¡Buenos días! ¿Qué tal el fin de semana? El nuestro ha pasado a toda velocidad, lo que imagino será un punto en común entre todos nosotros…
Tengo una noticia que daros y es… ¡qué hemos llegado a la receta 100!
No puedo creerlo, qué rápido pasa el tiempo, me parece que fue ayer cuando comencé y ya vamos camino de nuestro primer aniversario junto con este número tan bonito en recetas.
Así que quería hacer una elaboración bonita, diferente y especial. He elegido estas galletas croatas las cuales son muy tradicionales en todos los países de la antigua Yugoslavia.
El origen de su nombre viene de su propio significado, “breskva” que en croata significa “melocotón”.


Debido a su cuidadosa elaboración, suelen prepararse en ocasiones especiales como bodas, fiestas o incluso fechas como Navidad.
Son realmente deliciosas y merece la pena pasar un rato de nuestro tiempo elaborándolas. Para mi hoy es una fecha especial por lo que ha merecido la pena dedicaros parte de mi tiempo.
Gracias de corazón por seguir ahí.

Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

 

La receta la vi en Cafe Chocolada.

INGREDIENTES PARA 20 GALLETAS (40 MITADES):

PARA LA MASA:

  • 300 g de harina 
  • 150 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 g de azúcar glas
  • 1 huevo L
  • 2 cucharadas de crème fraîche
  • 5 g de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • pizca de sal

PARA EL RELLENO DE MERMELADA DE MELOCOTÓN Y CARDAMOMO:

  • 300 g de melocotón pelado y sin hueso (solo la carne), son aproximadamente dos piezas
  • 150 g de azúcar granulado
  • zumo de 1/2 limón
  • 3-4 vainas de cardamomo

PARA DECORAR:

  • 200 g de leche
  • 4 cucharadas de azúcar granulado
  • colorante rojo y amarillo
  • aroma caramelo (opcional)
  • azúcar para rebozar las galletas
  • hojas de menta o hierbabuena

ELABORACIÓN:

Comenzamos preparando la mermelada.

Pelamos y troceamos los melocotones. Añadimos en un cazo a fuego medio-alto junto con el azúcar, las semillas de cardamomo (previamente majadas para retirar la vaina) y el zumo de limón. Dejamos al calor, removiendo de vez cuando, alrededor de 15 minutos.

Observaremos que suelta algo de agua, cuando comience a evaporar y antes de que se quede sin nada, retiramos del fuego y pasamos la batidora para dejarla más suave. Volvemos a poner a fuego bajo durante 5-10 minutos removiendo de vez en cuando.

Una vez que haya transcurrido este tiempo, retiramos del calor y dejamos reposar 5 minutos antes de pasar a un bote de cristal. Reservamos.

Preparamos la masa de las galletas.

Precalentamos el horno a 190ºC con calor arriba y abajo.

En un bol añadimos la harina junto con la sal y la levadura, mezclamos y reservamos.

En el bol de la Kitchen Aid o en un bol amplio si lo hacemos manualmente, incorporamos la mantequilla junto con el azúcar glas y batimos a velocidad baja durante 3 minutos.
Una vez que se hayan integrado ambos ingredientes, y tengamos una mezcla suave y cremosa, incorporamos el huevo y la esencia de vainilla. Volvemos a batir a velocidad media hasta homogeneizar totalmente.

Si es necesario con ayuda de una lengua bajamos la mezcla de los laterales. Ponemos la KA a velocidad baja y vamos incorporando poco a poco la mezcla de ingredientes secos, mezclaremos hasta obtener una masa completamente homogénea.

Preparamos una bandeja de horno y disponemos un tapete de silicona para hornear o papel sulfurizado.

Con la masa hacemos bolitas de un tamaño algo menor que una nuez y las disponemos sobre la bandeja. No debemos colocar más de 15 bolitas en la bandeja, tiene que haber espacio entre ellas. Tendréis que hacer dos tandas de horneado.

Introducimos en el horno durante 14-15 minutos. Sacamos y pasamos a una rejilla para que enfríen completamente.

Decoramos las galletas.

antes de decorarlas deben estar completamente frías. En mi caso dejé las galletas de un día para otro, las elaboré por la noche para poder decorarlas por la mañana.

Preparamos dos platos con 100 g de leche cada uno. Añadimos dos cucharadas de azúcar a cada uno de ellos y removemos.
Incorporamos colorante amarillo en uno y rojo en el otro, reservamos. He añadido un par de gotas de esencia de caramelo en el colorante amarillo, pero como he comentado anteriormente es opcional.
Al igual si queréis darles otros aromas como frambuesa, vainilla, melocotón…a vuestro gusto y elección.

Preparamos un plato con bastante cantidad de azúcar, lo suficiente como para poder rebozarlas.

Consejo: a medida que rebozamos las galletas, el azúcar va humedeciéndose, de modo que según avanzamos decorando el azúcar tiene peor aspecto. Yo añadí cantidad suficiente para rebozar la mitad de los melocotones, tire el azúcar humedecido en exceso y volví a rellenar el plato con azúcar para rebozar el resto.

Rellenamos las galletas con la mermelada de melocotón que teníamos reservada. Disponemos una cucharadita sobre una de las mitades y cubrimos con otra. Repetimos con todas las galletas.

Si no nos gusta la mermelada de melocotón, podemos rellenarla de una mermelada de otro sabor que nos guste más o incluso de Nutella. Yo rellené algunos y están…..mmmmm.

Pasamos a decorar el exterior.

Bañamos un melocotón en el colorante amarillo, escurrimos, pasamos al colorante rojo bañando la mitad del melocotón sumergiendo las dos mitades, volvemos a escurrir antes de pasar al azúcar para rebozarlo. Dejamos sobre una bandeja, repetimos el proceso con todos los melocotones.

Finalmente podemos decorarlo con hojas de menta o hierbabuena simulando las hojas.

Un delicioso dulce que además su apariencia no dejará que incluso el menos goloso se niegue a probarlo.

¡Bon Appetit!

 

 

 

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

4 ComentariosDeja un comentario

  • Buenos días!!

    Que galletitas tan finas y exquisitas se ven, he comentado en Facebook que me recuerdan a unas que alguna vez comí de niña, no sé si lo de dentro era de higo, no me acuerdo..

    Un besin guapa!!

    • Buenos días Erika!

      Cuando las vi a mi también me recordaban a algún dulce de mi infancia…aunque aún no he sabido ubicarlo. Estas van rellenas de melocotón aunque se pueden rellenar de tantas cosas, que probablemente cualquier relleno dulce le vaya perfecto.

      Besos grandes!!

    • Hola guapa!!

      Madre mia siempre que pasas me dejas sin palabras…El placer es mio de recibirte por aquí y por supuesto, siempre con los brazos abiertos.
      La verdad que cada día que pasa disfruto más cocinando y procuro ponerle todo mi cariño y pasión, como tú bien has dicho. Lo que más me alegra es saber que soy capaz de transmitirlo tal y como lo siento.

      Besos grandísimos Patri!!

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *