Bizcochos de soletilla

Eva 12 Marzo, 2012

Hay infinidad de  recetas muy sencillas que nunca nos hemos parado a pensar en hacerlas, bien pues aquí tenemos una. También nos sirven de base para muchas otras y como el saber no ocupa lugar…pues vamos a dedicarles un rinconcito. Estos bizcochos están deliciosos, son muy esponjosos y son ideales para el desayuno, la merienda o simplemente como un tentempié. Yo voy a ir preparando unos pocos ya que esta tarde recibo recibo al Sr y la Sra Eichmann a tomar un té.

Saludos,
Mrs Hudson.

Ingredientes para 24 bizcochos:

  • 3 huevos
  • 62 gr de azúcar
  • unas gotitas de zumo de limón
  • 50 gr de harina para repostería o normal
  • 25 gr de maicena

 

Elaboración:

Precalentamos el horno a 170º C.

Separamos yemas y claras en dos boles amplios. Primero blanqueamos las yemas. Las colocamos en un bol al baño maria sin que este toque el agua, manteniendo una temperatura baja ya que con solo el vapor será suficiente, batimos y añadimos poco a poco la mitad del azúcar. Tendremos que obtener una textura cremosa y consistente. Reservamos.

Por otro lado añadimos unas gotitas de limón a las claras y batimos hasta que estén espumosas, incorporamos poco a poco el azúcar restante y batimos hasta obtener un merengue brillante y consistente.

 

Sabremos cuando está a punto de nieve si al voltear el cuenco este no se cae. No debemos pasarnos al montar las claras ya que si no se volverán líquidas y no subirán.

Incorporamos con cuidado las claras a la crema de las yemas. Añadimos un poco y mezclamos con movimientos envolventes. Hacemos lo mismo con el resto del merengue.

Tamizamos la harina junto con la maicena y vamos incorporandolo poco a poco a la mezcla anterior y siempre con movimientos envolventes, ya que si lo removiéramos nos bajaría la masa.

Preparamos la placa de horno y la forramos con papel de horno. Introducimos la mezcla que hemos hecho anteriormente en una manga pastelera, cortamos la punta con una anchura aproximada de 1 cm y disponemos la masa sobre la placa con una longitud máxima de un dedo. Espolvoreamos con azúcar glass e introducimos en el horno 12-14 minutos (dependiendo siempre de nuestro horno) con las dos placas. Si vemos q se empiezan a dorar, las bajamos un nivel del horno.

Al sacarlas las dejamos reposar sobre el papel hasta que enfríen.

Ya solo falta acompañarlas de un buen chocolate!

Disfrutadlos!

relacionadas.

Comentarios