Comenzamos el día con una receta sencilla pero tan,tan, tan deliciosa que parece mentira que haciendo un par de cosas podamos disfrutar tanto. Se trata de unas galletas de miel y especias.
La receta es del libro “Hecho a mano” de Dan Lepard, en el podemos encontrarla bajo el nombre de “galletas de miel y jengibre”.  Desde que las vi no dude ni un segundo que las haría, adoro las galletas de jengibre, siempre que puedo las hago porque son una verdadera tentación,  y esta variedad no me la podía perder.
Cuando me puse a elaborarlas me di cuenta que a pesar de llevar esta especia , había presente muchas otras  que otorgaban infinidad de sabores y aromas a la masa de galletas. Así que decidí cambiarle el nombre por ese mismo motivo.

Uno de los ingredientes principales es la miel, lleva gran cantidad del total de la receta. En el momento de prepararlas me di cuenta que no tenía suficiente miel en casa y pensé en esta alternativa. El resultado fue delicioso y muy satisfactorio, así que cuando  os dispongáis a hacerlas tened en cuenta que ambas opciones serán buenas.

La elaboración es muy sencilla, el horneado muy cortito y los resultados espectaculares!  Disfrutaremos de una galleta de una dimensión generosa, con una textura esponjosa y una gran explosión de sabor que invadirá nuestro paladar al primer bocado.

La presentación de las galletas me encanta, es muy rústica, incluso algo ruda. En casa me decían que tienen un aire medieval y creo que es un motivo más por el que les conquistaron.

De verdad os animo a probarlas porque estoy segura que os enamorarán.

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


Cada mañana deberíamos vivirla como si comenzásemos un nuevo capítulo de un libro. A medida que transcurriesen los minutos darían lugar a nuestra propia historia, aquella que cada noche deseamos y narramos antes de dormir.

Seríamos los protagonistas de nuestro propio cuento y disfrutaríamos de cada momento tal cual lo habíamos soñado.
Pero, ¿qué es un cuento o una historia sin magia? Siempre la hay. Muchas veces pasa prácticamente desapercibida, y su presencia es tan sutil que incluso puede parecer fruto del azar.

Cada día que comenzamos tiene momentos mágicos, pequeños detalles que hacen que nuestra ilusión siga viva y nos colmen con ganas de disfrutar conociendo cosas nuevas, descubriendo, viviendo y compartiendo.

Hoy quiero dejaros una de esas recetas que parece que están sacadas de un cuento, unas galletas de jengibre con forma de setas o también conocidas como Lebkuchen.

Fueron creadas por las manos de unos monjes en Franconia, Alemania en el S. XIII. Registradas por los panaderos en el año 1296 en Ulm y en el año 1395 en Nürmberg. Su receta original está protegida por las leyes de alimentos alemanas desde 1996 y debe presentarse dentro de los límites de la ciudad, de modo que tendremos que conformarnos con aquellas adaptaciones que podemos conseguir tras saborearlas.

Su elaboración consta de gran variedad de especias, como el jengibre, cardamomo, canela, pimienta de Jamaica, clavo, cilantro y anís, además de almendra, ralladura de naranja o limón, harina, azúcar, huevos y miel.

Es muy popular en Núremberg y muy similar al pan de jengibre que se consume en Navidad.
También conocida como torta de miel “Honigkuchen“ o torta de pimienta ”Pfefferkuchen”, suelen ser muy grandes alrededor de 11 cm de diámetro o incluso mayor si es de forma rectangular. La proporción o el tipo de frutos secos utilizados determina el valor de la galleta.

Desde 1808 hay una variedad de ellas elaboradas sin harina, “Elisenlebkuchen“. Se cree que su nombre proviene del nombre de la hija del panadero o de la esposa de un Margrave (comandante militar).

Hoy en día se pueden encontrar con diferentes formatos, ingredientes y decoraciones. Muchas de ellas cuentan incluso con decoración de glasa y pueden encontrarse en muchas ferias alemanas.

Recetas maravillosas que nos vienen de cada parte del mundo, hoy protagonizaran el día junto a ti, si las dejas.

Saludos,
Mrs Hudson.

 

Continue reading


 La receta de las galletas se ha hecho esperar…quería haberla compartido con vosotros el viernes, pero tantas cosas por hacer me hicieron imposible poder hacerlo. Pero no pasa nada! Así iniciamos semana llenos de energía que eso siempre nos viene bien.

Las galletas que os dejo hoy tienen un ingrediente principal que es la almendra. Este fruto tiene su origen en Asia, llegó al Mediterráneo durante el primer milenio antes de Cristo. El origen de su nombre proviene de la almendra griega “amugdale”.
Su sabor es amargo en forma silvestre. Podemos encontrar dos tipos; la almendra dulce y la almendra amarga.

La almendra amarga tiene un alto contenido de amigdalina (2-3%) en comparación a la almendra dulce. Al masticarlas y entrar en contacto con la saliva se libera ácido cianhídrico, se estima que la cantidad letal para un adulto  serían 100 gr de almendras amargas.
Al ingerir grandes cantidades podrían padecerse dolores de cabeza, mareos, trastornos respiratorios…por lo que principalmente este tipo de almendras se utiliza para la producción de aceite de almendras amargas.

Por el contrario, las almendras dulces tienen un índice casi inexistente de amigdalina,lo cual las hacen aptas para el consumo. Tiene muchos usos en la cocina, es muy común en la cocina Mediterránea especialmente en la siciliana, como por ejemplo el granizado de almendra.

Otros usos en la repostería es la pasta de almendras, el turrón o el mazapán (además de la leche de almendras más digestiva que la leche de vaca o licores).
También podemos encontrar aceite de almendras dulces el cual está constituido principalmente por triglicéridos, más usado en cosméticos y aceites de bebé.

Este fruto es muy rico en proteínas y grasas, además de tener un alto contenido en vitamina E, hierro, magnesio y calcio.

Los antiguos egipcios utilizaban aceite de almendras como cosmético y ponían almendras en los panes que servían a los faraones.
Se relaciona a las almendras con la esperanza, en la época romana era costumbre arrojar almendras a los recién casados para asegurar su felicidad, suerte y salud además de una hermosa descendencia.

Hoy en día sigue siendo uno de los frutos secos más valorados y forman parte de los postres y elaboraciones más delicados.
Os dejo un formato clásico y muy sencillo en su elaboración, es un pequeño surtido de modo que se adapte a todos los gustos, para disfrutar a media tarde o bien en el desayuno.
Sabores como el jengibre, el caramelo o la canela serán los acompañantes principales de estas deliciosas galletas.

Espero que os guste y os animéis con ellas!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


 Que maravillosa sensación nos aporta saborear un delicioso helado en verano. Y es que es casi imposible concebir el paso de este sin ellos.

En casa adoramos probar nuevos sabores, nos encantan los helados y desde que podemos elaborarlos en casa aún más. Tenemos la posibilidad de crear todas aquellas combinaciones contando con los ingredientes que más nos gustan.

En esta ocasión la receta es una adaptación del libro Spice dreams, una combinación de chocolate blanco y delicadas notas de pimienta de Jamaica…maravilloso!!
Para elaborar la receta he variado algunos de los ingredientes; en la receta original no utiliza azúcar invertido, en mi caso he sustituido una parte del azúcar total por este para evitar la cristalización del mismo y además obtener una textura mejor.

En lugar de utilizar nata líquida para montar he optado por sustituirla por crème fraîche, realice una prueba anterior a este para ver que resultados daba y la textura final cambia ligeramente, es más cremosa y suave al paladar.
Por lo cual no dude ni un instante en utilizarla para esta ocasión.

Por último la pasta de vainilla en lugar de esencia, me gusta apreciar la presencia de las semillas además de su sabor más natural que el de una esencia o aroma. Aunque si lo preferimos podemos utilizar vainas de vainilla natural en lugar de esta.

Como resultado obtenemos un helado suave, aromático y delicado.

¿Para acompañar? Que mejor que unos sticks de chocolate negro. Os dejo dos variantes que son una verdadera perdición… Uno bañado en chocolate blanco y espolvoreado con pistachos y otro bañado en chocolate 70% espolvoreado con cacahuetes de miel salados.

Una pequeña tentación para acompañar nuestras tardes de verano. Esperamos que os animéis con ella y la disfrutéis!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading


Después de tantos días de descanso y ocio parece que cuesta un poco volver a la carga, cada vez se hace más de rogar el verano con esas deseadas vacaciones! A pesar de ser pocos días, reconfortan muchísimo. Por eso hoy vengo con unos bocaditos que harán que vuestro día vaya sobre ruedas!

Como he tenido muchos días he podido trastear de nuevo en la cocina, cosa que me encanta. No sé muy bien como, una mañana me llegó esta idea, la cual tuve que poner en marcha según se me ocurrió porque estaba deseando probarla!
Por lo que la receta de hoy es otra de esas “invenciones” que ha tenido buenos resultados.

La receta de la masa de galleta con la que las he elaborado ya la conocéis. Esta masa la utilice para realizar las espirales de dátiles y arándanos rojos, me encantó tanto el sabor como la textura, es realmente una maravilla.
Donde he introducido la novedad es en el relleno.

He elaborado una mermelada de pepino, se que la primera impresión que tendréis es… – ¿pero y eso está bueno?, ¿de pepino…? – .
Por muy raro que pueda sonar, creedme que está increíblemente deliciosa, además de ser diferente a otras mermeladas.
La textura final recuerda ligeramente al cabello de angel, aunque no tiene nada que ver.
Una de las cosas que más me gusta además de su sabor, es su aspecto.
Me encanta ver pequeñas semillitas de vainilla…he de reconocer que me enamoro en cuanto la vi.
Tengo una debilidad especial con las mermeladas, en casa siempre tomamos mermeladas caseras por lo que me encanta probar todo aquello que está fuera de lo común.

Un poco a saber acerca de nuestro ingrediente principal, además de ser una potente fuente hidratante para nuestra piel y rica en vitaminas B y C, es que tiene su origen en la India y se cultiva hace más de 3000 años.

Aunque se decía que ya formaba parte de la gastronomía griega, con el nombre de “sikuos”, y romana, en realidad se trata de una confusión con otra cucurbitácea.
La presencia de los pepinos al este y al noreste del Mar Mediterráneo no se produciría hasta el S. VI o VII de nuestra era.
Fuentes árabes medievales sitúan el pepino en España hacia el S. IX, en Túnez en el S. X y en Italia en el S. XI.
Fueron los españoles quienes lo llevaron a América.
Por lo que además de disfrutar de un dulce bocado, aportaremos vitaminas buenas para nuestra piel.

Como toque final, un glaseado que puede recordar ligeramente a un cocktail.
Personalmente, el vodka no es uno de mis licores preferidos, por no decir que no me gusta nada, pero puedo aseguraros que no notaréis su sabor.
Le dará un toque diferente y refrescante, el cual está fuertemente apoyado por la lima y la menta.

El conjunto es un bocadito tierno, delicioso, refrescante…y adictivo.
No soy capaz de comerme uno solo, te deja un suave sabor que hace que para corroborarlo tengas que saborear otro. Ya me contaréis si os encontráis en la misma situación que yo, feliz comienzo de semana!

Saludos,
Mrs Hudson.

Continue reading