meta, que aún ahí querremos continuar y mejorar aún más.
Lo más importante de todo para conseguir nuestros objetivos es la dedicación plena, el esfuerzo, interés por lo que se hace, equivocarnos y aprender de ello, superarlo y no creer que lo tenemos todo ganado, hay que mantener una constante porque solo aquello que se cuida es lo que prevalece.
Llevo días pensando en como comencé hace unos meses y últimamente me encuentro analizando un poco el trayecto.
Mi evolución en este tiempo, gracias a mucha gente que para mí es digna de admiración ya que me ha servido de inspiración y han hecho que de lo mejor de mí para mejorar y aprender. Sin olvidar por supuesto a todos aquellos que estáis ahí día tras día.
Esta receta es un pequeño ejemplo, un donut de los de siempre, una masa sencilla y básica que se presenta con personalidad propia, rellena de una exquisita mermelada y un ligero glaseado de limón y vainilla. Ese toque rústico y personal que hace que resalte entre los demás.
Esta receta se la debemos a Chasing Delicious, un precioso blog de los que se puede aprender y disfrutar de delicias como esta.
Ahora me retiro a hacer un pequeño descanso y disfrutar de uno de estos donuts con un café calentito…

Saludos,
Mrs Hudson.

Ingredientes para 25 donuts de 5 cm de diámetro:

  • 180 ml de leche entera 
  • 5 gr de levadura prensada o fresca
  • 30 gr de miel 
  • 1 huevo 
  • 240 gr de harina de fuerza
  • 90 gr harina de trigo integral 
  • ralladura de 1/2 limón 
  • 60 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente. 
  • 1/4 cucharadita de sal

 

  • aceite de girasol para freír (he utilizado este ya que considero que el aceite de oliva le da demasiado sabor)

Para el relleno, mermelada de uva:

  • 450 gr de uvas moradas
  • 200 gr de azúcar granulado
  • el zumo de 1/2 limón

para decorar, glaseado de limón y vainilla:

  • 30 gr de leche entera
  • 150 gr de azúcar glass
  • 1/4 cucharadita de vainilla (1/4 Tsp)
  • ralladura de 1/2 limón

 

elaboración:

Elaboramos la mermelada de uvas.

En una olla amplia disponemos las uvas previamente lavadas, cortadas por la mitad y con los pipos retirados (sin retirar la piel).

Si quedase alguno no ocurriría nada ya que a mediad que se hace la mermelada estos flotan y son fáciles de retirar. De hecho yo no retire la mayoría y lo hice a medida que estos flotaban.

Incorporamos el azúcar y el zumo de limón y colocamos a fuego medio alto. Dejamos hasta que comience a soltar todo el agua, unos 10-15 minutos. En ese momento retiramos unos segundos del fuego para pasar la batidora y triturar las uvas junto a la piel.

Volvemos a colocar a fuego medio hasta que observemos que va tomando cuerpo y está ligeramente espesada. Nos llevará alrededor de 15-20 minutos.

Una vez lista, retiramos del fuego y dejamos reposar 5 minutos antes de pasarlo a un bote de cristal. Reservamos.

Preparamos la masa de donuts.

Calentamos la leche sin dejar que llegue a hervir, aproximadamente 90ºC. Dejamos a un lado hasta que temple, unos 50 ° C.

Una vez tibia, disolvemos la levadura prensada en la leche tibia. Incorporamos en el vaso de la Kitchen Aid o bien en un bol amplio si lo vamos a elaborar a mano, junto con la miel, el huevo, la harina de fuerza, la harina de trigo integral, la ralladura de limón y la mantequilla.

Mezclamos con el gancho a velocidad baja la pasta hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados y observemos que la masa comienza a formarse.

Podemos ver que la masa se separa perfectamente de las paredes del bol.

Si lo hacemos a mano, trabajaremos la masa hasta incorporar por completo los ingredientes y apenas se nos adhiera a las manos.

Deje reposar en el recipiente cubriendo con un paño durante 20 minutos.

Una vez transcurrido ese tiempo, añadimos la sal a la masa y amasar a mano durante 7-10 minutos. Obtendremos una masa elástica y muy manejable.

Golpeamos ligeramente la masa, formamos una bola e introducimos dentro de un bol cubriéndola con un paño para que esta doble su tamaño, aproximadamente 1-2 horas.

Es conveniente que repose en un lugar cálido, ya que agilizará el proceso de fermentación.

Una vez haya doblado su volumen, desgasificaremos la masa y la amasaremos durante unos segundos. Dejaremos reposar cubriendo la masa durante 20 minutos más.

Extendemos la masa con ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor aproximado de 0,6 cm. Para hacer los donuts utilizaremos un cortador de galletas redondo de 5 cm de diámetro, cortaremos 12 círculos de masa.

Dejamos reposar unos 30 minutos para que suban su volumen.

Preparamos una sartén amplia con abundante aceite para freír los donuts.

Freimos los donuts en aceite caliente durante 2-3 minutos por cada lado hasta que estén ligeramente dorados.

Colocamos sobre papel absorvente y repetimos el proceso con el resto.

Dejamos enfriar completamente para poder manipularlos.

Introducimos la mermelada de uva en una manga pastelera con una boquilla de punta larga y estrecha, especial para rellenar, e insertamos esta por un lateral para rellenar el donut.

Hemos de tener cuidado de no rellenarlos demasiado.

Preparamos el glaseado de vainilla y limón.

En un bol incorporamos la leche junto con el azúcar glass, la vainilla y la ralladura de limón. Mezclamos bien hasta incorporar completamente.

Disponemos el glaseado sobre los donuts al gusto.

Estos donuts podemos conservarlos de 2 a 3 días en un recipiente cubierto, aunque lo recomendable es consumirlos el mismo día de su elaboración.

Deseamos que os gusten estos donuts tanto como nos han gustado en casa.

Buen provecho!!

 

 

Sobre el autor Ver todos los posts

Mrs. Hudson

6 ComentariosDeja un comentario

  • Claro que puedo…jajaja.

    Toda tuya!
    Ya verás como tus peques van a arrasar con ellos, así que probarlos antes de que lleguen a sus manos…hablo desde el conocimiento.

    Besos grandes!!

  • Holaaa….ainssss …por dónde empezar….he hecho los donuts y el sabor es espectacular pero, me han salido un poco duros y no han subido como debiera…qué he hecho mal?…no tengo robot amasador sino varillas eléctricas con el gancho de amasar…estará ahí el quid?…
    Me encantan tus recetas, he hecho la trenza de dátiles y anacardos y está estupenda y tengo en lista de espera el pan challah…sólo espero que me salga tierno…muchas gracias

    • Buenas tardes Lourdes!!
      Ayss que bien que te hayas animado! Duros y no han subido?? que tipo de levadura has utilizado? Porque el hecho de que la masa haya quedado dura y no haya levado me da la posibilidad que sea el tipo de levadura el que ha fallado. En principio el tipo de amasadora no tiene nada que ver, incluso se pueden amasar a mano sin problemas. Otra posibilidad que se me ocurre es que hayas sobre-amasado la masa, si esto ocurre, lo que da lugar es una sobre-oxigenación de la misma, el gluten se desarrolla en exceso y la masa se queda como blanducha, sin fuerza ni cuerpo. ¿Te ocurrió esto?
      También puede deberse a los tiempos de levado ¿los respetaste?

      Que de preguntas te he hecho en un momento :D
      Cuando me respondas, veremos cual ha podido ser el problema y le encontraremos solución ;)

      Te gusto??? cuanto me alegro!! Qué bien! Pues ya me irás contando que tal te van saliendo y si quieres enviarme una foto de los resultados estaré encantada de verla! No te preocupes que estoy segura que te quedará bien el pan Challah, respeta el amasado y el reposo y todo irá perfecto, estoy segura.

      Muchas gracias a ti!!! Besos grandes!!!

  • Holaaaa, millones de gracias por contestarme…te cuento, los tiempos de levado los respeté, la levadura que usé fué fresca prensada…sólo me da por pensar que me pareció una masa muy pegajosa y para amasar tuve que poner frecuentemente harina en la encimera y por eso quedaron apelmazados, densos, duros….

    Imagina…no doblaron su tamaño con lo que al freírlos eran desiguales, se hinchaban por un lado y parecían conos jajajaja, en fin no me desanimo…ya te digo que te tengo fichada y pienso hacer más recetas jijijiiii me rechiflan tus recetas y las fotos, eres fantástica …besos mil…

    • Buenos días Lourdes!!!
      No hay de qué! Es un placer poder ayudaros siempre ;)

      Pues creo que el problema radica en la cantidad de harina que añadiste de más. cuando trabajes una masa muy húmeda y pegajosa, el mejor método sin lugar a dudas es el amasado francés o de Bertinet. Es algo laborioso pero te permite trabajar la masa sin necesidad de incorporar más harina.
      Si observarás que no hay manera de trabajarla, también puedes hacer amasados cortos con un reposo de 10 minutos entre amasado y amasado. Este tipo de amasado lo podrás encontrar como amasado de Dan Lepard ;)

      No te desanimes en absoluto!!! Estas cosas a veces ocurren y no es malo, piensa que se aprende de los errores y gracias a ellos sabemos que es lo que no debemos volver a hacer ;) Seguimos en contacto y me vas contando!!

      Muchas gracias a ti!! Es un verdadero placer tenerte por aquí siempre que quieras :D

      Besos muy grandes!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *