Volvemos repletos de energías y con recetas que apetecen disfrutar en cualquier momento.
Hoy quería compartir con vosotros un dulce que nos recuerda a la repostería que veíamos en los escaparates de las pastelerías cuando éramos pequeños, delicada y cuidada con sabores tradicionales… aunque siempre se les puede dar un giro.

Paris Brest es una corona elaborada con la clásica masa choux que utilizamos para preparar éclairs o profiteroles y rellena tradicionalmente de crema muselina de café o praliné. Es aquí donde introduciremos pequeñas variantes dando un sútil aire nuevo a este fantástico dulce.

Fue creado en 1891 para conmemorar la carrera de bicicletas París-Brest, el cual tiene un recorrido de 1.200 Km, carrera que se sigue realizando a día de hoy.
Su forma representa la rueda de una bicicleta “la petite reine”.
Tras ver esta creación Pierre Giffard, gran aficionado a las bicicletas, periodista del diario parisino “Petit Journal” y creador de la carrera ciclista “Paris-Brest”, difundió la noticia y obtuvo una gran aceptación.

Se dice que era muy popular entre los ciclistas, también debido a su alto contenido calórico para obtener energía, hoy en día se puede encontrar en todas las pastelerías de Francia.

El paso del tiempo ha hecho que sea un dulce que también ha sufrido variaciones con la llegada del revolucionario cubismo, cambiando su forma y confeccionándola de forma rectangular.

Sea cual sea la forma que elijamos para presentarla en casa, hay algo que si puedo garantizar, y es su increíble sabor.
Maravillosa textura de la mano de la masa choux y la muselina de praliné de anacardos y jengibre… ¡sencillamente espectacular!

Cada paso que doy y pruebo elaboraciones de recetas nuevas para mi, me ratifico más aún si cabe que la verdadera repostería se creo hace años y todo aquello que nazca después, si funciona, establece sus bases en esta.

Espero que os guste y sobretodo ¡qué os animéis a hacerla!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


 31 de Octubre de 1784
Cosoleacaque Veracruz, Sleepy Hollow

Hoy es el gran día. Todo el servicio estaba en pie mucho antes de que despuntaran las primeras luces del alba. El Sr. Wells se ha ocupado de todo el exterior, no queda una sola hoja seca en el jardín que rodea la casa, y por supuesto el ganado está listo y limpio. Emy y yo preparamos montones de calabazas para decorar, aún me duelen las manos de utilizar el punzón. Es  divertido y muy agotador crear risas malévolas y ojos desafiantes. Emy mientras tanto se ocupaba de vaciarlas y colocar velas en su interior.

Annie no ha dormido apenas, ha pasado parte de la noche en la cocina preparando asados, puré de grosellas, salsa de arándanos, chutneys especiados y una gran variedad de guarniciones.

Tras desayunar un gran tazón de leche caliente y un pedazo de pan dulce, me dispuse a preparar la ropa de la Srta. Katrina. El Sr. Van Tassel mandó confeccionar el más precioso vestido que nadie pudiese imaginar. Color granate y malva con delicados detalles a lo largo del escote y las mangas ¡Adoraba el poder tenerlo entre mis manos! Cuanto daría por poder ponérmelo y lucirlo, sería una mujer admirada, una señorita.

Los nervios iniciales dieron paso a la calma a medida que el servicio completaba sus tareas. La casa olía a canela y especias, y el ambiente era cálido y acogedor, a pesar los terroríficos, y divertidos, adornos de la noche de brujas.

Poco a poco fueron llegando todos los invitados. Iban formando pequeños grupos de pie disfrutando del ponche casero preparado por el Sr. Van Tassel, receta tradicional y secreta que tiene cientos de años en la familia. En el centro dos enormes mesas repletas de comida. Si yo comiera todo eso sería incapaz de poder dar un solo paso a la hora del baile.

La comida y la bebida fue dando paso a las historias, los hombres competían contando sus proezas mientras fumaban. Una gran nube de humo envolvía la estancia flotando junto a las bravuconadas, cada vez mas ridículas y prepotentes. Yo pasaba una bandeja con pequeños vasos de coñac, el Sr. Van Tassel no quería dejar a ningún invitado indiferente y durante la velada no falto ningún detalle.

Cuando me acerqué al grupo de hombres arropados bajo un paraguas de humo, escuché como el Sr. Brom Bonnes le contaba al Sr. Ichabod Crane la historia que rodeaba a Sleepy Hollow.

- Subestima Ud. la magia de esta noche Sr. Crane, creo que debería atender a mis palabras, puede ser víctima de el.

El Sr. Ichad Crane le miro con cierto recelo y escuchó su historia con desgana. Llevaba poco tiempo en el pueblo, pero todos sabíamos que era muy supersticioso y no le gustaba hablar de lo que escapaba a su control.

- Se dice que pocos años atrás, en 1776, un mercenario alemán fue contratado por la armada británica para apoyar a los soldados en la revolución. Fueron 548 mercenarios alemanes los que perdieron la vida. Este soldado en concreto fue capturado cerca de Sleepy Hollow y decapitado con su propia espada. Desde entonces su espíritu merodea el pueblo en busca de venganza, todo aquel que este al otro lado del puente junto al cementerio de la Antigua Iglesia Holandesa del valle corre el riesgo de ser capturado por el jinete. Aunque se dice que no puede cruzarlo y se desvanece entre llamas y azufre si lo intenta.

Crane dio un par de aplausos con bastante desgana e ironía.

- Bravo Brom Bonnes, ¿y que se supone que hace para cazarnos?¿lanzarnos calabazas?

- Sería una buena manera de sacar partido al exceso de cosecha, dijo entre risas el Sr. Van Tassel.

- Dejémonos de cuentos y disfrutemos de la fiesta.

El resto de la velada transcurrió con normalidad. La gente bailaba, cantaba y disfrutaban. La Srta. Katrina y el Sr. Crane se buscaban con la mirada durante toda la noche, se gustaban, y mucho.

Brom Bonnes no se apartó ni un segundo de la Srta. Katrina, no dejó que estuviera a solas ni un momento y mucho menos cuando Crane se acercaba.

El Sr. Van Tassel hizo un brindis para agradecer la asistencia de todos y Bonnes aprovechó la ocasión para decir unas palabras.

- Gracias Sr. Van Tassel por tan fantástica velada, me encantará pasar los próximos años disfrutando de su familia y en especial de su hija Katrina.

Katrina miró a su padre con asombro y después al Sr. Crane, no sabía que estaba ocurriendo ni que tipo de acuerdo había alcanzado su padre. Katrina y Crane no pudieron conversar con tranquilidad, Brom Bonnes siempre estaba cerca. Al final pudieron despedirse.

- Un placer Srta. Katrina, espero poder coincidir pronto con Ud., dijo Ichad Crane.

- Lo mismo digo Sr. Crane.

El Sr. Crane cogió su sombrero y chaqueta y se marchó con gesto derrotado. Dejó la granja y tomo rumbo a su casa.Ichabod vivía al otro lado del puente por lo que debía atravesarlo para poder llegar a su casa. A medida que se acercaba a el un fuerte sensación de miedo e inseguridad le invadió.

- Tranquilo Ichad, son solo cuentos para niños, se decía a si mismo.

Cruzó el puente y tomo camino adentrándose en el bosque, su casa estaba justo a escasos metros de la frondosa arboleda. De día el camino parecía mas corto que de noche. Avanzaba un paso tras otro acelerando el ritmo a medida que recordaba la historia. Cada rincón del bosque escondía una fantasmagórica historia, por lo que su imaginación se veía abrumada por momentos. De repente paró en seco, algo parecido al relinchar de un caballo llego a sus oídos.

- No puede ser, deja de pensar en historias para niños y compórtate como lo que eres, un adulto.

Al retomar su camino vio justo en frente una sombra, grande y desafiante. La sombra se aproximo hasta que pudo ver a un jinete, pero… ¿y su cabeza?, bajo la mirada a sus alforjas y allí la vio. Corrió tan rápido como pudo desesperado por alcanzar el puente. En una frenética carrera hacia el, el jinete alcanzó a Crane lanzando su cabeza sobre el.

A la mañana siguiente no había rastro de Ichad Crane, era como si se lo hubiera tragado la tierra. Encontraron cerca del puente el sombrero del profesor, provocando que la historia del jinete se fortaleciera. Desde entonces, nadie cruza el puente cuando cae la noche. El espíritu desesperado de aquel jinete busca venganza con todo aquel que se cruce en su camino.

Para la Srta. Katrina aquello marco un episodio oscuro en su vida. Desde aquel momento Halloween nunca volvió a ser lo que era. Finalmente contrajo matrimonio con Brom Bonnes. Cada año en estas fechas, como en aquella ocasión, se celebraba en la granja una fiesta para conmemorar las cosechas. Aunque desde entonces Katrina ha sido la encargada de preparar los pasteles de calabaza que no volvieron a ser del color claro y alegre original.

La masa era oscura como la noche, y el relleno tradicional pero un toque de pimienta para recordar en cada bocado que la vida no siempre da momentos dulces. La crema batida fue sustituida por un merengue de chocolate, toda una oda a la tentación y el mal.

No volveré a escribir en este diario. Han pasado muchos años desde aquello y la mejor forma de evocar aquellos momentos es a través del paladar. Los sabores nos transportan a momentos y vivencias pasados. Buenos para unos y oscuros para otros.

¿Como se presenta vuestra noche?

Aibileen Flynn Thomson.

Continue reading


                                                                                                                                30 de Octubre de 1784
Cosoleacaque Veracruz, Sleepy Hollow

Mi nombre es Aibileen Flynn Thomson, hija de Ben Flynn, tengo 18 años y vivo en este pequeño valle llamado Sleepy Hollow. Resido y trabajo en la granja del Sr. Baltus Van Tassel como ayudante de cocina y asisto a su querida hija, la Srta. Katrina Van Tassel, en todo aquello que precise.
La Srta. Katrina es una gran persona, siempre tiene una sonrisa y buenas palabras para nosotros, además no duda  en ayudarnos en muchas labores dejando a un lado su posición. Fue ella quien me enseño a leer y escribir, y no pierdo la oportunidad de practicar con este diario, en el anoto todo aquello que me gusta o me llama la atención.

En la granja trabajamos Annie, Emy, el señor Wells y yo, cada uno de nosotros tiene un cometido aunque siempre nos ayudamos para sacar el trabajo adelante. Hoy es víspera de Halloween y a pesar de la gran cantidad de historias que rodean este día y a este pueblo, soy un tanto escéptica al respecto. La gente habla de fantasmas y embrujos, dicen que vivimos en un pueblo maldito, pero en realidad pienso que lo que realmente ocurre es que no tienen nada mejor que hacer.

Tengo muchos preparativos por delante, mañana el Sr. Van Tassel organiza una fiesta en casa para celebrar la abundante cosecha. Asistirá todo el pueblo y hemos de decorar la granja y cocinar para todos. Este año el Sr. Wells dice que hemos tenido una de las mayores cosechas de calabazas de los últimos años. Por lo que el Sr.Van Tassel nos ha pedido ayuda para sacarles provecho ya que en el mercado están abastecidos.

Fueron aquellas palabras las que me hicieron recordar a la Sra. Mollegan, ella es quien regenta la panadería del pueblo y gran cocinera, me enseñó como elaborar su famoso pastel de calabaza. No dude ni un momento que ese sería el postre para la celebración de mañana. Fui a hacerla una visita y de paso comprar todo lo necesario en el pueblo para la fiesta.

De vuelta a la granja me encontré con la ultima persona que esperaba cruzarme… Betty Harrods. Se ha ganado a pulso su fama de alcahueta. Si me pidieran que definiese en una palabra lo que pienso de ella sería charlatana.

Baje la mirada y aceleré el paso, pero nada es bastante sutil ni evidente para Betty Harrods.

- Buenas tardes Aibileen, han llegado a mis oídos que Ichabod Crane ha sido nombrado maestro de la aldea, aunque tu ya lo sabrás porque  vi hablando a Katrina con el en la puerta de la iglesia…

¿Qué le importará a ella con quién habla la Srta. y con quién no?

- Si Betty, fue el padre Brown quien les presento.

- Se dice de el que es muy supersticioso ¿va a asistir a la fiesta de mañana?

Cansada de dar explicaciones innecesarias a quien no corresponde, agarré con fuerza  mis cosas y me fui.

Al llegar a casa Annie estaba hablando con la Srta. Katrina, le dijo que Abrahám “Brom Bones” Van Brunt había estado por allí preguntando por ella. Es un joven de aspecto rudo amigo del Sr. Van Tassel.

- También asistirá a la fiesta señorita Katrina, le dijo Annie.

Katrina no pareció muy contenta al enterarse. Fui a la cocina con mis bolsas dispuesta a preparar los pasteles. La señorita Katrina vino tras mis pasos, se subió las mangas del vestido dispuesta a ayudarme con el postre. No quería que realizara ningún tipo de trabajo pero sus ojos me decían que necesitaba distraer su mente.

- Y ahora me encuentro en una situación de la que no se cómo podré salir Aibileen.  Por un lado asistirá el joven profesor recién llegado de Connecticut, Ichabod Crane, a quién me muero por cruzar más de dos palabras con el. Y por otro lado Brom Bonnes, quien según mi padre, sería mi esposo ideal y, por supuesto, llevaría con los ojos cerrados y una mano a la espalda, la granja el día de mañana.

¿Qué debo decir ante algo así? Yo solo soy una simple ayudante de cocina, pero una cosa si sé y es que nadie tiene derecho a decidir por otras personas.

- Ni loca me casaría con ¡¡Brom Bonnes!! Necesitaba evadirme un poco, tampoco está bien visto que una señorita se ponga a gritar a los 4 vientos. Aquí estoy contigo, contandote mis desvelos. ¡Qué haría yo sin tí!.

Me sentí halagada, y también muy apenada, tenerlo todo para no poder disfrutarlo con quien quieres.

Cierro mi diario y me siento  frente a la ventana de mi habitación, a través de ella solo veo calma, un sol naranja ligeramente cálido, y un campo amplio casi infinito… Así quiero sentirme siempre.

Continuará …

Continue reading


Buenos días!! Comenzamos semana nueva y estamos dispuestos a disfrutar de ella plenamente, y mucho más aún sabiendo que es más corta de lo habitual.
Hoy os traigo unos macarons llenos de aroma y sabor.
Su relleno difiere un poco de lo que solemos utilizar normalmente, en esta ocasión he optado por uno muy casero, fresco y delicioso, un curd de moras.
Creo que ya lo sabéis pero… adoro los frutos silvestres!! Las moras son uno de mis preferidos junto con los arándanos.
Normalmente en casa solemos hacer curd de limón o lima-limón, este último es un auténtico vicio!! Nos encanta disfrutarlo con una simple cuchara… También hice recientemente el curd de jengibre y es otro de los que os recomiendo sin lugar a dudas.

No había realizado, hasta este verano, el curd de moras. Según hicimos la primera toma de contacto paso acto seguido a la lista de favoritos con sus compañeros… Es fantástico la cantidad de opciones de las que disponemos obteniendo muy buenos resultados, utilizando pocos ingredientes.

El curd es una buena opción, sobretodo cuando hacéis macarons ya que podéis utilizar a la vez ambas partes del huevo, las claras para las conchas y las yemas para el relleno.

Se conocen muchas variedades de curd desde limón, mandarina, naranja, frambuesas…hasta otras más exóticas como la fruta de la pasión o mango.
En Inglaterra a finales del S. XIX y principios del XX, era tradición a la hora de servir el té acompañar el pan o scones  con lemon curd casero como alternativa a la mermelada. Además de utilizarse como relleno para tartas, tartaletas…
Solía hacerse en cantidades relativamente pequeñas, ya que no se conservaba tan fácilmente como la mermelada. Conforme avanzó el tiempo fue posible la preparación de mayores cantidades gracias a la refrigeración.

Para aromatizar las conchas decidí utilizar ralladura de lima, le otorga un sabor natural e increíblemente más potente que cualquier extracto o aroma. De hecho el momento en el que se están horneando llena el ambiente de un fantástico aroma.
Por supuesto y como siempre os comento, podéis variar los ingredientes tanto en la concha como en el curd a vuestra elección.

Hoy combinamos lo rústico con lo exótico, obteniendo como resultado un bocado realmente tentador… Esperamos que os guste!

Saludos,
Mrs Hudson.

 

Macarons de lima con curd de moras

Continue reading


Buenas tardes! Llegan los fríos y va apeteciendo preparar recetas que acompañen nuestro café o chocolate de media tarde.
Hoy os traigo un Bundt Cake, cuando me decidí a hacerlo me di cuenta que a penas os he dejado recetas de esta variedad. Quizás el hecho de asemejarse a un bizcocho de los que solemos hacer en casa normalmente y parecer una receta más común, puede ser uno de los motivos por los que casi no os los he traído.
Pero he de decir que hay infinidad de variantes y recetas que solemos utilizar normalmente, que se pueden ajustar perfectamente para un Bundt.

La opción de hoy es muy conocida por todos vosotros ya que se trata de una receta de Red Velvet. En un principio quería un bizcocho rojo por fuera y por dentro, pero cuando me puse a elaborarlo pensé que sería mejor que el color rojo tan vivo solo lo viéramos al partír un pedazo. Por lo que al engrasar el molde lo espolvoree con cacao en polvo y así similar que el exterior fuera de chocolate.
Este paso podéis realizarlo así o bien omitirlo si queréis mostrar su color también en el exterior. Como cobertura me decanté por el chocolate y la canela…

Este verano estuvimos unos días de escapada en modo desconexión por Rascafría, allí encontramos un obrador dedicado único y exclusivamente a los chocolates, Chocolate Natural San Lázaro.
Puedo decir que aquello era el paraíso para mi… Un olor maravilloso, unas vistas increíbles de mil variedades de chocolates y además el dueño era una persona encantadora.
Nos explicó como elaboraban sus chocolates artesanales, que método e ingredientes utilizaban además de darnos a probar infinidad de ellos… El Edén del chocolate!! Puedo asegurar que el sabor es increíble y la textura suave y cremosa…

Como podéis imaginar me fui de allí con un buen surtido de ellos, entre los cuales me llevé esta variedad de canela que hoy vamos a utilizar. El conjunto de bizcocho y cobertura es sencillo, clásico y maravilloso al paladar…
Creo que no hay mejor manera de recibir la llegada del frío dando unas notas de color.

Espero que os guste y os animéis con ella! Y si algún día pasáis por Rascafría os acerquéis a este maravilloso obrador que os enamorará al instante!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading