Cada mañana deberíamos vivirla como si comenzásemos un nuevo capítulo de un libro. A medida que transcurriesen los minutos darían lugar a nuestra propia historia, aquella que cada noche deseamos y narramos antes de dormir.

Seríamos los protagonistas de nuestro propio cuento y disfrutaríamos de cada momento tal cual lo habíamos soñado.
Pero, ¿qué es un cuento o una historia sin magia? Siempre la hay. Muchas veces pasa prácticamente desapercibida, y su presencia es tan sutil que incluso puede parecer fruto del azar.

Cada día que comenzamos tiene momentos mágicos, pequeños detalles que hacen que nuestra ilusión siga viva y nos colmen con ganas de disfrutar conociendo cosas nuevas, descubriendo, viviendo y compartiendo.

Hoy quiero dejaros una de esas recetas que parece que están sacadas de un cuento, unas galletas de jengibre con forma de setas o también conocidas como Lebkuchen.

Fueron creadas por las manos de unos monjes en Franconia, Alemania en el S. XIII. Registradas por los panaderos en el año 1296 en Ulm y en el año 1395 en Nürmberg. Su receta original está protegida por las leyes de alimentos alemanas desde 1996 y debe presentarse dentro de los límites de la ciudad, de modo que tendremos que conformarnos con aquellas adaptaciones que podemos conseguir tras saborearlas.

Su elaboración consta de gran variedad de especias, como el jengibre, cardamomo, canela, pimienta de Jamaica, clavo, cilantro y anís, además de almendra, ralladura de naranja o limón, harina, azúcar, huevos y miel.

Es muy popular en Núremberg y muy similar al pan de jengibre que se consume en Navidad.
También conocida como torta de miel “Honigkuchen“ o torta de pimienta ”Pfefferkuchen”, suelen ser muy grandes alrededor de 11 cm de diámetro o incluso mayor si es de forma rectangular. La proporción o el tipo de frutos secos utilizados determina el valor de la galleta.

Desde 1808 hay una variedad de ellas elaboradas sin harina, “Elisenlebkuchen“. Se cree que su nombre proviene del nombre de la hija del panadero o de la esposa de un Margrave (comandante militar).

Hoy en día se pueden encontrar con diferentes formatos, ingredientes y decoraciones. Muchas de ellas cuentan incluso con decoración de glasa y pueden encontrarse en muchas ferias alemanas.

Recetas maravillosas que nos vienen de cada parte del mundo, hoy protagonizaran el día junto a ti, si las dejas.

Saludos,
Mrs Hudson.

 

Continue reading


Buenos días y feliz año!!
¿Qué tal el comienzo del 2013? Como mínimo hemos de comenzarlo cada día con una amplia sonrisa, ya que estoy segura que esta nos será devuelta de la manera más inesperada.
Quería empezar el año con esta deliciosa receta que además es un dulce que no debe faltar en el día de Reyes.
Estuve buscando varias recetas, ya que no lo había hecho antes, hasta encontrar la más apropiada para mí. Tengo que dar las gracias a Alfonso, Recetas de rechupete, por compartir esta maravillosa receta que es todo un acierto…está increíblemente buena!!
Ahora me gustaría contaros un poco acerca de el origen del Roscón de Reyes.
Parece que remonta a la época romana en la que tenía presencia en las “saturnales romanas”, estas eran unas importantes festividades romanas también conocidas como “fiestas de los esclavos”. Estos recibían raciones extras, tiempo libre y otros beneficios.
El nombre proviene en honor a Saturno, dios de la agricultura y era un homenaje al triunfo de un victorioso general. Era Navidad y Carnaval al mismo tiempo y el antiguo cristianismo tuvo grandes problemas para acabar con esta fiesta pagana y poder sustituirla.
Las primeras se celebraban del 17-23 de Diciembre para celebrar el fin de la época oscura del año, decorando casas con plantas y velas, y regalándose figuritas de barro. A partir del 25 de Diciembre se celebraba la llegada del sol.
Probablemente las Saturnales fueran las fiestas de la finalización de los trabajos del campo, celebrada tras la conclusión de la siembra de invierno teniendo así tiempo para descansar del esfuerzo cotidiano.
Posteriormente la Iglesia hizo coincidir esas fechas con el nacimiento de Jesús de Nazaret con el objetivo de acabar con las antiguas celebraciones.
Para estos festejos se elaboraban unas roscas de dátiles, higos y miel y se repartían por igual entre esclavos y plebeyos.
En el Siglo III, se introducía una haba seca y el afortunado era nombrado Rey de Reyes durante un corto periodo de tiempo.
En Francia toman le Gateau des Rois que es idéntico a nuestro roscón y la Galette des Rois propia del norte del país.
Actualmente las costumbres han cambiado y es premiado quien descubre en su porción la sorpresa y quien encuentra el haba se supone que debe pagar el roscón…Todo son tradiciones y costumbres que varían con el paso del tiempo.
Lo que perdura es esta maravillosa receta de sabor dulce y afrutado que podemos disfrutar en estos días acompañado de una deliciosa taza de chocolate.
Espero que hayáis sido muy buenos para que sus majestades de Oriente os dejen el árbol repleto de regalos.

Feliz noche de Reyes os desean Mr, Mrs & little Hudson.

Continue reading


Buenos días, nos encontramos en el último día de este año 2012.
Imagino que durante un periodo tan largo, habremos vivido infinidad de experiencias que marcarán este año en nuestros recuerdos.
Haciendo una pequeña recapitulación de todo lo ocurrido, para mi lo marcaré como una gran año.
Entre otras vivencias, comencé mi experiencia por compartir mis pequeños conocimientos de cocina, los cuales espero ir ampliando cada vez más, y la pasión que me envuelve por ella.
Sin duda he iniciado una etapa que tiene marcador de salida pero su meta reside en aumentar conocimientos día a día, a fin de poder aprender todo lo relacionado con este mundo y ser compartida con todos vosotros.
Hoy quiero brindar con estas copas y desearos una feliz salida y entrada de año.
Que este nuevo año 2013 nos traiga mucha felicidad y amor, y como deseo a conceder la posibilidad de realizar los sueños que deseamos.

Os desean un muy Feliz Año Mr, Mrs & little Hudson.

Continue reading


Parece que fue ayer cuando comenzó el 2012 y ya nos encontramos en la puertas despidiéndonos.
Los días pasan muy rápido y los años más! por eso cada día debe ser una celebración y tenemos que disfrutar de ellos como si fuera el mejor de nuestras vidas.
Personalmente estas fechas me encantan, adoro la Navidad. Me parecen días llenos de ilusión, magia y amor, muy familiares…en los cuales se comparten muchos momentos y sentimientos que luego perduran en el tiempo en forma de recuerdos inolvidables.
En estos días de disfrutan de cosas que no tenemos el resto del año, eso hace que estos días sean especiales. Una de ellas es lo que nos acompaña en nuestras mesas, creo que hoy en día podemos comer casi de todo en cualquier momento pero en el tema de la repostería no es así.
Encontramos dulces típicos para cada fecha, y al pasar tiempo para poder degustarlos hacen que los disfrutemos más. Uno de esos dulces típicos es el Panettone, receta que os traigo con todo mi cariño.
También llamado Panetón o Pan dulce, es un postre tradicional de Navidad en Milán, Italia.
Se trata de un bollo con forma de cúpula hecho con una masa de tipo brioche,pasas y frutas confitadas o escarchadas.
Hay muchas leyendas sobre el origen del panettone, la primera cuenta que la historia de este postre nació hace más de cinco siglos (alrededor de 1490) cuando un joven aristócrata, Ughetto Atellani de Futi, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán. Para demostrarle su amor se hizo pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con forma de cúpula a base de frutas confitadas y aroma de limón y naranja. Los milaneses empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir el “pan de Toni”, quien así se llamaba el ayudante, de donde proviene el nombre de panettone.
La segunda leyenda, cuenta que el 
panettone nació en la corte de Ludovico El Moro en Nochebuena.
Se cuenta que el Duque celebró la Navidad con una gran cena, llena de deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa.
El postre iba a ser la natural conclusión de tan lujoso banquete, sin embargo, al momento de sacarlo del horno, el cocinero se dio cuenta que este se había quemado. El terror invadió  la cocina de Ludovico, pero afortunadamente un lavaplatos llamado Antonio, pensó en  utilizar las sobras de los ingredientes para amasar un pan dulce y llevárselo a su casa. Dada la situación, el joven Antonio propuso al cocinero servir su pan como postre.
Era un pan dulce muy bien subido, lleno de fruta confitada y mantequilla el cual fue llevado inmediatamente al Duque.
El inusual postre tuvo un enorme éxito y Ludovico preguntó al cocinero quién lo había preparado y cuál era su nombre. El cocinero le presentó al Duque al joven Antonio, quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre. El señor entonces decidió llamarlo «Pan de toni Panettone», que con los siglos se convertiría en panettone.
Ambas historias que giran alrededor de este dulce son preciosas y agradecidos a cualquiera de los dos por traernos este delicioso pan dulce.

Ya solo me queda desearos que tengáis una felices fiestas y una feliz Nochebuena en compañía de las personas que más queréis.
Agradeceros de corazón que estéis ahí cada día porque gracias a vosotros puedo cumplir mis sueños.

Mr, Mrs & little Hudson os desean Feliz Navidad!!

Continue reading


La receta de hoy lleva meses dando vueltas por mi cocina y no me había lanzado aún a hacerla por falta de uno de sus ingredientes, el corn syrup.
Pero por fin me decidí a comprarlo y ha sido una de las mejores cosas que he hecho, no solo porque adoro los marshmallows y ya puedo hacerlos en casa! si no porque me ha servido para un montón de recetas que os iré comentando más adelante.
Los marshmallows o malvaviscos son muy populares sobretodo en EEUU, que se toman asados o tostados, cubiertos de chocolate o como acompañamiento a chocolates calientes, café moca, cubriendo boniatos asados…
La receta tradicional usaba un extracto de la raíz mucilaginosa de la planta de malvavisco en lugar de gelatina. Los malvaviscos comerciales son una innovación de finales del siglo XIX.
El proceso de patente fue realizado por Alex Doumak en 1948, se les da forma de cilindros, se cortan en trozos y se rebozan en una mezcla de maicena y azúcar glass.
Estos marshmallows llevan un ligero aroma a menta, pero como todo en esta vida lo podemos cambiar.
Podemos darle el aroma que deseemos, caramelo, fresa, café, vainilla…Yo tengo en mente ya un montón de combinaciones que no tardaré mucho en poner en práctica, porque me atrevería a decir que el resultado es casi mejor que los comprados.
Blandísimos y riquísimos!! Si tenéis peques en casa les encantarán, aunque no de este sabor, por lo menos al enano de casa este aroma no le ha entusiasmado. Pero bueno, esto nos sirve de “escusa” para volver a hacerlos.
Feliz tarde de domingo.

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading