Comenzamos nueva semana la cual promete ser muy laboriosa. Se aproxima la fecha del taller presencial, hecho que me carga de energía y nervios para el resto de la semana! Muchos proyectos por terminar además de nuestras obligaciones diarias, por lo que no se me ocurre mejor forma de comenzar el día que bien acompañado o ya casi para la hora de la merienda…que mucha veces viene bien una carga extra a media tarde!

Hoy os traigo un pan pero de ingredientes y elaboración diferente a lo que solemos realizar normalmente. Es un pan de hojaldre, si eso es, de hojaldre!

La primera vez que lo vi, quedé fascinada, me encantó!! Es una de las masas que más me gustan, adoro sus capas finas y separadas, además de su sabor a mantequilla…Como bollería tradicional, una de las cosas que más me gustan son los croissants por lo que en cuanto vi esta receta supe que debía hacerla cuanto antes.
Los resultados son espectaculares y a pesar de ser un pan algo laborioso, merece la pena los resultados.

Si alguna vez hemos elaborado hojaldre en casa, no nos será muy complicado preparar este pan. La diferencia la encontraremos en el tiempo de amasado, la presentación y el tiempo final de levado, que es algo superior al de los croissants. El resto os será muy familiar.

Se trata de un pan asiático el cual se caracteriza por tener una capa exterior crujiente y un interior suave. A diferencia de un hojaldre para croissants, esta masa debemos trabajarla muy bien ya que este punto será el que nos garantice un pan alto y con buena miga.
La masa es bastante húmeda y la miga ha de ser uniforme. Al realizar el último estiramiento con el rodillo sobre esta no es necesario que el resultado sea muy fino, un grosor de 15mm es suficiente, por lo que no necesitamos usar tanta mantequilla como si realizásemos croissants.

En resumen para obtener buenos resultados deberemos realizar un buen proceso de amasado con el fin de desarrollar el gluten correctamente, realizar cortes limpios para elaborar las tiras y que estas sean de un peso idéntico o muy similar, y finalmente realizar un buen trenzado para que el levado sea correcto.

A raíz de esta elaboración he investigado mucho más sobre este tipo de masas lo cual ha hecho que tenga infinidad de ellas pendientes y deseando poder probar y compartir con todos vosotros. Espero que os guste y os animéis con ella!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


Sigo con el síndrome rústico acompañándome estos días, ¿será por que en realidad me encantaría vivir en una casita en el campo?… Es uno de mis sueños! Tener mi propio jardín con su huertecillo, despertarte y respirar aire fresco, ir a recoger moras y flores del campo…
Pero de momento me tendré que conformar con ir a pasar unos días a la sierra de vez en cuando ;)

Hoy os traigo un pan, pero de esos panes que cuando lo saboreas te transmite ese recuerdo a pan de pueblo, de miga esponjosa y corteza crujiente…una maravilla!

Si que es cierto que muchas veces la falta de tiempo nos condiciona a que tipos de alimentos tomamos, uno de ellos es el pan.
Parece que necesita demasiado tiempo de elaboración frente a lo que nos puede costar en un comercio.
Aunque puedo decir a su favor, que un pan elaborado en casa no tiene nada que ver con algunos de los que podemos comprar normalmente.

Por eso os animo a que le deis una oportunidad, probad una sola vez y comparar que es lo que realmente merece la pena. Todo esto sin contar que aquello que realicéis en casa sabéis que lleva en su elaboración, más natural y más puro.

Para la preparación de este pan he utilizado varios tipos de harina pero la que encontraremos en mayor porcentaje será la harina de centeno.

Este ingrediente hace que consigamos una miga más oscura que un pan elaborado con harina de trigo, además de tener un alto contenido en fibra lo cual hace que hoy en día este tipo de harina sea muy popular.
La harina de centeno aporta al pan un sabor fuerte además de la capacidad de permanecer tierno durante más tiempo que otro tipo de pan.

Posee menos contenido de gluten, lo cual hace que durante la fermentación estos leven menos que otros panes elaborados con harina de trigo.
Como resultado obtendremos una miga más densa.
Por eso cuando queremos realizar masas levadas con este tipo de harina, es necesaria la utilización de masa madre con el fin de que el efecto de las amilasas (sacarasa) se desactiven obteniendo finalmente un pan más ligero.

Antiguamente los panes elaborados con esta harina eran considerados de gente humilde.
Hoy en día nos damos cuenta que con buenos ingredientes, que anteriormente no estaban tan bien valorados, a nuestro alcance podemos crear auténticos manjares.

La receta de hoy bien podría formar parte del desayuno de un rey, la comida de un príncipe o la cena de un mendigo.

Espero que os guste, os animéis con el y sobretodo que lo compartáis conmigo!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


¿Recordáis cuando éramos pequeños e íbamos de visita a casa de nuestros abuelos?, llegaba la hora de merendar y que era lo que nos esperaba…un trozo de chocolate pero de los de onza grande acompañado de un trozo de pan candeal.

¡Qué recuerdos! y que rico estaba…creo sin duda que era la mejor merienda del mundo. Te sentabas con tus primos en la terraza, al sol de la tarde y disfrutabas de tu maravillosa y sencilla merienda mientras planeabas aventuras geniales para pasar la tarde.

Bien, pues puedo deciros que podemos volver a disfrutar de esa miga tan tierna, tan rica y tan…de pan!

El pan candeal o pan sobao, como también se denomina en algunas localidades, debe este nombre a que antiguamente el amasado se realizaba manualmente tocándose mucho la mezcla de ingredientes, por lo que se decía que “se sobaba”.
Se hacía con la harina del trigo candeal, un tipo de trigo antiguo, con alto contenido en proteínas pero menos gluten que el trigo que se comercializa actualmente.
Su corteza es ligeramente dura y crujiente cuando se hace presión sobre ella y su miga es muy densa, de alveolado pequeño y textura suave.

Es un pan que debe consumirse en 1 ó 2 días, pero no creo que sea problema ya que según salga del horno y enfrie si os gusta el pan es probable que apenas llegue a la cena.

Es una receta que os recomiendo a pesar del esfuerzo que requiere porque merece la pena solo por el riquísimo sabor y textura.
Todo sea por recuperar recuerdos de la infancia.

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading