Corazones de hojaldre con Nutella y fresas

Eva 12 Enero, 2013

Buenos días, hoy traemos una receta para sorprender a nuestra pareja o bien reservarla para el día que proclama a los 4 vientos la palabra Amor, San Valentín.
Se cree que esta fecha fue creada por los centros comerciales para incentivar las compras, pero su origen se remonta a la época del Imperio Romano.
San Valentín era un sacerdote que ejercía en Roma en el siglo III.
En aquel momento gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados ya que tenían menos ataduras.
El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador celebrando en secreto matrimonios para jóvenes enamorados, de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados.
El emperador Claudio se enteró y como San Valentín gozaba de gran prestigio en Roma, el emperador lo llamó a Palacio.
San Valentín aprovechó aquella ocasión para hacer proselitismo del cristianismo. Aunque en un principio Claudio II mostró interés, el ejército y el Gobernador de Roma, le persuadieron para quitárselo de la cabeza.
El emperador Claudio dio entonces orden de que encarcelasen a Valentín. El oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín retándole a devolver la vista a una hija suya, Julia, la cual nació ciega. Valentín aceptó y en nombre del Señor, le devolvió la vista. Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. Aún así, Valentín siguió preso y el débil emperador Claudio finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270.
La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.
En Europa se introdujo a partir del siglo XX y probablemente sea más bonito pensar que es en memoria de alguien que se preocupó por unir a personas que quería compartir el resto de su vida juntos, que por sacar provecho de este mismo sentimiento.
Por ello mismo la mejor manera que tenemos de demostrarlo es como se demuestran todas las cosas, haciéndolas nosotros mismos y esta puede ser una opción de una de ellas.
Os deseamos un feliz fin de semana.

Saludos,
Mr & Mrs Hudson.

La receta la vi en Passionate about baking con pequeña modificación.

ingredientes para 10-12 corazones:

  • 1 lámina de hojaldre 
  • 5-6 fresas grandes
  • Nutella
  • 1 cucharada de mermelada de melocotón + 1 cucharadita de agua
  • pistachos

elaboración:

Precalentamos el horno a 180ºC con ambas placas. Cubrimos la bandeja en la que vamos a hornear con una hoja de papel de horno, reservamos.

Disponemos la masa de hojaldre sobre la superficie que vamos a trabajar.

El tamaño de nuestro cortador de galletas determinará el número de corazones que tendremos. En mi caso han salido 12 unidades.

Comenzamos cortando los corazones presionando bien para cortar el hojaldre. Pasamos cada corazón a la bandeja de horno que teníamos reservada.

Para realizar la flecha utilizaremos palos de madera que usamos normalmente para hacer pinchos o brochetas.

La punta de la flecha la haremos con el cortador de corazón pequeño y las plumas del final les daremos forma cortando con un cuchillo. Colocamos sobre la bandeja de horno.

Disponemos una cucharadita de Nutella en el centro y con ayuda de una espátula pequeña o un untador le damos forma de corazón.

Cortamos las fresas por la mitad, de cada fresa nos saldrán 2 corazones. Retiramos una capa fina del exterior y procedemos a cortar. Colocamos sobre la Nutella en el centro del corazón de hojaldre. Repetimos el proceso con el resto de los corazones.

He utilizado un cortador que tiene 2 corazones. El corazón de fresa lo he hecho utilizando el cortador del interior. En caso de no tener un cortador de este tamaño podemos laminar la fresa y colocarla en forma de abanico.

Apagamos la placa de arriba e introducimos en el horno durante 20 minutos, tomaran un ligero color dorado. Las puntas de la flecha y las plumas las sacaremos con mucho cuidado a los 10 minutos de horneado.

Mientras se hornean los corazones preparamos el brillo para pintar. En un vaso incorporamos una cucharada de mermelada de melocotón y una cucharadita de agua, disolvemos bien.

Pelamos y machacamos unos pocos de pistachos, reservamos.

Una vez transcurrido el tiempo de horneado, sacamos y seguidamente pintamos sobre las fresas y por el hojaldre sin tocar la parte con Nutella, ya que se extendería por el hojaldre. Espolvoreamos con pistachos y dejamos enfriar completamente.

Una vez frios preparamos las flechas. Pinchamos con mucho cuidado lo que imita a las plumas, después atravesamos el corazón de lado a lado y finalmente pinchamos el corazón pequeño que hará de punta. Repetimos el proceso con el resto de los corazones.

Un bocado sencillo, rápido, delicioso y muy romántico.

Deseo que los disfrutéis en muy buena compañía.

relacionadas.

Comentarios