Estamos en unas fechas en la que nos esperan grandes comilonas en familia, cantidades importantes de diferentes tipos de dulces y todo aquello relacionado con la gastronomía y los excesos temporales. Yo por mi parte tengo algunas recetas, de esas lights y navideñas, preparadas para compartirlas con vosotros pero creo que será bueno ir alternándolas con otras que nos ayuden a compensar y, además, disfrutar de cenas ligeras y saludables.

De modo que hoy os traigo otra variante rápida y deliciosa para ayudar a nuestras cenas de diario. Hoy veremos como preparar una bruschetta de calabaza asada y requesón.

En esta ocasión os dejo una elección de pan, a mi gusto personal, pero ya sabéis que podéis variarlo sin mayor problema. El día que hice el pan de trigo y semillas ya tenía en mente también esta receta, de modo que la elaboración de este pan casi que nació para poder ser la base perfecta de esta bruschetta de calabaza y requesón 😀

La bruschetta es el nombre que recibe uno de los platos de la cocina italiana, concretamente un entrante. antipasto (“pasto” es comida y “ante” previo, prefijo latino), se considera un aperitivo previo a la comida que puede ser frío o caliente. su objetivo es abrir el apetito antes de comer sin saturar los sentidos.

Esta tradición de servir alimentos para seducir y estimular al paladar antes de un banquete remonta al Renacimiento italiano en los que se servían las mejores especialidades de la cocina con una cuidada presentación, ya fueran dulces o salados. Estos últimos solían estar elaborados con carnes y verduras encurtidas, aunque podían encontrarse muchas más variedades. Al finalizar esta fase del banquete, se solía ofrecer a los comensales un “aguamanos” aromatizado con flores.

Hoy en día hemos evolucionado esa tradición ajustándola a nuestro ritmo de vida, gusto y necesidades. Las bruschettas pueden ser fácilmente comparadas con nuestras tostas y elaboradas con gran variedad de ingredientes.
La de hoy es de texturas suaves, con una combinación de dulce-picante y un toque crujiente y muy aromático.

Las ideas para las cenas siempre son bien recibidas y mucho más aún cuando podemos dejarnos parte de ella preparada y montarla en el último momento 😉

Espero que os guste pero, sobre todo, que la disfrutéis!

Saludos,
Eva {Mrs Hudson}

Bruschetta de calabaza asada y requesón

INGREDIENTES PARA 4 TOSTAS:

La combinación de ingredientes es del blog My Biscoto.

  • 4 rebanadas, generosas y hermosas de pan de masa madre (yo he utilizado esta variedad de pan de semillas)
  • 600 g de calabaza
  • 200-250 g de requesón
  • anacardos
  • rúcula
  • aceite de oliva
  • sal marina en escamas
  • pimienta recién molida
  • sirope de naranja y jengibre (receta a continuación) 

PARA EL SIROPE DE NARANJA Y JENGIBRE:

  • 500 g de zumo de naranja recién exprimido
  • 1 y 1/2 cucharada de miel
  • 1 cucharada de jengibre en polvo o 2 cucharadas de jengibre fresco rallado

ELABORACIÓN:

Antes de nada elaboraremos una buena hogaza o batard de masa madre casero. En esta ocasión he optado por un pan de trigo y semillas, le aporta un aroma y sabor maravilloso al pan y, además, combina muy bien con los ingredientes con los que vamos a elaborar la bruschetta.

Pero ya sabéis que podéis sustituirlo por otra variedad de pan que tengáis a mano en ese momento u otro que sea de vuestro gusto 😉

Preparamos el sirope de naranja y jengibre.

En un cazo vertemos el zumo de naranja recién exprimido y añadimos la miel y el jengibre en polvo o rallado (lo que prefiramos), colocamos a calor medio, removiendo de vez en cuando, y dejamos hasta que espese ligeramente.

Nos puede llevar alrededor de 25 minutos, debe adquirir una textura similar a un caramelo. Retiramos del calor, pasamos a un frasco de cristal o recipiente y dejamos enfriar por completo.

Horneamos la calabaza.

Precalentamos el horno a 190ºC con calor arriba y abajo.

Limpiamos la calabaza, retiramos la corteza exterior y cortamos en cuadrados no demasiado pequeños, de unos 3 cm, porque tras hornearlos reducen un poco su tamaño. Introducimos en un bol y rociamos con un poco de aceite de oliva, salpimentamos al gusto y mezclamos con ayuda de una cuchara.

Volcamos la calabaza sobre una fuente metálica, previamente forrada con papel de horno, y horneamos durante 50 minutos. Debe quedar tierna y no dorarse en exceso.

Sacamos y dejamos templar antes de montar las bruschettas.

Montamos las bruschettas.

Cortamos 4 rebanadas, con buen grosor, de pan que hayamos elegido y tostamos en el tostador. Lo justo para dar un ligero dorado y un aroma tostado.

Untamos el requesón sobre la superficie de la rebanada, disponemos unos cuadrados de calabaza asada, unos cuantos anacardos, decoramos con la rúcula, salpimentamos al gusto y regamos con un poco de sirope de naranja y jengibre.

Y ya tenemos otra idea sencilla y ligera para nuestras cenas de entre semana 😉

¡Buen provecho!

Bruschetta de calabaza asada y requesón

Bruschetta de calabaza asada y requesón

Bruschetta de calabaza asada y requesón

Bruschetta de calabaza asada y requesón

Contenido relacionado

Sobre el autor Ver todas las entradas Autor website

Eva

La cocina en general es un mundo que me apasiona. Poder combinar aromas, sabores y sorprender realizando una inesperada mezcla con ellos. Seguir la pista de intrigantes platos, hacían de cada receta un descubrimiento, una aventura, un viaje.
Si la cocina también es tu pasión, bienvenido a mi casa.

2 ComentariosDeja un comentario

Deja una respuesta

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *